Cons­ti­tu­ción y me­dio­cri­dad po­lí­ti­ca

Los po­lí­ti­cos ac­tua­les son tan dog­má­ti­cos y arro­gan­tes que se­ría im­po­si­ble ela­bo­rar una Car­ta Mag­na

El Periódico Aragón - - Opinión - JESÚS Ló­pez-Me­del*

Los más jó­ve­nes no sa­ben que du­ran­te mu­cho tiem­po, en los años 60, 70 y 80, era usual re­fe­rir­se con una fra­se he­cha a «los 40 años». Se es­ta­ba ha­cien­do alu­sión a la lar­ga y pe­sa­da lo­sa del fran­quis­mo. Aho­ra, por ac­tua­li­dad, se es­ta ha­blan­do de «40 años» re­fe­ri­dos a la Cons­ti­tu­ción cu­yos fas­tos cul­mi­nan hoy, día del re­fe­rén­dum.

La ley de le­yes fue apro­ba­da el 27 de ese mes en 1978, no sien­do pu­bli­ca­da al día si­guien­te pa­ra que no car­ga­se con el ape­lli­do del día de los Inocen­tes, tal y co­mo su­ce­dió con la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción en España en 1808 a la cual se le apo­da la Pe­pa, pues fue el 19 de mar­zo cuan­do fue pro­mul­ga­da. Es­ta Cons­ti­tu­ción, muy avan­za­da, y en los es­ca­sos pe­rio­dos de de­mo­cra­cia de es­te con­vul­so país, du­ró so­lo dos años fren­te a los 40 de la que aho­ra con­me­mo­ra­mos.

Fue un lo­gro fun­da­men­tal pa­ra la con­vi­ven­cia en li­ber­tad. Con­tó con un am­plí­si­mo acuer­do y sal­vo el PNV, que op­tó por la abs­ten­ción, hay que re­cor­dar que co­mo gru­po par­la­men­ta­rio so­lo fue ma­yo­ri­ta­rio el vo­to en con­tra de Alian­za Po­pu­lar, de­jan­do ca­si so­lo al fun­da­dor de ese partido que a su vo­to po­si­ti­vo unió una gran de­di­ca­ción en su ela­bo­ra­ción co­mo po­nen­te.

En ese partido (AP) mi­li­ta­rían

Az­nar y Ra­joy y es cu­rio­so com­pro­bar có­mo es en el ac­tual pe­dipu­tados rio­do don­de la de­re­cha se ha ra­di­ca­li­za­do más y se ase­me­ja, in­clu­so en­du­re­ci­da, al ala más de­re­chis­ta de AP. Cau­sa per­ple­ji­dad que al partido su­ce­sor (PP) se le lle­ne la boca en elo­giar la Cons­ti­tu­ción (so­lo en al­gu­nas co­sas co­mo la uni­dad de la pa­tria). Sus jó­ve­nes di­ri­gen­tes, jun­to a los de Ciu­da­da­nos, son los que se sien­ten in­có­mo­dos cuan­do, 43 años tras su muer­te, se ha­bla del dic­ta­dor, no vo­tan­do en las ini­cia­ti­vas co­mo la sa­li­da del ca­dá­ver del Va­lle de los Caí­dos.

La Cons­ti­tu­ción fue un in­du­da­ble lo­gro de­mo­crá­ti­co y so­lo fue po­si­ble por la ca­li­dad hu­ma­na y res­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes par­ti­ci­pa­ron en ese mo­men­to his­tó­ri­co ha­ce al­go más de cua­tro dé­ca­das.

