Si­nies­tro en el West Point ju­di­cial

El Periódico Aragón - - Portada - Zar­za­le­jos

La Sa­la Ter­ce­ra del Su­pre­mo, o de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo, es la más nu­me­ro­sa de las cin­co del al­to tri­bu­nal (34 ma­gis­tra­dos) y tam­bién en la que los to­ga­dos que a ella ac­ce­den dis­po­nen de una especial cua­li­fi­ca­ción con­tras­ta­da en una opo­si­ción adi­cio­nal a la pro­pia de la ju­di­ca­tu­ra. Son «es­pe­cia­lis­tas», fren­te los «ge­ne­ra­lis­tas» que desem­pe­ñan su fun­ción en el área pe­nal y ci­vil. De ahí que se con­si­de­ren ma­gis­tra­dos de West Point en evo­ca­ción a los mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos que se for­man en esa año­sa y le­gen­da­ria aca­de­mia es­ta­dou­ni­den­se que se re­mon­ta a prin­ci­pios del si­glo XIX. Con­for­man, en de­fi­ni­ti­va, una suer­te de aris­to­cra­cia de la ju­di­ca­tu­ra.

La Sa­la Ter­ce­ra ha su­mi­nis­tra­do va­rios pre­si­den­tes del Tri­bu­nal Su­pre­mo y del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial –es el ca­so del ac­tual– y es de la que sal­drá, se­gu­ra­men­te, el ma­gis­tra­do – más pro­ba­ble se­rá ma­gis­tra­da– su­ce­sor o su­ce­so­ra de

cu­yo man­da­to no de­be­ría pro­lon­gar­se ni un día más de su ven­ci­mien­to, el 4 de di­ciem­bre. Co­mo se ha re­pe­ti­do por ac­ti­va y por pa­si­va, él y el pre­si­den­te de la sa­la, son res­pon­sa­bles de una pé­si­ma ges­tión de la sen­ten­cia de las hi­po­te­cas por­que am­bos jus­ti­fi­ca­ron en ra­zo­nes eco­nó­mi­cas (no legales o ju­ris­dic­cio­na­les) la re­vi­sión de la re­so­lu­ción de 16 de oc­tu­bre que

Carlos Les­mes, Luis Díez-Pi­ca­zo,

li­be­ra­ba al pres­ta­ta­rio de pa­gar el im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos en la for­ma­li­za­ción de las hi­po­te­cas, en­do­sán­do­le la obli­ga­ción a la en­ti­dad fi­nan­cie­ra co­rres­pon­dien­te.

Ya se ha di­cho que es­te gi­ro ju­ris­pru­den­cial de­bió de­ba­tir­se en pleno y no en una sec­ción in­te­gra­da por seis ma­gis­tra­dos, y que tal de­ba­te de­bió ha­cer­se en el mo­men­to pro­ce­sal opor­tuno y no a pos­te­rio­ri co­mo se pro­du­jo en las pe­no­sas se­sio­nes ple­na­rias de la Sa­la Ter­ce­ra del mar­tes y el miér­co­les pa­sa­do.

Im­par­cia­li­dad al­te­ra­da

El la­men­to de la ca­rre­ra ju­di­cial y fis­cal en ge­ne­ral por el es­pec­tácu­lo de ajus­te de cuen­tas en­tre los ma­gis­tra­dos de lo con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo del Su­pre­mo –por­que sub­te­rrá­nea­men­te eso era tam­bién lo que se ven­ti­la­ba en el ple­na­rio– obli­ga a reite­rar la te­sis de que cuan­do el vue­lo de las to­gas se man­cha con el pol­vo del ca­mino, co­mo desea­ba pa­ra los fis­ca­les

en el 2006 (es de­cir, se atien­de a ra­zo­nes ex­tra­ñas a la im­par­ti­ción de la jus­ti­cia), se al­te­ra la im­par­cia­li­dad en la rec­ta in­ter­pre­ta­ción de las nor­mas con una ne­ga­ti­va de­pen­den­cia de los con­tex­tos so­cia­les y eco­nó­mi­cos.

Al mar­gen de la so­lu­ción –un tan­to opor­tu­nis­ta pe­ro po­lí­ti­ca­men­te há­bil– que el Go­bierno ha da­do a la si­tua­ción (un de­cre­to ley por el que la ban­ca se ha­rá car­go des­de el lu­nes del im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos, aun­que no po­drá de­du­cír­se­lo, lo que ade­lan­ta un nue­vo lío po­lí­ti­co y ju­di­cial), es­te epi­so­dio, uni­do a otros re­cien­tes, plan­tea

Cán­di­do Con­de-Pum­pi­do

una cues­tión de esen­cial im­por­tan­cia: la ero­sión de la con­fian­za en la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia en Es­pa­ña cuan­do, ade­más, es­ta­mos al bor­de del ini­cio de un jui­cio oral –el del pro­ce­so so­be­ra­nis­ta– de im­por­tan­cia ca­pi­tal pa­ra el Es­ta­do en su con­jun­to.

