La pri­me­ra paz cum­ple un si­glo

La Gran Gue­rra con­so­li­dó el au­ge de EEUU y el de­cli­ve de las po­ten­cias co­lo­nia­les co­mo Fran­cia La hu­mi­lla­ción de Ale­ma­nia en el tra­ta­do de Ver­sa­lles in­cu­bó la ser­pien­te na­zi que cau­sa­ría te­rror

El Periódico Aragón - - Internacional - AL­BERT GA­RRI­DO epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com BAR­CE­LO­NA SEN­TI­MIEN­TO DE PÉR­DI­DA

Las ar­mas ca­lla­ron el 11 de no­viem­bre de 1918, en una Eu­ro­pa de­vas­ta­da por cua­tro años de gue­rra, la Gran Gue­rra la lla­ma­ron, y qui­zá 20 mi­llo­nes de muer­tos. Las me­tró­po­lis co­lo­nia­les –el Reino Uni­do y Fran­cia– sa­lie­ron muy da­ña­das del es­fuer­zo bé­li­co y Es­ta­dos Uni­dos con­fir­mó su con­di­ción de gran po­ten­cia, de­ter­mi­nan­te en el desen­la­ce de la con­tien­da. Los ven­ce­do­res pre­ten­die­ron que so­bre las rui­nas del Se­gun­do Reich na­cie­ra una re­pú­bli­ca ba­jo con­trol –la lla­ma­da de Wei­mar–, des­ar­ma­da y con­de­na­da a afron­tar las re­pa­ra­cio­nes de gue­rra, pe­ro so­me­ti­da a ten­sio­nes so­cia­les y con la ame­na­za in­ter­na de un na­cio­na­lis­mo so­li­vian­ta­do por los re­qui­si­tos de la paz de Ver­sa­lles.

Aus­tria-Hun­gría se des­va­ne­ció con el fi­nal de la gue­rra y el Im­pe­rio oto­mano si­guió la mis­ma suer­te, frag­men­ta­do y re­par­ti­do en­tre fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos. La re­vo­lu­ción bol­che­vi­que se afian­zó en Ru­sia, con­ver­ti­da en el gran ex­pe­ri­men­to so­cial de la épo­ca. Ita­lia se sin­tió de­frau­da­da con las ga­nan­cias po­lí­ti­cas de su per­te­nen­cia al ban­do ven­ce­dor. Al otro la­do del mun­do, Ja­pón re­afir­mó su na­cio­na­lis­mo agre­si­vo. Al mis­mo tiem­po, de las ce­ni­zas de la ma­tan­za na­cie­ron es­ta­dos nue­vos –Che­cos­lo­va­quia, Po­lo­nia y Yu­gos­la­via; po­co des­pués Es­to­nia, Le­to­nia y Li­tua­niay otros so­bre­vi­vie­ron, re­du­ci­dos a su más mí­ni­ma ex­pre­sión – Aus­tria y Hun­gría–, ves­ti­gios de un pa­sa­do bo­rra­do del ma­pa en cua­tro años. «El mo­ti­vo de la paz era la li­be­ra­ción na­cio­nal –es­cri­be el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Adam Too­ze–.En Eu­ro­pa cen­tral ello su­po­nía que la paz se hi­cie­ra a ex­pen­sas de las po­ten­cias que an­te­rior­men­te ha­bían po­seí­do es­tos te­rri­to­rios».

Lo cier­to / es que la des­mem­bra­ción de dos im­pe­rios y las ta­reas de re­cons­truc­ción obra­ron en una mis­ma di­rec­ción, acor­de con los cálcu­los he­chos por el pre­si­den- del im­pe­rio y Es­ta­dos Uni­dos, en con­so­li­dar su con­di­ción de po­ten­cia in­elu­di­ble. Fren­te a la idea de una paz sin ven­ce­dor, se con­sa­gró de fac­to otra con tres ven­ce­do­res no siem­pre de acuer­do y tres de­rro­ta­dos, Ale­ma­nia, Aus­tria-Hun­gría y el sul­ta­na­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.