Ban­de­ras

El Periódico Aragón - - Opinión -

Emilio J. Martín Es­cu­de­ro Pina de Ebro (Za­ra­go­za) No se los de­más, pe­ro los que na­ci­mos «en la Es­pa­ña ex­te­rior», sin es­tar vin­cu­la­dos al ejér­ci­to, co­mo fue en el pro­tec­to­ra­do de Ma­rrue­cos, sen­ti­mos la Pa­tria y la Ban­de­ra, co­mo al­go a de­fen­der, de lo que pre­su­mir, da­do que no te­ne­mos re­gión, pro­vin­cia o pue­blo pe­nin­su­lar, o in­su­lar, que aban­de­rar.

Y es que exis­te mu­cha con­fu­sión cuan­do di­ces que eres ma­rro­quí de na­ci­mien­to: «¿mo­ro?», es lo pri­me­ro que te pre­gun­tan. Sue­lo con­tes­tar que mo­ro no, pe­ro que soy ma­rro­quí vién­do­me en la ne­ce­si­dad de ilus­trar al que pre­gun­ta so­bre la ge­nea­lo­gía es­pa­ño­la de mis pa­dres. Si ade­más tu vi­da per­so­nal y la­bo­ral te lle­vó por Ceu­ta y el Sáha­ra, la que ven­die­ron por lo an­te­rior­men­te di­cho: po­lí­ti­ca y ne­go­cios pri­va­dos so­la­pa­dos, so­lo te que­da en el fon­do de tu ser apá­tri­da sen­tir­te tan pa­trio­ta y es­pa­ñol co­mo lo son con sus paí­ses esos fo­ro­fos y ju­ga­do­res de fútbol in­gle­ses, fran­ce­ses, ale­ma­nes, ita­lia­nos... ya sean «de pu­ra ra­za», o inmigrantes de pri­me­ra, se­gun­da o quin­ta ge­ne­ra­ción, cuan­do can­tan des­ga­ñi­tán­do­se, y emo­cio­na­dos, su lo­lo­lo co­rres­pon­dien­te, con la mano en el co­ra­zón al oír su himno y ver on­dear su ban­de­ra, o a los in­cul­tos yan­quis en cual­quier com­pe­ti­ción...

¿Aver­gon­zar­se de tu ban­de­ra o de tu himno...?

Aun­que es­té de mo­da es amo­ral, una trai­ción y an­tes me lim­pio lo que sea en­ci­ma de Da­ni Ma­teo, Val­tònyc y en to­da la ca­ter­va de mo­der­nos que no se atre­ven a ha­cer­lo en una ban­de­ra ar­co iris, es­te­la­da o del daesh...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.