UNA DIA­DA ME­NOS MUL­TI­TU­DI­NA­RIA.

El País - - PORTADA - MI­QUEL NOGUER,

La Dia­da reunió ayer a unas 600.000 per­so­nas en Barcelona, la ci­fra más ba­ja des­de 2012, se­gún la Guar­dia Ur­ba­na, y evi­den­ció la di­vi­sión del se­ce­sio­nis­mo. La fo­to, di­fun­di­da por la ANC, con­vo­can­te de la mar­cha, mues­tra la pro­tes­ta en la pla­za de Es­pa­ña.

El mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta com­pro­bó ayer que no es in­mu­ne a los en­fren­ta­mien­tos de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que lo im­pul­san y pro­ta­go­ni­zó la ma­ni­fes­ta­ción de la Dia­da me­nos nu­me­ro­sa des­de que en 2012 dio co­mien­zo el pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta. Me­ses de ten­sión en­tre las di­fe­ren­tes fac­cio­nes so­be­ra­nis­tas, desacuer­dos no­to­rios den­tro del Go­bierno ca­ta­lán y la fal­ta de un plan co­mún pa­ra res­pon­der a una even­tual con­de­na de los lí­de­res del pro­cés de­ri­va­ron en una me­nor mo­vi­li­za­ción en las ca­lles de Barcelona. La Guar­dia Ur­ba­na ci­fró en 600.000 los ma­ni­fes­tan­tes, una ci­fra sen­si­ble­men­te in­fe­rior a la ofre­ci­da otros años.

La mo­vi­li­za­ción en Barcelona, im­pul­sa­da por la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na, Òm­nium Cul­tu­ral y con­ve­nien­te­men­te apo­ya­da por el Go­bierno ca­ta­lán y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos de Ca­ta­lu­ña, vol­vió a ser ma­si­va y co­lo­ris­ta pe­ro se que­dó le­jos de la de­mos­tra­ción de fuer­za sin­gu­lar que bus­ca­ban sus or­ga­ni­za­do­res a po­cas se­ma­nas de que se co­noz­ca la sen­ten­cia del pro­cés. Los lla­ma­mien­tos de úl­ti­ma ho­ra a la par­ti­ci­pa­ción, co­men­zan­do por el pre­si­den­te Quim To­rra, pre­sen­ta­ron la ma­ni­fes­ta­ción co­mo un pri­mer ac­to de pro­tes­ta con­tra

unas sen­ten­cias que pre­vén con­de­na­to­rias. “Hoy se cie­rra una eta­pa y se co­mien­za a res­pon­der ya a las sen­ten­cias, po­nien­do el ob­je­ti­vo de la in­de­pen­den­cia en el cen­tro de la ac­ción po­lí­ti­ca”, di­jo To­rra al tiem­po que ca­li­fi­ca­ba de “éxi­to” la ma­ni­fes­ta­ción.

Pe­ro los lla­ma­mien­tos de los úl­ti­mos días a la par­ti­ci­pa­ción, tan­to por par­te de las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas co­mo de las en­ti­da­des se­ce­sio­nis­tas, no bas­ta­ron pa­ra man­te­ner el ni­vel de mo­vi­li­za­ción de otros años. Des­de que en 2012 la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na le die­ra la vuel­ta a la Dia­da y

la con­vir­tie­ra en el mo­men­to de má­xi­ma ex­pre­sión in­de­pen­den­tis­ta, las ci­fras de par­ti­ci­pa­ción se ha­bían mo­vi­do en­tre un mi­llón y ca­si dos mi­llo­nes de per­so­nas, se­gún da­tos de la Guar­dia Ur­ba­na. Ayer tu­vie­ron que con­for­mar­se con 600.000.

Los or­ga­ni­za­do­res res­ta­ron tras­cen­den­cia a la me­nor mo­vi­li­za­ción, que ya se apre­cia­ba en las ca­lles an­tes de co­men­zar la con­cen­tra­ción, y que es­te año te­nía por le­ma “Ob­je­ti­vo In­de­pen­den­cia”. De he­cho, los días y ho­ras pre­vias a la Dia­da los di­fe­ren­tes ac­to­res del in­de­pen­den­tis­mo se

