¿Cri­sis en el 2019?

El Periódico Aragón - - Opinión -

Hay al­gu­nos ex­per­tos que va­ti­ci­nan una nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca eu­ro­pea, y por lo tan­to mun­dial, más du­ra que la an­te­rior pa­ra el 2019, los in­di­ca­do­res son cla­ros. En ene­ro del pró­xi­mo año el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo de­ja­rá de com­prar deu­da, de los paí­ses por lo tan­to Es­pa­ña ten­drá pro­ble­mas pa­ra fi­nan­ciar­se.

El BCE nun­ca ha da­do di­ne­ro di­rec­ta­men­te a los es­ta­dos, que es co­mo de­be­ría de ha­cer­se, el BCE pres­ta gra­tis al ce­ro por cien­to a los ban­cos que dan cré­di­to a los es­ta­dos, pa­ra fi­nan­ciar pen­sio­nes, ser­vi­cios so­cia­les, obras, pa­gar fun­cio­na­rios y un lar­go et­cé­te­ra, eso sí los ban­cos no pres­tan el di­ne­ro al es­ta­do al ce­ro por cien­to, sino al tan­to por cien­to de in­te­rés que les la ga­na.

Se­gún al­gu­nos pres­ti­gio­sos eco­no­mis­tas si el BCE pres­ta­ra el di­ne­ro di­rec­ta­men­te a los es­ta­dos, Es­pa­ña ten­dría una deu­da del 14 por cien­to del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) que se po­dría li­qui­dar fá­cil­men­te, si em­bar­go Es­pa­ña tie­ne una deu­da pú­bli­ca que su­pera el 100 por 100 del PIB.

Es­pa­ña de­di­ca el diez por cien­to de su pre­su­pues­to so­lo a pa­gar los in­tere­ses de la deu­da. In­clu­so nos obli­ga­ron a cam­biar un ar­tícu­lo de lo cons­ti­tu­ción pa­ra an­te­po­ner el pa­go de la deu­da so­bre cual­quier otro gas­to. Pe­ro lo peor de to­do es que el pro­ble­ma BCE se nu­tre de di­ne­ro que po­nen los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea.

El ver­da­de­ro asun­to es que vi­vi­mos en un sis­te­ma mal he­cho des­de el prin­ci­pio. Es­pa­ña lo per­dió to­do cuan­do en­tró en el eu­ro, en­ton­ces co­me­ti­mos el ma­yor error de la his­to­ria, en­tre­gar a Eu­ro­pa la má­qui­na de ha­cer bi­lle­tes, he­mos per­di­do so­be­ra­nía.

Aho­ra hay una co­sa que se lla­ma co­mi­sión eu­ro­pea, que son gen­te que na­die ha ele­gi­do vo­tan­do, per­so­nas nór­di­cas, ale­ma­na­su ho­lan­de­sas, que no sa­ben na­da de Es­pa­ña, ni si­quie­ra dón­de es­tá, pe­ro sí que in­flu­yen, y mu­cho, so­bre nues­tras cuen­tas y ha­cen y des­ha­cen a su an­to­jo apli­can­do téc­ni­cas de mie­do a una po­si­ble in­ter­ven­ción de nues­tro país y sino que se lo pre­gun­ten a los ita­lia­nos que di­rec­ta­men­te les han tum­ba­do el pre­su­pues­to.

Eso sí, cuan­do se tra­ta de un país co­mo Ale­ma­nia es otra co­sa. Cuan­do ocu­rrió la reu­ni­fi­ca­ción ale­ma­na ese país se en­deu­dó bas­tan­te y na­die di­jo na­da, de he­cho Ale­ma­nia aún de­be di­ne­ro por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y aun­que no fue­ra así con lo que hi­zo de­be­ría per­ma­ne­cer ca­lla­da y no dar lec­cio­nes a na­die que ya tu­vi­mos bas­tan­te.

Es­to es lo que hay, bien­ve­ni­dos al club de la glo­ba­li­za­ción. Agus­tín San­cho Cu­be­ro Pedrola (Za­ra­go­za)l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.