“Sen­té­mo­nos a ne­go­ciar y a tra­ba­jar us­ted y yo”

El País - - PORTADA - A. DÍEZ / J. CASQUEIRO,

Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Iglesias pu­sie­ron ayer en evi­den­cia en el pleno del Con­gre­so la enor­me dis­tan­cia que les se­pa­ra de ca­ra a un pac­to que per­mi­ta la in­ves­ti­du­ra. El pre­si­den­te en fun­cio­nes des­car­tó una reunión a so­las con el lí­der de Po­de­mos, que es­te re­cla­mó con in­sis­ten­cia.

El pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes, Pe­dro Sán­chez, en­tien­de que una ci­ta ca­ra a ca­ra con el lí­der de Uni­das Po­de­mos, Pa­blo Iglesias, no se­ría una solución pa­ra des­blo­quear su in­ves­ti­du­ra. Sán­chez re­cha­zó ayer la petición de Iglesias de re­unir­se a so­las in ex­tre­mis y bus­car un acuer­do con ce­sio­nes por am­bas par­tes. El lí­der so­cia­lis­ta se li­mi­tó a pe­dir de nue­vo a Po­de­mos su apo­yo des­de fue­ra a un Go­bierno del PSOE. Iglesias in­sis­tió y se ofre­ció, sin éxi­to, a lla­mar él a Sán­chez. El Rey con­vo­có hoy a la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Me­rit­xell Ba­tet, pa­ra co­mu­ni­car­le que abri­rá una nue­va ron­da de con­sul­tas con los par­ti­dos.

Un día des­pués de que los equi­pos ne­go­cia­do­res de PSOE y Po­de­mos cer­ti­fi­ca­ran el fra­ca­so de sus con­tac­tos pa­ra la in­ves­ti­du­ra, lo que abo­ca a Es­pa­ña a nue­vas elec­cio­nes el 10 de no­viem­bre, Sán­chez e Iglesias evi­den­cia­ron sin ta­pu­jos, fren­te a fren­te, su enor­me dis­tan­cia po­lí­ti­ca. La le­gis­la­tu­ra si­gue en sus­pen­so, al me­nos has­ta aho­ra, des­pués de que la petición de Iglesias a Sán­chez pa­ra una en­tre­vis­ta en­tre am­bos fue re­cha­za­da por el pre­si­den­te.

Si Iglesias tie­ne al­go “nue­vo” que pro­po­ner o ce­der, ale­gó Sán­chez, las que de­be­rían re­unir­se son las de­le­ga­ció­nes del PSOE y de Po­de­mos, que el día an­te­rior ce­le­bra­ron una ci­ta del to­do in­fruc­tuo­sa. “Us­te­des y no­so­tros so­mos or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, y so­mos los que ne­go­cia­mos, no en­tre ma­chos al­fa”, re­pli­có con­tun­den­te la por­ta­voz par­la­men­ta­ria del PSOE, Adria­na Las­tra, a la petición del lí­der de Uni­das Po­de­mos.

La co­la­bo­ra­ción en­tre am­bos lí­de­res y sus par­ti­dos se ha vuel­to inexis­ten­te. Lo re­ve­la tan­to lo que se ve pú­bli­ca­men­te co­mo el tono y los “des­plan­tes” que los re­pre­sen­tan­tes de Po­de­mos di­cen que ob­ser­va­ron el día an­te­rior en la reunión, es­pe­cial­men­te de la vi­ce­pre­si­den­ta en fun­cio­nes, Carmen Cal­vo, y de la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro. Los ne­go­cia­do­res de Iglesias re­pro­cha­ron a am­bas que les exi­gie­ran desis­tir del Go­bierno de coa­li­ción y les re­cri­mi­na­ron di­fun­dir in­for­ma­cio­nes, que en­tien­den fal­sas, so­bre la po­si­ción en el con­flic­to ca­ta­lán de uno de los pre­sen­tes en las con­ver­sa­cio­nes, Jaume Asens.

