Fu­tu­ro de to­dos

El Periódico Aragón - - Opinión - FRAN Osam­be­la Navarro*

Va­mos co­mo mo­tos. Que­man­do eta­pas una tras otra sin ape­nas tiem­po pa­ra sa­car­les el ju­go, ca­so de que lo ten­gan. Del bi­par­ti­dis­mo al­ter­nan­te pa­sa­mos a una pro­me­te­do­ra era (que en reali­dad du­ró unos diez mi­nu­tos, más o me­nos) de par­ti­dos au­to­de­no­mi­na­dos trans­ver­sa­les, que al fi­nal no fue otra co­sa que una aper­tu­ra a nue­vos mer­ca­dos flexibles de vo­to más que a un es­ce­na­rio po­si­deo­ló­gi­co. Y de ahí sal­ta­mos a los par­ti­dos atra­pa­to­do, una es­pe­cia­li­dad que se cen­tra en las emo­cio­nes más que de los pro­gra­mas, bus­can­do clien­tes en­tre los in­sa­tis­fe­chos, sin más. A ve­ces agi­tan­do col­me­nas pe­li­gro­sa­men­te. No so­mos una ex­cep­ción. Eu­ro­pa tam­bién re­tro­ce­de en su idea de cons­truc­ción de un pro­yec­to co­mún. Van ga­nan­do voz y es­ca­ños las pro­pues­tas que me­jor ren­ta­bi­li­zan el des­con­cier­to. Pun­to. In­clu­so anun­cia su re­ti­ra­da, na­da triun­fal por cier­to. Pa­re­ce que se mar­cha una úni­ca­men­te una fun­cio­na­ria en edad de ju­bi­la­ción. Des­pués de to­do, qui­zá no ha­ya si­do más que eso.

Aun así, en Es­pa­ña, por en­ci­ma de dis­cur­sos des­afo­ra­da­men­te triun­fa­lis­tas o apo­ca­líp­ti­cos, se­gún to­que, la prag­má­ti­ca de los da­tos di­ce ma­cha­co­na­men­te lo mis­mo. La ta­sa de de­sem­pleo de la Eu­ro­zo­na se man­tie­ne es­ta-

Un mi­llón y me­dio de nue­vos vo­tan­tes se in­cor­po­ra­rán al cen­so de las pró­xi­mas ge­ne­ra­les

ble en un 8,1% (6,7% en el to­tal de la UE), mien­tras en nues­tro país es del 19%, el se­gun­do más al­to, se­gún Eu­ros­tat, el 14,55% se­gún la EPA, y los sa­la­rios si­guen en re­ce­sión. Des­de el 2008 el des­plo­me de nues­tra ren­ta sa­la­rial es de 9.500 mi­llo­nes de eu­ros, una caí­da del 2%, mien­tras que en el en­torno los suel­dos han cre­ci­do el 19% en la Eu­ro­zo­na (18% en el con­jun­to de la UE).

Ni si­quie­ra po­de­mos de­cir que va­mos en una bue­na di­rec­ción: no so­lo nues­tra eco­no­mía ha per­di­do fuer­za en ac­ti­vi­da­des con ma­yor va­lor aña­di­do, co­mo la in­dus­tria, en fa­vor de otras me­nos pro­duc­ti­vas co­mo el sec­tor ser­vi­cios, sino que tam­bién es­ta­mos a la co­la en lo re­fe­ren­te a per­so­nas em­plea­das con es­tu­dios su­pe­rio­res, un 79,4% fren­te al 84% de la UE, se­gún el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos. Ob­via­men­te, la peor par­te es pa­ra mu­je­res y jó­ve­nes. El de­sem­pleo de me­no­res de 25 años era del 24% en el 2008. Es­te ve­rano lle­gó al 33%. Si siem­pre se con­si­de­ró que los jó­ve­nes se in­tere­san po­co por la po­lí­ti­ca, des­de el 2014 se ob­ser­vó que la ten­den­cia gi­ra­ba ra­di­cal­men­te. Un mi­llón y me­dio de nue­vos vo­tan­tes pue­den in­cor­po­rar­se al cen­so de las pró­xi­mas ge­ne­ra­les. Al­guien ten­drá que ha­blar­les con pla­nes y he­chos. En jue­go es­tá el fu­tu­ro... de to­dos. *Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.