¿Quién es el (más) fas­cis­ta?

El Periódico Aragón - - Opinión - JO­SÉ LUIS Tra­so­ba­res

La de­ten­ción de Gar­cía Ju­liá, uno de los fas­cis­tas que par­ti­ci­pa­ron en la ma­tan­za de Atocha en enero del 77, coin­ci­de con un tre­men­do ri­fi­rra­fe so­bre quién es o de­ja de ser fas­cis­ta en la España de hoy. Por­que aho­ra, a des­pe­cho de la tran­qui­li­dad que rei­na en las ca­lles (sal­vo in­ci­den­tes ais­la­dos y sin víc­ti­mas mor­ta­les), exis­te una es­pe­cie de an­gus­tia ge­ne­ra­li­za­da, de ri­ña sin cuartel que se desen­vuel­ve a gri­tos en in­ter­net y ame­na­za con des­bor­dar­nos a to­dos. Ya con­té que la pri­me­ra Tran­si­ción se lle­vo a ca­bo a lo lar­go de un lus­tro (lar­go), du­ran­te el cual la vio­len­cia po­lí­ti­ca y el te­rro­ris­mo se lle­va­ron por de­lan­te más de seis­cien­tas vi­das. No es esa la ac­tual si­tua­ción, ni mu­cho me­nos tie­ne que ver con la exis­ten­te en los años Trein­ta. Sin em­bar­go des­de las re­des trolls y bots pro­cla­ma que sí, que es­to es co­mo aque­llo... ¡o peor!

Hay una pul­sión agre­si­va que for­ma par­te de la po­la­ri­za­ción de los plan­tea­mien­tos ideo­ló­gi­cos y po­lí­ti­cos, y so­bre to­do de la nue­va mi­to­lo­gía na­cio­na­lis­ta (en España cen­trí­fu­ga o cen­trí­pe­ta, que tan­to da). Esa ten­den­cia, pe­li­gro­sa, es so­bre to­do re­tó­ri­ca, pe­ro gru­pos muy mi­no­ri­ta­rios la quie­ren in­cor­po­rar a la co­reo­gra­fía fí­si­ca de sus de­mos­tra­cio­nes ca­lle­je­ras. Y de la mis­ma ma­ne­ra que a fi­na­les de los Se­ten­ta la ex­tre­ma de­re­cha tar­do­fran­quis­ta com­par­tió la es­tra­te­gia de la ten­sión con ETA o el Gra­po (fue­ra lo que fue­se esa os­cu­ra or­ga­ni­za­ción), en es­tos mo­men­tos se va pre­fi­gu­ran­do un es­ce­na­rio de con­fron­ta­ción en el que los CDR se­ce­sio­nis­tas o las ban­das del Blo­que Ne­gro se lan­zan a pro­vo­ca­cio­nes abier­tas (e in­sen­sa­tas), mien­tras un partido le­gal y en au­ge co­mo Vox in­ten­si­fi­ca su pro­se­li­tis­mo en­tre las fuer­zas del or­den, Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil, me­dian­te blogs y gru­pos de what­sapp don­de cir­cu­la un dis­cur­so del odio in­di­si­mu­la­ble.

Si nos ate­ne­mos a la teo­ría, aho­ra no exis­te un fas­cis­mo co­mo el del si­glo XX. De mo­men­to. Lo que hay es una ex­tre­ma iz­quier­da in­fan­til y gro­tes­ca que quie­re bron­ca... y una ex­tre­ma de­re­cha mu­cho más or­ga­ni­za­da, glo­ba­li­za­da y ame­na­za­do­ra que gana te­rreno... en las ur­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.