Jus­ti­cia hi­po­te­ca­da

El Periódico Aragón - - Opinión -

En el frau­de del Im­pues­to de Ac­tos Ju­rí­di­cos Do­cu­men­ta­dos exis­ten dos an­ta­go­nis­tas y un ac­tor so­cial.

El pri­mer an­ta­go­nis­ta es el gran­de, el po­de­ro­so, el em­bau­ca­dor: la ban­ca. El otro, el pe­que­ño, el dé­bil, el es­ta­fa­do: las fa­mi­lias. Y el ac­tor: la Jus­ti­cia que de­be ser in­de­pen­dien­te y no ses­gar la ba­lan­za. El pleno del Su­pre­mo -pa­ra no da­ñar más su cre­di­bi­li­dad- de­be­rá apli­car la jus­ti­cia con im­par­cia­li­dad, de­jan­do a un la­do otras con­si­de­ra­cio­nes. Y si des­de 1995, la ban­ca abu­san­do de su po­si­ción de po­der obli­gó al dé­bil a pa­gar es­te tri­bu­to, no se en­ten­de­ría que quien de­be­ría ha­ber ve­la­do por el cum­pli­mien­to de la ley y no lo hi­zo, se pu­sie­ra de per­fil pa­ra sa­tis­fa­cer al es­ta­fa­dor –co­mo en el ca­so de las cláu­su­las sue­lo–.

Si exis­tió una cláu­su­la abu­si­va, es nu­la de pleno de­re­cho y, por tan­to, no hay pres­crip­ción que val­ga. Miguel Fer­nán­dez-Palacios Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.