La ol­vi­da­da cla­se me­dia

El Periódico Aragón - - Portada - MAR­GA­RI­TA Barbáchano*

La cla­se me­dia es­pa­ño­la ya no es me­dia. Es más bien ti­ran­do a ba­ja, por­que ca­da vez se em­po­bre­ce más y si­gue so­por­tan­do to­das las car­gas del sis­te­ma. En es­ta me­dia­nía de la po­bla­ción se en­cuen­tra el tron­co de la so­cie­dad; es de­cir la ma­yo­ría «si­len­cio­sa» que de­cía Ra­joy (aun­que pa­ra él so­lo eran los que no pro­tes­ta­ban en la ca­lle).

O sea: por arri­ba, muy arri­ba, te­ne­mos unos po­cos ri­cos ca­da vez más ri­cos que au­men­tan con ci­fras es­can­da­lo­sas e in­de­cen­tes sus in­gre­sos y be­ne­fi­cios. Por aba­jo, los po­bres o la po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te dé­bil, que pa­ra­dó­ji­ca­men­te ca­da vez es más nu­me­ro­sa por­que se en­gor­da de esa cla­se me­dia em­po­bre­ci­da a la que hay que ayu­dar a vi­vir con al­go de dig­ni­dad. Es de­cir: pa­pá Es­ta­do ten­drá que ocu­par­se de otor­gar más sub­ven­cio­nes, más ayu­das. De lo que se de­du­ce que es­te fe­nó­meno de ex­tre­mos so­cia­les es un pe­li­gro pa­ra cual­quier país, y en España una evi­den­cia. Una bom­ba de re­lo­je­ría si los par­ti­dos po­lí­ti­cos y los go­bier­nos no se dan cuen­ta y no adop­tan me­di­das pa­ra equi­li­brar la ba­lan­za. SI DES­APA­RE­CE la lla­ma­da cla­se me­dia —y va­mos ha­cia ello— so­lo ha­brá una éli­te fa­vo­re­ci­da por la for­tu­na, los po­bres de so­lem­ni­dad, más los «nue­vos po­bres» que se van crean­do y que ca­si re­sul­tan in­vi­si­bles. Co­mo di­rían los cas­ti­zos, de mo­men­to «no dan mal». Pe­ro que sin em­bar­go ya em­pie­za a no­tar­se su de­ce­ro. cep­ción y des­con­ten­to a la ho­ra de vo­tar (con­vie­ne echar un vis­ta­zo a las elec­cio­nes an­da­lu­zas): au­men­ta la abs­ten­ción o di­rec­ta­men­te de­jan de vo­tar a la iz­quier­da (PSOE y Po­de­mos) y apo­yan a Ciu­da­da­nos o in­clu­so a par­ti­dos de ul­tra­de­re­cha co­mo Vox, por­que se sien­ten ig­no­ra­dos y de­frau­da­dos.

La cla­se me­dia en España es la que pa­ga los im­pues­tos y la que has­ta aho­ra ha sos­te­ni­do el an­he­la­do es­ta­do de bie­nes­tar por­que te­nía bue­nos trabajos. Ya no. Y to­do ello sin re­ci­bir sub­ven­ción o ayu­da al­gu­na. Ni pa­ra las ma­trí­cu­las de sus hi­jos, ni pa­ra la ta­ri­fa de la luz, o del gas, ni des­cuen­tos pa­ra el trans­por­te pú­bli­co, ni ayu­das pa­ra el al­qui­ler, ni por car­gas fa­mi­lia­res cuan­do los hi­jos —por ejem­plo re­gre­san a ca­sa por­que se les ha aca­ba­do el pa­ro y no en­cuen­tran tra­ba­jo— Na­da, ¿Quién ayu­da a un au­tó­no­mo cuan­do cie­rra la per­sia­na de su em­pre­sa?

Los nue­vos po­bres tam­bién son jó­ve­nes y pre­pa­ra­dos que ga­nan suel­dos de mi­se­ria, em­pleos precarios, afron­tan al­qui­le­res im­po­si­bles, ba­jan la ci­fra de na­ta­li­dad, y se sien­ten hu­mi­lla­dos y re­sig­na­dos con sus ca­rre­ras y tí­tu­los ba­jo el bra­zo (no co­mo Ca­sa­do que no lo tie­ne) an­te ho­ri­zon­tes os­cu­ros y des­con­cer­tan­tes.

Mien­tras la de­re­cha re­cha­za el sa­la­rio mí­ni­mo de 900 eu­ros, la iz­quier­da se lle­na la boca con las mi­no­rías pa­ra ar­gu­men­tar su la­do so­cial y mo­vi­li­za­dor: mi­no­rías ét­ni­cas, mi­nus­va­lías, fe­mi­nis­mo, tran­se­xua­les y LGTBI, más ayu­das a la inmigración. Los pen­sio­nis­tas ni si­quie­ra for­man par­te de sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes. Te­mas to­dos ellos in­cues­tio­na­bles y dig­nos de pro­tec­ción. Pe­ro hay que abrir el aba­ni­co si quie­ren fre­nar la caí­da por­que la de­ma­go­gia del fas­cis­mo gana adep­tos.H *Pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.