Una vis­ta oral co­mo fa­se úl­ti­ma de un pro­ce­di­mien­to pe­nal que dis­po­ne, ade­más, de una gran re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal y que ha sus­ci­ta­do un vi­vo de­ba­te tan­to ju­rí­di­co co­mo po­lí­ti­co. El si­nies­tro gra­ví­si­mo del West Point ju­di­cial –es de­cir, de la sa­la que es­pe­cia­li­za­da­men­te se pro­nun­cia so­bre asun­tos que cues­tio­nan las de­ci­sio­nes de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y del Go­bierno co­mo tal– no ten­dría que con­ta­giar la cre­di­bi­li­dad de otras –co­mo, por ejem­plo, la Sa­la Se­gun­da–, pe­ro es inevi­ta­ble que así su­ce­da, so­bre to­do si quie­nes de­bie­ran es­ta­ble­cer cor­ta­fue­gos ejer­cen de pi­ró­ma­nos.

Una co­sa es la in­tros­pec­ción au­to­crí­ti­ca que de­be rea­li­zar la Sa­la Ter­ce­ra del Su­pre­mo y sus res­pon­sa­bles y otra muy di­fe­ren­te es ins­tru­men­ta­li­zar es­te epi­so­dio pa­ra de­cla­rar en rui­na el Es­ta­do de de­re­cho y fa­lli­do su sis­te­ma de ga­ran­tías ju­ris­dic­cio­na­les. Co­mo ca­si siem­pre, Po­de­mos jue­ga el do­ble pa­pel de par­ti­do con­ven­cio­nal en el Con­gre­so y an­ti­sis­te­ma en la ca­lle. Su con­vo­ca­to­ria de mo­vi­li­za­ción an­te la se­de del tri­bu­nal secunda el opor­tu­nis­mo de en el pleno del Par­la­ment del pa­sa­do miér­co­les.

El di­ri­gen­te in­de­pen­den­tis­ta no so­lo de­nos­tó de

sino que apro­ve­chó la oca­sión pa­ra se­guir de­ni­gran­do al

Quim To­rra Pe­dro Sán­chez,

Es­ta­do. Bien es cier­to que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no ne­ce­si­ta ex­cu­sas pa­ra ese ti­po de so­fla­mas, pe­ro a la pos­tre de­mues­tra que se com­por­ta con el opor­tu­nis­mo del dé­bil, en tan­to los po­de­res del Es­ta­do co­men­te los erro­res pro­pios del po­de­ro­so.

No hay soluciones fá­ci­les a pro­ble­mas com­ple­jos, pe­ro se an­to­ja que pa­ra brin­car so­bre el pé­si­mo es­pec­tácu­lo de la Sa­la Ter­ce­ra del Su­pre­mo y lo­grar que el jui­cio del pro­ce­so so­be­ra­nis­ta (que po­dría co­men­zar en ene­ro) se desa­rro­lle en un con­tex­to ju­di­cial dis­tin­to re­sul­ta­ría im­pres­cin­di­ble que se pro­du­je­ra la más rá­pi­da re­no­va­ción del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial y la de­sig­na­ción por es­te or­ga­nis­mo de su nue­vo pre­si­den­te o pre­si­den­ta que lo es tam­bién del Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Y que esos nom­bra­mien­tos re­ca­ye­sen so­bre per­so­na­li­da­des con tra­yec­to­rias res­pe­ta­bles y res­pe­ta­das, sin som­bra de du­da, pro­fe­sio­na­les del de­re­cho que re­se­teen es­tos úl­ti­mos me­ses pre­si­di­dos por Les­mes y que ga­ran­ti­cen una po­lí­ti­ca ju­di­cial im­pe­ca­ble ba­jo la que se lleve a ca­bo el en­jui­cia­mien­to de los po­lí­ti­cos y lí­de­res so­cia­les ca­ta­la­nes pro­ce­sa­dos por los he­chos que la fis­ca­lía y la Abo­ga­cía del Es­ta­do les impu­tan. Es­te nue­vo CGPJ de­be­ría, ade­más, reivin­di­car con da­tos ob­je­ti­vos có­mo la jus­ti­cia es­pa­ño­la es­tá por de­ba­jo de la me­dia en re­vo­ca­cio­nes de sus sen­ten­cia en el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos de Es­tras­bur­go, que ha ati­za­do va­ra­pa­los su­pe­rio­res, en can­ti­dad y ca­li­dad, a paí­ses co­mo Fran­cia, Ale­ma­nia, Bél­gi­ca y el Reino Uni­do.

JO­SE ANTONIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.