es­for­za­ron más en re­cal­car sus di­fe­ren­cias es­tra­té­gi­cas y ma­ti­ces que en lla­mar a la mo­vi­li­za­ción uni­ta­ria. Co­mo bo­tón de mues­tra, Òm­nium Cul­tu­ral cen­tró ayer sus fuer­zas en or­ga­ni­zar un ac­to an­tes de la ma­ni­fes­ta­ción que no es­ta­ba fo­ca­li­za­do en la in­de­pen­den­cia sino en pe­dir la ab­so­lu­ción de los po­lí­ti­cos en­car­ce­la­dos y pro­ce­sa­dos, en­tre ellos su pre­si­den­te Jor­di Cui­xart. Es­te ac­to, que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de la alcaldesa de Barcelona, Ada Co­lau, fue el más uni­ta­rio que el so­be­ra­nis­mo or­ga­ni­zó ayer. Tam­bién Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na op­tó es­te año por or­ga­ni­zar un ac­to pre­vio a la ma­ni­fes­ta­ción in­de­pen­den­tis­ta. Ahí pu­so el fo­co en de­fen­der­se de las crí­ti­cas que le lle­gan des­de los sec­to­res que si­guen de­fen­dien­do la in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral co­mo ca­mino a se­guir. El por­ta­voz de ERC en el Con­gre­so, Ga­briel Ru­fián se de­fen­dió ata­can­do. “Tal vez no sea­mos los que más gri­ta­mos, pe­ro so­mos los más va­lien­tes”, re­su­mió. Du­ran­te la ma­ni­fes­ta­ción tam­bién hu­bo se­ña­les de que la su­pues­ta uni­dad de ac­ción in­de­pen­den­tis­ta, si es que ha exis­ti­do en al­gún mo­men­to, es co­sa del pa­sa­do. Los re­pre­sen­tan­tes de los di­fe­ren­tes par­ti­dos op­ta­ron por no mez­clar­se en­tre ellos y hu­bo un de­ta­lle que no pa­só des­aper­ci­bi­do: el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de Òm­nium en el ac­to, Mar­cel Mau­ri, op­tó por no po­ner­se la ca­mi­se­ta azul con la que la ANC con­vo­ca ca­da Dia­da y cu­yas ven­tas —a 15 eu­ros la uni­dad— su­fra­gan las ac­ti­vi­da­des de la aso­cia­ción.

Lo cier­to es que el in­de­pen­den­tis­mo lle­ga al nue­vo cur­so po­lí­ti­co sin ha­ber he­cho los de­be­res que se ha­bía au­to­im­pues­to: te­jer una res­pues­ta a la sen­ten­cia del

pro­cés que pon­ga en en­tre­di­cho to­do el en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña. A ello ha con­tri­bui­do la cre­cien­te com­pe­ten­cia elec­to­ral en­tre los he­re­de­ros de Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na pa­ra ha­cer­se con la he­ge­mo­nía del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta. Pe­ro tam­bién des­ta­can las cre­cien­tes di­fe­ren­cias es­tra­té­gi­cas en­tre am­bos par­ti­dos. El gi­ro prag­má­ti­co de Es­que­rra cho­ca con las po­si­cio­nes uni­la­te­ra­lis­tas y de “con­fron­ta­ción” que si­guen de­fen­dien­do los se­gui­do­res de Car­les Puig­de­mont.

Fin de la pa­cien­cia

El rui­do de to­da es­ta ba­ta­lla, que ya ni los mo­vi­mien­tos pro­pa­gan­dís­ti­cos de sus pro­ta­go­nis­tas lo­gran ta­par, es­tá aca­ban­do con la pa­cien­cia de par­te de las ba­ses y de en­ti­da­des co­mo la ANC. En su dis­cur­so des­de el es­ce­na­rio ins­ta­la­do en la ca­be­ce­ra de la ma­ni­fes­ta­ción de ayer, la pre­si­den­ta de la en­ti­dad, Eli­sen­da Pa­lu­zie, re­pro­chó a los par­ti­dos que “dis­cu­tan en pú­bli­co el re­par­to de las mi­ga­jas” en vez de tra­ba­jar por la in­de­pen­den­cia, un ob­je­ti­vo ha­cia el cual no so­lo no se ha “avan­za­do” des­de oc­tu­bre de 2017 sino que, se­gún ella, se han da­do “pa­sos atrás”. Ad­mi­tió que la de ayer fue la ma­ni­fes­ta­ción “más di­fí­cil” de to­das las que ha or­ga­ni­za­do la ANC, de­bi­do al “desáni­mo, el de­sen­can­to y las di­vi­sio­nes” par­ti­dis­tas. Pa­lu­zie exi­gió a los par­ti­dos que “no desar­men” la vía uni­la­te­ral ha­cia la in­de­pen­den­cia, ge­ne­ran­do “ex­pec­ta­ti­vas de un diá­lo­go que nun­ca lle­ga o es un sim­ple en­ga­ño”. No hi­zo re­fe­ren­cia ex­plí­ci­ta a Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, pe­ro es­tas pa­la­bras hi­cie­ron aflo­rar de nue­vo la des­con­fian­za en­tre la en­ti­dad, pró­xi­ma a las te­sis de Car­les Puig­de­mont, y los de Oriol Jun­que­ras.

Aho­ra, la in­ten­ción de los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas es que el desáni­mo no cun­da en­tre sus ba­ses y que la ver­da­de­ra ma­ni­fes­ta­ción ma­si­va de es­te año sea la que pre­vi­si­ble­men­te or­ga­ni­za­rán pa­ra dar res­pues­ta a la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Y la du­da es si esa mar­cha abri­rá o no un ci­clo de “mo­vi­li­za­cio­nes per­ma­nen­tes” co­mo piden los sec­to­res más ra­di­ca­li­za­dos. El otro ele­men­to a di­ri­mir es cuán­to com­bus­ti­ble le que­da al Go­bierno de Quim To­rra. La mi­tad de su Eje­cu­ti­vo, en ma­nos de ERC, ya es­tá pen­san­do en un ade­lan­to elec­to­ral.

/ MASSIMILIA­NO MINOCRI

Mi­les de per­so­nas se ma­ni­fies­tan ayer por las ca­lles de Barcelona con mo­ti­vo de la Dia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.