Par­ti­do­cra­cia ‘ver­sus’ de­mo­cra­cia

El afán de con­tro­lar to­do trae con­si­go la ero­sión de la di­vi­sión de po­de­res

El Periódico Aragón - - Opinión - CÁN­DI­DO Mar­que­sán*

Que nues­tra de­mo­cra­cia es­tá en­fer­ma es evi­den­te. En­tre los que más han contribuido a es­ta si­tua­ción es­tán los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Es­tos son cla­ve en una de­mo­cra­cia. Por ello, nues­tra Cons­ti­tu­ción los re­co­no­ce ex­pre­sa­men­te. Ni si­quie­ra, en la Cons­ti­tu­ción de la II Re­pú­bli­ca de 1931 hay una re­fe­ren­cia tan cla­ra a ellos, ya que en su ar­tícu­lo 62 de la Dipu­tación Per­ma­nen­te de Cor­tes, se ha­bla de «frac­cio­nes po­lí­ti­cas». Sin em­bar­go, en el ar­tícu­lo 6º de nues­tra ac­tual Cons­ti­tu­ción, y por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal, se ha­ce un re­co­no­ci­mien­to cla­ro. «Los par­ti­dos po­lí­ti­cos ex­pre­san el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co… son ins­tru­men­to fun­da­men­tal pa­ra la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca. Su crea­ción y el ejer­ci­cio de su ac­ti­vi­dad son li­bres den­tro del res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción y a la Ley. Su es­truc­tu­ra in­ter­na y fun­cio­na­mien­to de­be­rán ser de­mo­crá­ti­cos».

Un re­co­no­ci­mien­to tan ex­plí­ci­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y de su pro­ta­go­nis­mo se ex­pli­ca por el con­tex­to in­ter­na­cio­nal. Tras la II Gue­rra Mun­dial se cons­ti­tu­cio­na­li­za­rán, co­mo en la Cons­ti­tu­ción ita­lia­na de 1947, la Ley Fun­da­men­tal de Bonn de 1949 o la fran­ce­sa de 1948. Mas, tam­bién los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas es­pa­ño­les le die­ron un pa­pel re­le­van­te, vis­to el des­pres­ti­gio que ve­nía de la dic­ta­du­ra. Tras ha­ber si­do prohi­bi­dos, per­se­gui­dos y cas­ti­ga­dos, aho­ra ha­bía que ha­cer­les jus­ti­cia.

Ade­más es­tán ge­ne­ro­sa­men­te fi­nan­cia­dos con re­cur­sos pú­bli­cos, cu­yo gasto es­tá po­co con­tro­la­do por un or­ga­nis­mo im­par­cial; dis­po­nen de tiem­po re­gu­la­do en los me­dios pú­bli­cos; el sis­te­ma elec­to­ral les da un con­trol prác­ti­ca­men­te ab­so­lu­to en la se­lec­ción de los can­di­da­tos; los elec­to­res no pue­den ex­pre­sar sus pre­fe­ren­cias por can­di­da­tos in­di­vi­dua­les a tra­vés del vo­to; al­re­de­dor de unos 2.000 po­lí­ti­cos, en­tre se­na­do­res, dipu­tados na­cio­na­les o au­to­nó­mi­cos, son afo­ra­dos.

El po­der de los par­ti­dos e ins­ti­tu­cio­nal es­tá muy con­cen­tra­do, ya que una mis­ma per­so­na pue­de ser a la vez lí­der del partido, je­fe del gru­po par­la­men­ta­rio y pre­si­den­te del Go­bierno. Las cam­pa­ñas elec­to­res se cen­tran en los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia del Go­bierno, sin que los elec­to­res en mu­chas oca­sio­nes co­noz­can el ca­be­za de lis­ta en su cir­cuns­crip­ción. La elec­ción de los can­di­da­tos es pri­vi­le­gio de los lí­de­res del partido. Az­nar alar­dea­ba que los nom­bres de los can­di­da­tos los te­nía en una li­bre­ta azul; o Al­fon­so Gue­rra «el que se mue­va no sa­le en la foto». Al­go se ha co­rre­gi­do con las pri­ma­rias.

