Las eléc­tri­cas fuer­zan cam­bios en el sec­tor

La po­pu­la­ri­dad de la nue­va tec­no­lo­gía y los cam­bios en el mer­ca­do del ocio obli­gan a cam­biar a una in­dus­tria que cre­ció du­ran­te la cri­sis y aho­ra su­fre ex­ce­so de ofer­ta

El País - - NEGOCIOS - POR THIA­GO FE­RRER

El mer­ca­do es­pa­ñol de la bi­ci­cle­ta es­tá vi­vien­do una re­vo­lu­ción con la lle­ga­da de mo­de­los eléc­tri­cos que asis­ten al pe­da­leo. “Es una tec­no­lo­gía que per­mi­te a mu­cha gen­te acer­car­se a la bi­ci­cle­ta”, in­di­ca por te­lé­fono Re­mi­gio Ro­vi­ra, pro­pie­ta­rio de Va­de­bi­cis en San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la del Co­mer­cio Mi­no­ris­ta Es­pe­cia­li­za­do de la Bi­ci­cle­ta (ATEBI). Y su im­pac­to se es­tá no­tan­do en to­dos los sec­to­res: los es­pa­ño­les no so­lo es­tán bus­can­do má­qui­nas con pe­da­leo asis­ti­do pa­ra ir a tra­ba­jar, sino tam­bién pa­ra sa­lir a pa­sear por la mon­ta­ña. “El 20% de las bi­ci­cle­tas de­por­ti­vas que ven­de­mos ya son eléc­tri­cas”, se­ña­la ex­pli­ca Jon Fer­nán­dez, di­rec­tor ge­ren­te de Orbea, uno de los fa­bri­can­tes más tra­di­cio­na­les de Es­pa­ña.

La re­vo­lu­ción, no obs­tan­te, tie­ne su la­do ne­ga­ti­vo. Se­gún un in­for­me ela­bo­ra­do por Ce­te­lem pa­ra la Aso­cia­ción de Mar­cas y Bi­ci­cle­tas de Es­pa­ña (AMBE), la eléc­tri­ca so­lo re­pre­sen­ta un 6,5% de las ven­tas (72.025 uni­da­des el pa­sa­do ejer­ci­cio), su cre­ci­mien­to, de más del 78% con res­pec­to a 2016, es­tá sien­do en des­me­dro de otros pro­duc­tos, co­mo la bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña tra­di­cio­nal (cu­yas ven­tas dis­mi­nu­ye­ron un 6,8% el año pa­sa­do) y la de ca­rre­te­ra (que de­cre­ció un 9%). Aun­que el pre­cio me­dio de las má­qui­nas de pe­da­leo asis­ti­do (2.107 eu­ros), es­tá muy por en­ci­ma de los 680 eu- ros que cues­ta de me­dia una de mon­ta­ña o los 248 eu­ros de las ur­ba­nas, el año pa­sa­do el nú­me­ro de bi­ci­cle­tas ven­di­das cre­ció en tér­mi­nos ab­so­lu­tos un par­co 0,1% y la fac­tu­ra­ción cre­ció um 4,8%, me­dio punto me­nos que en el ejer­ci­cio an­te­rior. Es de­cir, el mer­ca­do que se ga­na a du­ras pe­nas com­pen­sa el que se pier­de.

Ade­más de la ex­pan­sión de la bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca, hay otros fac­to­res que ex­pli­can el que la de­man­da no crez­ca al mis­mo vi­gor que en los úl­ti­mos años. “Con la ma­yor ren­ta dis­po­ni­ble y el cre­ci­mien­to del con­su­mo pri­va­do, la bi­ci­cle­ta y el ci­clis­mo han vuel­to a en­trar en com­pe­ten­cia con otras op­cio­nes de ocio y de­por­te”, apun­ta por co­rreo elec­tró­ni­co Car­los Nú­ñez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de AMBE. “Es­to ha pues­to en el dis­pa­ra­de­ro lo que ya se re­ve­la co­mo una so­bre­ofer­ta de tien­das y mar­cas”. “No creo que exis­ta una sa­tu­ra­ción del mer­ca­do”, con­tra­rres­ta Ja­vier Va­sa­llo, di­rec­tor co­mer­cial de De­cath­lon Es­pa­ña.

Hay que te­ner en cuen­ta que la in­dus­tria vie­ne de de­jar atrás unos años ex­tra­or­di­na­rios. En ci­fras ab­so­lu­tas, el pa­sa­do ejer­ci­cio se ven­die­ron más de 1,1 mi­llo­nes de bi­ci­cle­tas en el país. El mer­ca­do va­le 1.623 mi­llo­nes de eu­ros, ca­si una cuar­ta par­te de to­do el sec­tor de ma­te­rial de­por­ti­vo y por de­lan­te de de­por­tes más po­pu­la­res co­mo el fút­bol, el ba­lon­ces­to o el te­nis. Ade­más, las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es­tán in­cen­ti­van­do el uso de la bi­ci­cle­ta pa­ra im­pul­sar la mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble.

