Hay un cru­ce­ro pa­ra ca­da via­je­ro, des­de pe­que­ñas ex­pe­di­cio­nes has­ta bar­cos que son au­tén­ti­cas ciu­da­des flo­tan­tes

Lo que de­bes sa­ber

El País (Valencia) - - EXTRA CRUCEROS -

Du­ran­te la tra­ve­sía me obli­gan a ce­nar to­das las no­ches en la mis­ma me­sa

Aun­que ob­via­men­te se pue­de te­ner bue­na suer­te y coin­ci­dir con gen­te afín que ani­man las ve­la­das, re­co­noz­co que es una lotería (po­nién­do­nos en lo peor, no sé si es peor que te to­quen unos com­pa­ñe­ros de me­sa que no pa­ran de ha­blar y al mi­nu­to uno ya te han en­se­ña­do las fo­tos de to­da la

Y ade­más… me can­sa via­jar

¡En­ho­ra­bue­na! En­ton­ces un cru­ce­ro es tu via­je per­fec­to. No co­noz­co otro método via­je­ro que te per­mi­ta ver seis ciu­da­des en seis días y que sea el ar­ma­rio el que te si­ga, no tú el que ten­ga que ha­cer y des­ha­cer otras tan­tas ve­ces la ma­le­ta. Re­su­mien­do: aun­que son car­ne fá­cil pa­ra la bro­ma y el ca­chon­deo, ca­da cru­ce­ro es un mun­do y se pue­de vi­vir de mu­chas ma­ne­ras. Más allá de los to­pi­ca­zos, un cru­ce­ro pue­de ser muy di­ver­ti­do, muy in­tere­san­te y muy aven­tu­re­ro si uno sa­be lo que bus­ca y eli­ge bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.