Una vez ele­gi­dos en lis­tas ce­rra­das, las de­ci­sio­nes en el partido y en el gru­po par­la­men­ta­rio son ver­ti­ca­les. Los par­la­men­ta­rios tie­nen una au­to­no­mía muy li­mi­ta­da. Un ex­dipu­tado del PP, Jesús Ló­pez-Me-

Los par­ti­dos po­lí­ti­cos son las ins­ti­tu­cio­nes me­nos va­lo­ra­das

del, di­jo que un día, al sa­lir del he­mi­ci­clo, el por­ta­voz del gru­po, le co­gió del bra­zo y le ad­vir­tió: «Jesús, aplau­des po­co». Tal ac­ti­tud con­tras­ta con la ma­yo­ría de los par­la­men­ta­rios, que de­ben obe­de­cer a ra­ja­ta­bla las ór­de­nes: aplau­dir va­rias ve­ces el dis­cur­so de su lí­der e in­te­rrum­pir con gri­tos o in­sul­tos el de los con­tra­rios.

Lle­ga la for­ma­ción del Go­bierno. La se­lec­ción de los mi­nis­tros es al­go ex­clu­si­vo del pre­si­den­te. Lo que su­po­ne una su­bor­di­na­ción to­tal, que me­dia­ti­za su au­to­no­mía en su la­bor mi­nis­te­rial. La al­ta con­cen­tra­ción del po­der su­po­ne una per­so­na­li­za­ción de la po­lí­ti­ca. La de­no­mi­na­ción de «pre­si­den­te» de Go­bierno es ex­tra­ño en otras de­mo­cra­cias, don­de el je­fe del Eje­cu­ti­vo se lla­ma pri­mer mi­nis­tro, que im­pli­ca un Go­bierno co­le­gia­do. Tal per­so­na­li­za­ción ha su­pues­to ha­blar de sua­ris­mo, fe­li­pis- mo, az­na­ris­mo, za­pa­te­ris­mo, ma­ria­nis­mo…

La par­ti­do­cra­cia, el afán de con­tro­lar to­do, trae con­si­go la ero­sión de la di­vi­sión de po­de­res. Lo aca­ba­mos de cons­ta­tar con los nom­bra­mien­tos de los jue­ces pa­ra el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial. El mer­ca­deo de los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra nom­brar «sus jue­ces» pa­ra los ór­ga­nos su­pe­rio­res de la Jus­ti­cia fun­cio­na co­mo una com­pra­ven­ta de ga­na­do, se­gún pa­la­bras de Fran­cis­co Ru­bio Llo­ren­te, ex­vi­ce­pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. El Gru­po de Es­ta­dos con­tra la Co­rrup­ción (Gre­co) en di­ver­sas oca­sio­nes, la úl­ti­ma el in­for­me de 2018, ha re­pren­di­do a los di­fe­ren­tes go­bier­nos y re­co­men­da­do cri­te­rios ob­je­ti­vos pa­ra los nom­bra­mien­tos de los al­tos car­gos de jus­ti­cia.

LO MIS­MO ocu­rre por el partido go­ber­nan­te a la ho­ra de nom­brar a los miem­bros de or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res, in­clui­dos el Ban­co de España, TVE, el Con­se­jo de Es­ta­do… To­dos es­tos con­tro­les de las ins­ti­tu­cio­nes son di­ri­gi­dos por los par­ti­dos con gran­des re­cur­sos fi­nan­cie­ros y ad­mi­nis­tra­ti­vos, pe­ro con muy po­cos mi­li­tan­tes, la ma­yo­ría de los cua­les son, han si­do o es­pe­ran ser car­gos pú­bli­cos. La mi­li­tan­cia es muy ba­ja com­pa­ra­da con la de otros paí­ses.

El apa­ra­to, la bu­ro­cra­cia in­ter­na, la lu­cha por el po­der en el seno del partido y la ala­ban­za y la su­mi­sión a la cú­pu­la son in­com­pa­ti­bles con la sa­na dis­cre­pan­cia y el de­ba­te. Por ello, la re­no­va­ción de ideas y per­so­nas es di­fí­cil. Es­ta es la de­ri­va por la que ca­mi­nan los par­ti­dos. Es­ta si­tua­ción no es nue­va, ya nos la se­ña­ló Ro­bert

Mi­chels en su co­no­ci­da «ley de hie­rro de la oli­gar­quía» en 1911 en su li­bro, ba­sa­do en la di­ná­mi­ca ins­ti­tu­cio­nal de Partido So­cial­de­mó­cra­ta ale­mán (SPD), Par­ti­dos Po­lí­ti­cos. Un es­tu­dio so­cio­ló­gi­co de las ten­den­cias oli­gár­qui­cas en la de­mo­cra­cia mo­der­na.

Por ello, los par­ti­dos po­lí­ti­cos son las ins­ti­tu­cio­nes me­nos va­lo­ra­das. Y no he ha­bla­do de la co­rrup­ción, por la que al­gún partido po­dría ha­ber si­do de­cla­ra­do ile­gal.

☰ *Pro­fe­sor de ins­ti­tu­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.