En Es­pa­ña, el sec­tor es­tá muy ato­mi­za­do (con 375 em­pre­sas, de las que 208 son fa­bri­can­tes) y más de 3.000 tien­das y ta­lle­res ci­clis­tas que se re­par­ten por to­do el país. “Cuan­do la cri­sis, mu­cha gen­te que te­nía el ci­clis­mo co­mo afi­ción de­ci­dió abrir una tien­da”, se­ña­la Ro­vi­ra. Se­gún el in­for­me de AMBE y Ce­te­lem, en 2017 el nú­me­ro de tien­das abier­tas ca­yó al­go más de un 1,5%, y esa ci­fra po­dría dis­mi­nuir aún más es­te ejer­ci­cio.

Már­ge­nes de be­ne­fi­cio

Las di­fi­cul­ta­des a los que se en­fren­ta el pe­que­ño co­mer­cio vie­nen de dos di­rec­cio­nes. Por un la­do, la com­pe­ten­cia es­tá da­ñan­do los már­ge­nes de be­ne­fi­cio. “Ne­ce­sa­ria­men­te, las tien­das han te­ni­do que en­trar en gue­rras de pre­cios y des­cuen­tos bus­can­do su su­per­vi­ven­cia que, en mu­chos ca­sos, es­tá ter­mi­nan­do con cie­rres de ne­go­cios”, apun­ta Nú­ñez. “Sin saber muy bien aún por qué, to­dos, ven­de­do­res y clien­tes, en­tran en el jue­go”. “El clien­te es­pe­ra de en­tra­da una re­ba­ja del 10% al 15%”, com­ple­men­ta Marc Aráez, de Be­rria, un pe­que­ño fa­bri­can­te de bi­ci­cle­tas de­por­ti­vas de Os­sa de Mon­tiel (Al­ba­ce­te).

Por otro la­do, la elec­tri­fi­ca­ción y las nue­vas tec­no­lo­gías que se van in­cor­po­ran­do a las bi­ci­cle­tas, así co­mo la di­gi­ta­li­za­ción de to­do el co­mer­cio mi­no­ris­ta, im­pli­can una re­vo­lu­ción que no to­das las tien­das y ta­lle­res pue­den en­fren­tar. El pre­si­den­te de ATEBI re­co­no­ce que “la tien­da tra­di­cio­nal tie­ne que cam­biar”

y que la ten­den­cia del mer­ca­do es con­ver­tir a los co­mer­cios en al­go más pa­re­ci­do a los con­ce­sio­na­rios de au­to­mó­vi­les, es­pe­cia­li­za­dos en un pro­duc­to y una mar­ca con­cre­tas. “Al fi­nal, hay que ser ca­pa­ces de ofre­cer ca­pas adi­cio­na­les de ex­pe­rien­cia y ser­vi­cio que ofrez­can un in­tan­gi­ble que el pú­bli­co pue­de va­lo­rar y va­lo­ra”, con­si­de­ra Fer­nán­dez. “Hay que ha­cer­les en­ten­der que la pro­vi­sión de pro­duc­to du­ro irá dis­mi­nu­yen­do en la me­di­da en la que se re­du­ce su pa­pel de pres­crip­ción”.

Al con­tra­rio que en otros sec­to­res, la com­pe­ten­cia de los gran­des al­ma­ce­nes y tien­das mul­ti­de­por­te no preo­cu­pa en de­ma­sía: por valor, las tien­das tra­di­cio­na­les se lle­van ocho de ca­da diez eu­ros gas­ta­dos en una bi­ci­cle­ta nue­va. “Es­tán cen­tra­das más en la ven­ta de ma­te­rial de en­tra­da al ci­clis­mo, mien­tras que las tien­das es­pe­cia­li­za­das se cen­tran en la ven­ta más téc­ni­ca y de ma­yor valor”, con­si­de­ra Nú­ñez. “Sin em­bar­go, es­to pue­de no ser siem­pre así, por­que las ca­de­nas van ele­van­do el ni­vel téc­ni­co y de ca­li­dad de sus pro­pues­tas pa­ra fi­de­li­zar y re­te­ner a es­tos pri­me­ros clien­tes”. “Creo que hay que es­cu­char mu­cho al usua­rio y adap­tar­se muy rá­pi­da­men­te a lo que de­man­da”, in­di­ca Va­sa­llo. “Es­toy con­ven­ci­do de que el mer­ca­do se­gui­rá evo­lu­cio­nan­do fuer­te­men­te en los pró­xi­mos años y es­tar al la­do del con­su­mi­dor se­rá cla­ve”.

Se­gún Ro­vi­ra, el co­mer­cio tra­di­cio­nal tie­ne dos pun­tos a su fa­vor que le fa­ci­li­ta­rán la adap­ta­ción. “Por un la­do, pa­ra nues­tras afi­cio­nes, los es­pa­ño­les so­mos muy mar­quis­tas”, se­ña­la. “Por otro, es un mun­do muy tec­no­ló­gi­co. Com­prar es com­pli­ca­do si no lo tie­nes muy cla­ro, y ne­ce­si­ta mu­cho ase­so­ra­mien­to”. “El clien­te que co­no­ce las mar­cas y mo­de­los in­ves­ti­ga on­li­ne, ha­bla con re­vis­tas y con amigos y com­pra en tien­da”, con­si­de­ra Aráez. “Le in­tere­sa en­con­trar el me­jor pre­cio en­tre los mo­de­los que ha se­lec­cio­na­do de an­te­mano, por eso es tan im­por­tan­te te­ner buenas pá­gi­nas web. En ca­so de un seg­men­to más ama­teur se de­jan to­da­vía acon­se­jar por el pres­crip­tor o dis­tri­bui­dor de la tien­da”.