Ya me­ti­dos en am­bien­te de pre­cam­pa­ña, na­die se atre­ve, sin em­bar­go, a dar de­fi­ni­ti­va­men­te por ro­to el diá­lo­go. Y por tan­to,

tam­po­co a con­si­de­rar que la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes sea ya un he­cho in­con­tes­ta­ble. Pe­ro na­die ofre­ce ele­men­tos ob­je­ti­vos que per­mi­tan es­pe­rar an­tes del 23 de sep­tiem­bre una in­ves­ti­du­ra con éxi­to. Po­de­mos y el PSOE si­guen muy dis­tan­cia­dos, y en el pleno del Con­gre­so de ayer que­dó muy cla­ro que la reite­ra­da petición de Sán­chez a PP y Ciu­da­da­nos pa­ra que se abs­ten­gan y fa­ci­li­ten su re­elec­ción no tie­ne la me­nor po­si­bi­li­dad de ser acep­ta­da. Pa­blo Ca­sa­do y Al­bert Ri­ve­ra es­tán en su pro­pia com­pe­ti­ción en­tre ellos, y nin­guno quie­re acu­dir en au­xi­lio de los so­cia­lis­tas.

La úni­ca hi­pó­te­sis al­go via­ble pa­sa por un gi­ro ra­di­cal que di­si­pe

el cli­ma de des­con­fian­za en­tre PSOE y Po­de­mos. Iglesias re­pro­chó ayer al pre­si­den­te en fun­cio­nes que no le ha­ya lla­ma­do des­de la se­sión de in­ves­ti­du­ra fa­lli­da de ju­lio, sal­vo pa­ra dar­le la en­ho­ra­bue­na por su pa­ter­ni­dad. Pa­ra Iglesias ese com­por­ta­mien­to no es nor­mal “ni se­rio”. Con to­do, con­ce­dió que es­ta­ría dis­pues­to a lla­mar él y sal­tar­se ese pro­to­co­lo que pre­su­me que la ini­cia­ti­va de­be­ría par­tir del can­di­da­to que es­tá bus­can­do la in­ves­ti­du­ra. Fuen­tes de la di­rec­ción de Po­de­mos apun­ta­ron que aún man­tie­nen la es­pe­ran­za de al­gún con­tac­to du­ran­te el fin de se­ma­na, en el lí­mi­te del pla­zo pa­ra des­pe­jar la po­si­bi­li­dad de la in­ves­ti­du­ra.

El pleno del Con­gre­so de ayer fue con­vo­ca­do pa­ra dar cuen­ta de los con­se­jos eu­ro­peos de ju­nio en los que se de­ci­die­ron los más al­tos car­gos de la UE, pe­ro el de­ba­te aca­bó cen­tra­do en el blo­queo a la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez. Par­ti­dos co­mo PNV, Com­pro­mís, ERC y EH Bil­du vol­vie­ron a pre­sio­nar pa­ra que PSOE y Uni­das Po­de­mos lle­guen a un acuer­do. Pe­ro los re­pro­ches, la des­con­fian­za y la dis­pa­ri­dad de cri­te­rios po­lí­ti­cos en­tre las dos for­ma­cio­nes im­pres­cin­di­bles pa­ra el acuer­do se re­ve­ló to­tal. Iglesias no quie­re re­ga­lar la ba­za de ser el que rom­pa y em­pla­zó a Sán­chez a asu­mir per­so­nal­men­te la ne­go­cia­ción e in­ten­tar un pac­to in ex­tre­mis: “Sen­té­mo­nos a ne­go­ciar y pon­gá­mo­nos a tra­ba­jar, us­ted y yo”. Y aña­dió: “Le vuel­vo a ten­der la mano”.

Sán­chez des­de­ñó la in­vi­ta­ción y se re­mi­tió a los equi­pos ne­go­cia­do­res de PSOE y Po­de­mos. “Si tie­ne al­go nue­vo que plan­tear, más allá del Go­bierno de coa­li­ción, con­vo­que o se con­vo­que a la me­sa de ne­go­cia­ción”, res­pon­dió el lí­der so­cia­lis­ta, co­mo si esa op­ción le fue­ra al­go ajeno.

El pre­si­den­te en fun­cio­nes de­jó cla­ro que en nin­gún ca­so acep­ta­rá dis­cu­tir aho­ra el Go­bierno de coa­li­ción que ofre­ció bre­ve­men­te en ju­lio, con la pro­pues­ta de una vi­ce­pre­si­den­cia y tres mi­nis­te­rios pa­ra Po­de­mos. “Hay otras fór­mu­las”, ra­zo­nó, y vol­vió a apun­tar a los acuer­dos de los so­cial­de­mó­cra­tas con fuer­zas de iz­quier­da en Di­na­mar­ca y Por­tu­gal. Iglesias, en cam­bio, re­cu­rrió al pac­to en Ita­lia en­tre el Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas y el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co, en teo­ría tan com­pli­ca­do, y el ejem­plo le sir­vió pa­ra re­afir­mar sus in­ten­cio­nes.

