Un tri­bu­nal es­co­cés de­cla­ra ile­gal el cie­rre de West­mins­ter

El Su­pre­mo ten­drá la de­ci­sión fi­nal so­bre la me­di­da de John­son

El País - - PORTADA - RAFA DE MI­GUEL,

El Al­to Tri­bu­nal de Es­co­cia con­si­de­ró ayer nu­la la de­ci­sión de prolongar el cie­rre del Par­la­men­to y se­ña­ló que el Go­bierno reali­zó un ac­to ile­gal al acon­se­jar a la rei­na que lo or­de­na­ra. El Tri­bu­nal Su­pre­mo del Reino Uni­do de­be­rá re­sol­ver el con­flic­to en­tre el ve­re­dic­to es­co­cés y el del Al­to Tri­bu­nal de In­gla­te­rra y Ga­les, que el vier­nes dio la ra­zón a Dow­ning Street. La cri­sis del Bre­xit ha lo­gra­do con­ta­mi­nar tam­bién a la jus­ti­cia bri­tá­ni­ca.

La sen­ten­cia, y la du­re­za con que se ha ex­pre­sa­do, han su­pues­to un du­ro gol­pe pa­ra el Go­bierno de Bo­ris John­son. El Al­to Tri­bu­nal de Es­co­cia de­cre­tó ayer nu­la la de­ci­sión de prolongar el cie­rre del Par­la­men­to y se­ña­ló que el Go­bierno reali­zó un ac­to ile­gal al acon­se­jar a la rei­na que la or­de­na­ra. El Tri­bu­nal Su­pre­mo del Reino Uni­do de­be­rá re­sol­ver el con­flic­to en­tre el ve­re­dic­to es­co­cés y el del Al­to Tri­bu­nal de In­gla­te­rra y Ga­les, que dio la ra­zón el vier­nes a Dow­ning Street. La cri­sis del Bre­xit lo­gra con­ta­mi­nar tam­bién a la jus­ti­cia.

John­son ha pre­ci­pi­ta­do con una se­rie de de­ci­sio­nes abrup­tas una gra­ve cri­sis cons­ti­tu­cio­nal y las dos úni­cas vías de es­ca­pe que se vis­lum­bran son las ur­nas y los tri­bu­na­les. El Su­pre­mo del Reino Uni­do ha fi­ja­do una vis­ta de ur­gen­cia el pró­xi­mo mar­tes pa­ra zan­jar un asun­to que no ha en­fren­ta­do so­lo al Eje­cu­ti­vo y al Le­gis­la­ti­vo, sino a dos ju­ris­dic­cio­nes au­tó­no­mas co­mo son la es­co­ce­sa y la in­gle­sa.

El Al­to Tri­bu­nal de Es­co­cia hi­zo ayer pú­bli­cos su sen­ten­cia y par­te de los ar­gu­men­tos que la

sus­ten­tan. Los tres ma­gis­tra­dos die­ron la ra­zón a los 78 dipu­tados y lo­res que re­cla­ma­ron la nu­li­dad de la sus­pen­sión del Par­la­men­to por su ma­ni­fies­ta ile­ga­li­dad. “Se tra­ta­ría sin nin­gu­na du­da de un ac­to ile­gal si su pro­pó­si­to fue­ra blo­quear el de­bi­do con­trol del Par­la­men­to so­bre el Eje­cu­ti­vo, la co­lum­na cen­tral del prin­ci­pio de buen go­bierno con­sa­gra­do por la Cons­ti­tu­ción”, di­ce el tex­to. “Las cir­cuns­tan­cias en las que se pro­du­jo el con­se­jo del pri­mer mi­nis­tro a la rei­na y el con­te­ni­do de los do­cu­men­tos

[de ma­ne­jo in­terno, en­tre­ga­dos a re­ga­ña­dien­tes por los abo­ga­dos del Go­bierno] de­mues­tran que esa fue la ra­zón ver­da­de­ra de la sus­pen­sión”.

