El fin de la cris­pa­ción co­mo hi­pó­te­sis

El País (Valencia) - - ESPAÑA -

En La po­lí­ti­ca y el idio­ma in­glés Or­well afir­ma: “Nues­tra ci­vi­li­za­ción es­tá en de­ca­den­cia y nues­tro len­gua­je de­be com­par­tir de for­ma inevi­ta­ble el de­cli­ve ge­ne­ral”. Cual­quie­ra que es­cu­che el fon­do y la for­ma de los dis­cur­sos que han col­ma­do el de­ba­te po­lí­ti­co en Es­pa­ña los úl­ti­mos días lle­ga­rá a la con­clu­sión de que Or­well, una vez más, cap­ta­ba co­mo na­die el sig­ni­fi­ca­do po­lí­ti­co del len­gua­je.

Sin em­bar­go, qui­zá las éli­tes po­lí­ti­cas es­tén ju­gan­do en un es­ce­na­rio que em­pie­za a ser su­pe­ra­do. Qui­zá la so­cie­dad es­pa­ño­la ya ha­ya pa­sa­do pan­ta­lla y es­té ini­cian­do una nue­va fa­se. La po­lí­ti­ca de la ira, la cris­pa­ción y el in­sul­to per­ma­nen­te, a fuer­za de ins­ta­lar­se en el de­ba­te pú­bli­co, ha per­di­do, si es que al­gu­na vez la tu­vo, su fuer­za per­for­ma­ti­va. No só­lo eso, tam­bién ha evi­den­cia­do que es in­ca­paz de dar so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas rea­les. ¿Qué pro­pues­ta tie­nen los par­ti­dos que se ma­ni­fes­ta­ron el pa­sa­do do­min­go en Co­lón pa­ra so­lu­cio­nar el com­ple­jí­si­mo con­flic­to en y con Ca­ta­lu­ña? ¿Cuál es la apues­ta de los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra ha­cer po­si­ble la sa­li­da dia­lo­ga­da? ¿Qué pro­po­nen des­de la ex­tre­ma de­re­cha pa­ra aca­bar con la de­sigual­dad de la que tan­to se sir­ven, pa­ra pro­te­ger a una ciu­da­da­nía que se sien­te des­am­pa­ra­da o pa­ra aca­bar con la vio­len­cia ma­chis­ta? Lo peor de los dis­cur­sos lle­nos de ira que es­ta­mos es­cu­chan­do es que, ade­más de in­cen­diar el es­pa­cio pú­bli­co, no ofre­cen nin­gu­na so­lu­ción. Y la po­lí­ti­ca ha de ser, por en­ci­ma de to­do, prác­ti­ca.

Así las co­sas, con­ven­dría ba­ra­jar la hi­pó­te­sis de que tal vez ese ti­po de dis­cur­sos va­yan de­jan­do de ser ren­ta­bles en las ur­nas. Di­fe­ren­tes son­deos nos di­cen que en Ca­ta­lu­ña, des­de las dos po­si­cio­nes en con­flic­to, em­pie­zan a ob­te­ner ma­yo­res apo­yos aque­llos par­ti­dos que más dis­po­si­ción mues­tran al acuer­do. Por otro la­do, la res­pues­ta, pa­ra na­da bri­llan­te ni mul­ti­tu­di­na­ria, que tu­vo la con­vo­ca­to­ria de PP y Ciu­da­da­nos con el apo­yo de Vox a la lla­ma­da a echar al Go­bierno, pue­de que nos es­té se­ña­lan­do el mis­mo ca­mino.

El asun­to tie­ne es­pe­cial im­por­tan­cia en un mo­men­to en el que el día si­guien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.