DE AHÍ que sur­ga la pre­gun­ta si­guien­te: ¿Ha­bría si­do po­si­ble la Cons­ti­tu­ción de con­sen­so con los per­so­na­jes que ha­bi­tan hoy el es­ce­na­rio po­lí­ti­co? O tam­bién: ¿Se­ría po­si­ble hoy una reforma que no se li­mi­te a su­pri­mir afo­ra­mien­tos o de­ta­lles muy con­cre­tos? La res­pues­ta es, in­du­da­ble­men­te, no. Nues­tra cla­se po­lí­ti­ca ac­tual se­ría in­ca­paz de ela­bo­rar una Cons­ti­tu­ción de am­plí­si­mo con­sen­so que pu­die­se ser acep­ta­da por la gran ma­yo­ría de los es­pa­ño­les. No tie­nen los ac­to­res (son ver­da­de­ra­men­te fal­sos) la ge­ne­ro­si­dad ni el pa­trio­tis­mo que tu­vie­ron quie­nes en esos años 70 del si­glo pa­sa­do hi­cie­ron po­si­ble al­go que hoy se­ría una qui­me­ra.

Son los ac­tua­les po­lí­ti­cos tan dog­má­ti­cos, po­see­do­res úni­cos de la ver­dad, tan arro­gan­tes, tan po­co ge­ne­ro­sos, tan es­ca­sa­men­te abier­tos a es­cu­char y a re­nun­ciar a al­gu­nos de sus dog­mas, que se­ría im­po­si­ble ela­bo­rar una Cons­ti­tu­ción o re­for­mar­la con una mí­ni­ma am­pli­tud.

Es un pro­ble­ma de me­dio­cri­dad, no ya so­lo de la di­ri­gen­cia sino de bue­na par­te de los que hoy ha­bi­tan el mun­do po­lí­ti­co. Ca­da vez más ca­ren­tes de sen­ti­do ins­ti­tu­cio­nal, pa­trió­ti­co, y de vi­sión de fu­tu­ro. Bue­na par­te de ellos han re­tro­ce­di­do en ideas de li­ber­tad y plu­ra­lis­mo más de 40 años.

Hoy, el cli­ma de res­pe­to y acep­ta­ción de ideas del otro es ca­da vez me­nor, al igual que la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes es más pe­no­sa. Un po­der le­gis­la­ti­vo con cli­ma ta­ber­na­rio, con una ins­ti­tu­triz al fren­te de ru­fia­nes. Un Go­bierno con 80 que le­gis­la a ba­se de de­cre­to (han he­cho bueno al re­gis­tra­dor). Un po­der ju­di­cial que bor­dea el ri­dícu­lo tan­to en el Con­se­jo Ge­ne­ral co­mo en gra­ví­si­mas de­ci­sio­nes adop­ta­das por el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Con es­tos mim­bres hu­ma­nos e ins­ti­tu­cio­na­les, que han ce­le­bra­do to­dos ellos muy so­lem­nes el 40º cum­plea­ños de la Cons­ti­tu­ción, no se­ría po­si­ble ha­ber he­cho una Cons­ti­tu­ción pa­ra to­dos ni si­quie­ra re­for­mar­la.

CON­CLU­YO CON un re­cuer­do per­so­nal. En oc­tu­bre de 1977 --jo­ven de 18 años in­tere­sa­do ya por la co­sa pú­bli­ca--, asis­tí a la pre­sen­ta­ción de Santiago Ca­rri­llo por Ma­nuel Fra­ga en la con­ser­va­do­ra y eli­tis­ta so­cie­dad po­lí­ti­ca ma­dri­le­ña del Club Si­glo XXI. Acu­do a in­ter­net pa­ra re­cor­dar una fra­se de aquel: «El diá­lo­go de­be sus­ti­tuir a los fu­si­les y los cen­tros de de­ba­te a las trin­che­ras». Hoy, que la po­lí­ti­ca es un show pa­ra los ac­to­res se­cun­da­rios, muy me­dio­cres, que se sien­ten pro­ta­go­nis­tas y pa­ra no po­cos me­dios pe­rio­dís­ti­cos en­fan­ga­dos, ce­le­brar la Cons­ti­tu­ción de­be­ría ser al­go más que pa­la­bras hue­cas.

☰ *Ex­pre­si­den­te de la Co­mi­sión De­re­chos Hu­ma­nos y De­mo­cra­cia de la OSCE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.