El Al­to Tri­bu­nal, sin em­bar­go, de­ci­dió no pro­ce­der de in­me­dia­to a le­van­tar la me­di­da de John­son co­mo so­li­ci­ta­ban los abo­ga­dos de la acu­sa­ción, a pe­sar de que el Par­ti­do La­bo­ris­ta y los na­cio­na­lis­tas es­co­ce­ses del SNP lo re­cla­ma­ron en cuan­to se conoció la sen­ten­cia.

“Exis­ten en es­tos mo­men­tos sen­ten­cias con­tra­dic­to­rias en los tri­bu­na­les in­gle­ses y es­co­ce­ses, y el asun­to se­rá so­me­ti­do a la con­si­de­ra­ción del Tri­bu­nal Su­pre­mo la se­ma­na que vie­ne”, di­jo ayer un por­ta­voz del nú­me­ro 10 de Dow­ning Street.

Al­gu­nos me­dios acu­sa­ron al equi­po de John­son de ha­cer cir­cu­lar la idea de que re­sul­ta­ba sos­pe­cho­so que los de­man­dan­tes hu­bie­ran lle­va­do su cau­sa a la ju­ris­dic­ción de un te­rri­to­rio del Reino Uni­do que re­cha­za ma­yo­ri­ta­ria­men­te el Bre­xit.

Lo cier­to, sin em­bar­go, es que otra de las de­man­das —la que pre­sen­tó la em­pre­sa­ria Gi­na Mi­ller y res­pal­dó el ex pri­mer mi­nis­tro, John Ma­jor— aca­bó en el Al­to Tri­bu­nal de In­gla­te­rra y Ga­les. Y la sen­ten­cia, en es­te ca­so, tu­vo un sen­ti­do com­ple­ta­men­te opues­to a la es­co­ce­sa. “Tan­to la de­ci­sión del pri­mer mi­nis­tro de que el Par­la­men­to fue­ra clau­su­ra­do por un tiem­po concreto co­mo el con­se­jo al res­pec­to que se trans­mi­tió a la rei­na fue­ron ac­tos in­he­ren­te­men­te po­lí­ti­cos en su na­tu­ra­le­za, y no exis­te ba­se le­gal pa­ra que los tri­bu­na­les pue­dan juz­gar su le­gi­ti­mi­dad”, di­ce el con­te­ni­do de la sen­ten­cia del tri­bu­nal in­glés.

Más allá de las sos­pe­chas ver­ti­das por el Eje­cu­ti­vo de John­son y de la sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da de que se ha aca­ba­do po­li­ti­zan­do la jus­ti­cia bri­tá­ni­ca por cul­pa del Bre­xit, el asun­to su­po­ne un di­le­ma ju­rí­di­co co­lo­sal y su re­so­lu­ción pue­de ayu­dar a que sean más cla­ros los bo­rro­sos pi­la­res cons­ti­tu­cio­na­les —de una Cons­ti­tu­ción no es­cri­ta, co­mo la del Reino Uni­do— so­bre los que se sos­tie­ne el sis­te­ma po­lí­ti­co del país. Fren­te a la su­pre­ma­cía de la ley y el prin­ci­pio de buen go­bierno que enar­bo­lan unos jue­ces, de­be con­tra­po­ner­se la se­pa­ra­ción de po­de­res (y el gra­do de au­to­no­mía de unos fren­te a otros) que de­fien­den otros ma­gis­tra­dos.

Mien­tras el sis­te­ma judicial in­glés se ba­sa en los pre­ce­den­tes y el de­re­cho con­sue­tu­di­na­rio, la com­mon law, el es­co­cés es un sis­te­ma mix­to en el que, co­mo en el res­to de Eu­ro­pa, co­bra pe­so el de­re­cho co­di­fi­ca­do. Pe­ro el asun­to de la sus­pen­sión del Par­la­men­to, no es una di­fe­ren­cia de ma­ti­ces que pue­dan com­ple­men­tar­se, sino que se tra­ta de de­ci­sio­nes to­tal­men­te opues­tas, y el Su­pre­mo del Reino Uni­do ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra.

/ JES­SI­CA TAY­LOR (REUTERS)

El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, du­ran­te un de­ba­te en West­mins­ter el pa­sa­do miér­co­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.