Un país asu­mi­ble pa­ra to­dos

El País (Valencia) - - ESPAÑA -

Asus­ta es­cu­char tan­to dis­la­te de per­so­nas que se di­cen ca­pa­ci­ta­das pa­ra afron­tar las más al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno. En­tris­te­ce com­pro­bar la fal­ta de pu­dor con la que agi­tan el mie­do, la des­con­fian­za o la ra­bia pa­ra im­po­ner, en la ca­lle, una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca irres­pon­sa­ble que no cuen­ta con el res­pal­do ma­yo­ri­ta­rio en las ins­ti­tu­cio­nes. Sea­mos se­rios. Es­pa­ña no se rom­pe por dia­lo­gar; pe­ro se ha­rá in­so­por­ta­ble si no so­mos ca­pa­ces de ofre­cer res­pues­tas po­lí­ti­cas a nues­tras di­fe­ren­cias. Ca­ta­lu­ña no lo­gra­rá la in­de­pen­den­cia por­que al­guien nom­bre un re­la­tor; pe­ro na­die pue­de ase­gu­rar­nos que los in­de­pen­den­tis­tas no al­can­cen fi­nal­men­te una ma­yo­ría in­dis­cu­ti­ble si la úni­ca res­pues­ta que es­ta­mos dis­pues­tos a ad­mi­nis­trar es el ar­tícu­lo 155. Y, por si hu­bie­ra du­das, no creo que nues­tra de­mo­cra­cia se quie­bre por plan­tear ini­cia­ti­vas po­lí­ti­cas pa­ra abor­dar pro­ble­mas po­lí­ti­cos ba­jo la pre­mi­sa de am­pliar los es­pa­cios de en­ten­di­mien­to. Me­nos aún si, co­mo es ob­vio, el re­sul­ta­do de las mis­mas ten­drá que adop­tar la for­ma cons­ti­tu­cio­nal­men­te vá­li­da y des­ple­ga­rá efec­tos si se acuer­da en las ins­ti­tu­cio­nes com­pe­ten­tes.

Las pre­ten­sio­nes de quie­nes ayer agi­ta­ron la ca­lle na­da tie­nen que ver con la de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña, ni con la Cons­ti­tu­ción. Tra­tan, más bien, de acu­mu­lar cau­dal po­lí­ti­co pa­ra dis­cu­tir el con­sen­so con el que se ha ar­ti­cu­la­do has­ta aho­ra nues­tra con­fi­gu­ra­ción te­rri­to­rial. La opor­tu­ni­dad se asien­ta so­bre un desafec­to que el Es­ta­do au­to­nó­mi­co acu­mu­la en­tre quie­nes lo per­ci­ben co­mo una fór­mu­la in­su­fi­cien­te y quie­nes creen que se nos ha ido de las ma­nos. Ob­via se­ña­lar que en es­ta nue­va ló­gi­ca po­lí­ti­ca que va to­man­do fuer­za no es me­nor la res­pon­sa­bi­li­dad de aque­llos que per­si­guie­ron la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña pres­cin­dien­do de ma­yo­rías. Quie­nes así ac­tua­ron de­ben ha­ber in­terio­ri­za­do ya que el am­plio apo­yo po­lí­ti­co que ad­mi­nis­tran po­dría no te­ner más uti­li­dad que la de pre­ser­var el ac­tual au­to­go­bierno. Es lo que ocu­rre cuan­do se ex­tre­ma la po­si­ción sin va­lo­rar una reac­ción en sen­ti­do con­tra­rio.

La­men­ta­ble­men­te, cua­ren­ta años de Es­ta­do au­to­nó­mi­co no han ser­vi­do pa­ra desa­rro­llar una sen­si­bi­li­dad na­cio­nal más plu­ral que nos per­mi­ta afron­tar las ten­sio­nes te­rri­to­ria­les. Nos ocu­rrió en su mo­men­to con el País Vas­co y, aun­que con otros ma­ti­ces, nos pa­sa con Ca­ta­lu­ña. Aho­ra tam­po­co se­rá fá­cil pro­po­ner so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas en­ca­mi­na­das a re­sol­ver la cues­tión ca­ta­la­na sin que la opo­si­ción se re­sis­ta a ca­li­fi­car­las de ce­sión, trai­ción y, por tan­to, un aten­ta­do a la uni­dad de Es­pa­ña. Ade­más de ser una irres­pon­sa­bi­li­dad, tal ac­tua­ción ser­vi­rá pa­ra le­gi­ti­mar aque­llos dis­cur­sos po­lí­ti­cos de cor­te cen­tra­li­za­dor con pe­que­ñas con­ce­sio­nes, si aca­so, en cla­ve re­gio­nal. Qui­zás sea el ho­ri­zon­te de quie­nes siem­pre con­si­de­ra­ron que la Cons­ti­tu­ción ha­bía lle­ga­do de­ma­sia­do le­jos con las au­to­no­mías, pe­ro ni es lo que acor­da­mos ni es lo que per­mi­ti­rá un pro­yec­to de país asu­mi­ble pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.