‘Sí, sen­yor’

El Periódico Aragón - - Opinión - RI­CARD Us­trell*

El se­ñor Fa­ce­book me re­cuer­da un via­je que hi­ce ha­ce tres años a Gre­cia cuan­do se des­bor­da­ba por la lle­ga­da ma­si­va de per­so­nas que huían prin­ci­pal­men­te de la gue­rra de sus paí­ses. La cri­sis grie­ga ocu­pa­ba bue­na par­te de los ti­tu­la­res in­ter­na­cio­na­les de la pren­sa, una ima­gen que con­tras­ta con la ca­ra de sa­tis­fac­ción que úl­ti­ma­men­te mues­tra Ale­xis Tsi­pras des­de que anun­ció que, ocho años des­pués de sus­pen­der los dic­ta­dos de los acree­do­res, aho­ra ya los aprue­ba.

Pe­ro de­trás de la son­ri­sa del Go­bierno tsi­pra­siano exis­te una cla­ra vo­lun­tad de es­con­der las con­se­cuen­cias de la pér­di­da de so­be­ra­nía po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Ac­tual­men­te, opo­ner­se a las po­lí­ti­cas de la troi­ka en Gre­cia es­tá sien­do cas­ti­ga­do con re­pre­sión. En los úl­ti­mos años se ha apro­ba­do, por ejem­plo, una le­gis­la­ción es­pe­cial que im­po­ne pe­nas de has­ta seis me­ses de pri­sión a los que in­ten­tan evi­tar un desahu­cio. Pa­ra­dó­ji­co y cu­rio­so que la iz­quier­da que go­bier­na es­té re­nun­cian­do a re­pre­sen­tar a su pro­pia cla­se tra­ba­ja­do­ra. Es co­mo si hu­bie­ran de­tec­ta­do en ella un enemi­go y pre­fi­rie­ran iden­ti­fi­car­se más con la cla­se me­dia.

HA­CE DÍAS sor­pren­dió el ar­tícu­lo que Ju­lio An­gui­ta pu­bli­ca­ba en Cuar­to po­der don­de se­ña­la­ba que hay que de­fen­der al­gu­nas me­di­das del Go­bierno ita­liano, por ser po­lí­ti­cas an­ti­neo­li­be­ra­les que desafían a la UE. Era pro­vo­ca­dor por­que son po­lí­ti­cas de par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha, pe­ro ha­bía fon­do: ha­bla­ba de es­te des­con­ten­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra con la iz­quier­da de so­fá. Era co­mo si An­gui­ta qui­sie­ra cons­ta­tar que la pre­ca­rie­dad es­tá sien­do una lu­cha aban­do­na­da en go­bier­nos co­mo el de Tsi­pras. Y aquí es don­de gana la par­ti­da la ex­tre­ma de­re­cha.

La cul­pa de la lle­ga­da de es­tos nue­vos par­ti­dos (co­mo en An­da­lu­cía ha pa­sa­do con Vox) tam­bién es de la iz­quier­da ti­quis­mi­quis. Y lo peor es que, en to­do es­te pro­ce­so, los di­ri­gen­tes de esos par­ti­dos se es­tán vol­vien­do muy blan­dos. En las no­ti­cias ya no se en­fa­dan, aho­ra son­ríen tras apro­bar los dic­ta­dos de Eu­ro­pa. Y ya no usan la iro­nía. Cuan­do cantan a Ovi­di Montllor lo to­man al pie de la le­tra. Sí, sen­yor. Re­con­tra-sí, sen­yor.H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.