El sec­tor in­dus­trial tam­bién ha cre­ci­do en pa­ra­le­lo al au­ge de las ven­tas. “Ha­ce años que la in­dus­tria de to­da Eu­ro­pa se tras­la­dó ma­si­va­men­te a Asia, aun­que al­gu­nas man­tu­vie­ron pro­duc­ción en paí­ses co­mo Por­tu­gal, Es­lo­va­quia, Ru­ma­nia e in­clu­so Alemania y Ho­lan­da”, re­cuer­da Nú­ñez. “Aho­ra se han co­men­za­do a ver ini­cia­ti­vas pa­ra de­vol­ver la pro­duc­ción a Eu­ro­pa”. Se­gún Na­cio­nes Uni­das, las ex­por­ta­cio­nes eu­ro­peas han pa­sa­do de un 22% del to­tal glo­bal en 2002 a un 30% en 2016, en des­me­dro de Asia y Amé­ri­ca del Nor­te. Es­to se ha lo­gra­do pe­se a la com­pe­ten­cia des­leal de los fa­bri­can­tes chi­nos. El pa­sa­do mes de ju­lio, la Co­mi­sión Eu­ro­pea de­ci­dió to­mar me­di­das an­ti­dum­ping que, en al­gu­nos ca­sos, so­me­te an al­gu­nos pro­duc­to­res del país asiá­ti­co a un aran­cel ex­tra­or­di­na­rio del 83%.

Ajus­tar­se a la de­man­da

Pe­ro no es el úni­co fac­tor que ha im­pul­sa­do a los fa­bri­can­tes a re­gre­sar. “Las pro­duc­cio­nes se adel­ga­zan pa­ra acer­car­las a los con­ti­nuos cam­bios de pre­fe­ren­cia de la de­man­da”, se­ña­la Nú­ñez. “Te­ne­mos que ser cau­tos y cal­cu­la­do­res en las pro­duc­cio­nes pa­ra que la ofer­ta no pro­vo­que in­cre­men­tos en los des­cuen­tos en las tien­das”, apun­ta Aráez.

En Es­pa­ña, la in­dus­tria da tra­ba­jo a más de 8.000 per­so­nas, y aun­que his­tó­ri­ca­men­te es­tá con­cen­tra­da en el País Vas­co (don­de sur­gió co­mo com­ple­men­to a la pe­que­ña me­ta­lúr­gi­ca lo­cal, en

es­pe­cial fa­bri­can­tes de ar­mas) la ma­yo­ría de las fir­mas (un 44%) es­tán ins­ta­la­das en Ca­ta­lu­ña. “Se ha man­te­ni­do la pro­duc­ción de unas 350.000 bi­ci­cle­tas al año, si bien muy con­cen­tra­da en un pu­ña­do de em­pre­sas”,

La pre­gun­ta es, de nue­vo, si un sec­tor tan ato­mi­za­do po­drá re­sis­tir el cam­bio de fo­co de la de­man­da ha­cia la elec­tri­fi­ca­ción. So­lo en 2017, se fun­da­ron 17 nue­vas fir­mas. “La nues­tra es una in­dus­tria con po­cas ba­rre­ras de en­tra­da”, reite­ra Fer­nán­dez, que po­ne co­mo ejem­plo su pro­pia em­pre­sa: “No­so­tros que­re­mos ofre­cer un valor di­fe­ren­cial: que­re­mos con­ver­tir­nos en la re­fe­ren­cia mun­dial en pro­duc­to per­so­na­li­za­do, don­de los clien­tes eli­gen el co­lor y los com­po­nen­tes que lle­va ca­da bi­ci­cle­ta. He­mos en­ten­di­do que esa es una ten­den­cia don­de nos po­de­mos que­dar”. Y con­clu­ye: “El sec­tor no go­za de ma­la salud y las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro son buenas. Aque­llos que real­men­te es­ta­mos por con­vic­ción y con afán de per­ma­nen­cia po­dre­mos se­guir”.

A par­tir de 2008, mu­chos afi­cio­na­dos con­vir­tie­ron su pa­sión en ne­go­cio

El co­mer­cio tra­di­cio­nal y los gran­des al­ma­ce­nes, más que com­pe­tir se com­ple­men­tan

La Co­mi­sión Eu­ro­pea ha adop­ta­do me­di­das ‘an­ti­dum­ping’ des­de es­te mis­mo año

VÍC­TOR SÁINZ / ORBEA

A la iz­quier­da, un ta­ller de bi­ci­cle­tas en Ma­drid. A la de­re­cha, una fá­bri­ca de Orbea en Ma­lla­bia (Biz­kaia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.