“La gen­te no quie­re elec­cio­nes pa­ra que un par­ti­do sa­que unos po­cos es­ca­ños más”, ar­gu­men­tó el lí­der de Po­de­mos. “Yo no quie­ro elec­cio­nes”, se de­fen­dió el so­cia­lis­ta. Sán­chez es­gri­mió que ya ha con­tras­ta­do su­fi­cien­te­men­te la opi­nión de los ciu­da­da­nos “des­pués de cua­tro elec­cio­nes en un mes que ga­nó el PSOE”, en alu­sión a las ge­ne­ra­les, mu­ni­ci­pa­les, au­to­nó­mi­cas y eu­ro­peas de la pa­sa­da pri­ma­ve­ra. Y tam­po­co qui­so ti­rar la toa­lla: “Lo va­mos a in­ten­tar has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to”.

Los dos lí­de­res se echa­ron en ca­ra las ce­sio­nes y ofer­tas que ca­da uno ha he­cho en es­te tiem­po. El má­xi­mo re­pro­che de Iglesias fue la au­sen­cia de diá­lo­go en­tre am­bos. Y tras in­sis­tir Sán­chez en que el PSOE so­lo es­tá dis­pues­to a

ne­go­ciar un pro­gra­ma, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos res­pon­dió: “Aho­ra pien­so que cuan­do pro­pu­so la coa­li­ción en ju­lio no iba en se­rio. Por­que, si no, lo ha­bría man­te­ni­do. Una coa­li­ción no se ne­go­cia en tres días. Creo que le des­co­lo­có que yo me re­ti­ra­ra”.

La ho­ra y cuar­to que el pre­si­den­te de­di­có a ha­blar de los con­se­jos eu­ro­peos no tu­vo mu­cho eco en el res­to de gru­pos, sal­vo pa­ra Pa­blo Ca­sa­do, lí­der del PP, que con­tra­pu­so su apo­yo “leal” a Jo­sep Bo­rrell co­mo al­to re­pre­sen­tan­te de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de la UE fren­te a lo que con­si­de­ró un boi­co­teo de los so­cia­lis­tas ha­ce cin­co años el co­mi­sa­rio po­pu­lar Mi­guel Arias Ca­ñe­te. Ciu­da­da­nos ape­nas to­có el asun­to, co­mo le re­cor­dó el je­fe del Eje­cu­ti­vo: “Si a us­ted le sa­can de ETA, Venezuela y el ar­tícu­lo 155, se que­da sin dis­cur­so”, es­pe­tó Sán­chez a Ri­ve­ra, a quien til­dó de “hi­pó­cri­ta” por sus pac­tos con los po­pu­la­res: “Us­ted re­co­ge la ba­su­ra del PP y lue­go les apun­ta­la en los Go­bier­nos”.

Ri­ve­ra pre­fi­rió vol­car­se en crí­ti­cas a Sán­chez so­bre Ca­ta­lu­ña por las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat: “Le pi­do que re­quie­ra a To­rra, en vir­tud del ar­tícu­lo 155, que re­ti­re su anun­cio de desaca­to, co­mo ha di­cho so­bre la fu­tu­ra sen­ten­cia del pro­cés. Le pi­do que di­ga si va a apli­car el ar­tícu­lo 155”. Y se ofre­ció a re­unir­se con el lí­der so­cia­lis­ta, aun­que ba­jo la con­di­ción de que ese sea el úni­co te­ma so­bre la me­sa.

Ca­sa­do cen­tró sus crí­ti­cas en te­mas eco­nó­mi­cos y sen­ten­ció: “Es­pa­ña no me­re­ce te­ner que ce­le­brar nue­vas elec­cio­nes, pe­ro tam­po­co me­re­ce un pre­si­den­te co­mo us­ted que es ya el peor pre­si­den­te de la democracia y es­pe­ro que sea el más bre­ve”.

/ J. VI­LLA­NUE­VA

Iglesias in­ter­vie­ne en el pleno des­de la tri­bu­na. En sus es­ca­ños, Sán­chez y los mi­nis­tros Carmen Cal­vo, Jo­sep Bo­rrell y Do­lo­res Del­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.