Fis­ca­lía pi­de ana­li­zar las ti­je­ras del cri­men de La Mag­da­le­na

Quie­re que los fo­ren­ses es­pe­ci­fi­quen si pu­do ser el ar­ma usa­da en el ase­si­na­to La víc­ti­ma fue bru­tal­men­te gol­pea­da en su vi­vien­da pa­ra ro­bar­le dro­ga

El Periódico Aragón - - Aragón - L. M. G. lm­ga­[email protected]­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA TE­LÉ­FO­NOS

Ocu­rrió en la no­che del 22 de ju­nio del 2009 y has­ta el pa­sa­do año no fue po­si­ble es­cla­re­cer el bru­tal ase­si­na­to de Luis Ber­nal en el za­ra­go­zano ba­rrio de La Mag­da­le­na y de­te­ner a los cua­tro su­pues­tos res­pon­sa­bles del mis­mo. A pe­sar de to­do es­te tiem­po, to­da­vía con­ti­núan al­gu­nos ca­bos suel­tos que la Fis­ca­lía Pro­vin­cial de Za­ra­go­za ha pe­di­do atar. En con­cre­to, ha so­li­ci­ta­do que se ana­li­cen unas ti­je­ras ha­lla­das en el es­ce­na­rio del cri­men y po­der de­ter­mi­nar si fue­ron em­plea­das pa­ra gol­pear a la víc­ti­ma.

La ins­tan­cia rea­li­za­da a tra­vés de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Za­ra­go­za va des­ti­na­da al Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de Ara­gón (IMLA), cu­yos fo­ren­ses de­be­rán ana­li­zar las le­sio­nes que pre­sen­ta­ba el ca­dá­ver. En su día los es­pe­cia­lis­tas de­ta­lla­ron que en un pri­mer mo­men­to hu­bo un trau­ma­tis­mo fa­cial que le pro­vo­có a la víc­ti­ma «una po­si­ble dis­mi­nu­ción del ni­vel de con­cien­cia de la víc­ti­ma que pos­te­rior­men­te y con apo­yo to­rá­ci­co fue es­tran­gu­la­da».

En aquel mo­men­to no ana­li­za­ron las ti­je­ras de más de 30 cen­tí­me­tros co­mo ar­ma ho­mi­ci­da, si bien los mé­di­cos le­ga­les se­ña­la­ron que la frac­tu­ra de man­dí­bu­la «es com­pa­ti­ble con un ob­je­to pe­sa­do» que se unió con el aplas­ta­mien­to de la ca­ja to­rá­ci­ca mien­tras tra­ta­ban de as­fi­xiar­le.

El análisis de es­tas ti­je­ras es re­le­van­te, ya que las mis­mas fue­ron ha­lla­das en el in­te­rior de una bol­sa que los sos­pe­cho­sos del cri­men se ol­vi­da­ron jun­to al por­tal del do­mi­ci­lio de Luis Ber­nal. Fue el es­tu­dio de las hue­llas, gra­cias a la nue­va tec­no­lo­gía, lo que per­mi­tió al Gru­po de Ho­mi­ci­dios de la Jefatura Su­pe­rior de Po­li­cía de Ara­gón po­der iden­ti­fi­car a uno de los sos­pe­cho­sos, Brahim Nas­ri. Co­mo ade­lan­tó EL PE­RIÓ­DI­CO, es­te hom­bre se des­mo­ro­nó en­tre so­llo­zos an­te la pre­sen­cia po­li­cial en su vi­vien­da. Sus fa­mi­lia­res le de­cían que di­je­ra la ver­dad y al final es­pe­tó: «Yo no me co­mo es­te ma­rrón, no ten­go na­da que ver con es­to. Co­noz­co a quien lo hi­zo, fue­ron dos ru­ma­nos y la no­via pu­ta de uno de ellos, jun­to a un ar­ge­lino ami­go mío».

Una de­cla­ra­ción re­ve­la­do­ra / que com­ple­tó con la iden­ti­fi­ca­ción del ar­ge­lino, Daho Ben­ha­da (so­bre el que pe­sa una or­den de bus­ca y cap­tu­ra in­ter­na­cio­nal) y de uno de esos ru­ma­nos que él se­ña­ló, Mihai Si­mion. De am­bos dio una se­rie de de­ta­lles que con­du­jo a la Po­li­cía has­ta ellos, des­pués de que cer­ti­fi­ca­ran su pre­sen­cia en el lu­gar a par­tir de la in­ves­ti­ga­ción de los mó­vi­les.

Los in­ves­ti­ga­do­res tra­ta­ron de lo­ca­li­zar a las otras dos per­so­nas que, su­pues­ta­men­te, par­ti­ci­pa­ron en el cri­men. La vin­cu­la­ción de Luis Ber­nal y Ale­xan­dra Cal­mi­ciuc fue rá­pi­da, ya que ella fue con­tra­ta­da por el fi­na­do, en va­rias oca­sio­nes, pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. Esa re­la­ción es la que lle­vó a de­ter­mi­nar el mó­vil del ase­si­na­to: el ro­bo de dro­ga; ya que es­ta mu­jer sa­bía dón­de la guar­da­ba.

Ale­xan­dra Cal­mi­ciuc fue la que ce­rró el círcu­lo, afir­man­do que el cri­men de La Mag­da­le­na tam­bién es­tu­vo im­pli­ca­do Va­si­le Carp que, se­gún ella, le obli­ga­ba a ejer­cer la pros­ti­tu­ción. Ella lle­gó a res­pon­sa­bi­li­zar del ase­si­na­to de ma­ne­ra úni­ca a Carp.

SER­VI­CIO ES­PE­CIAL

Es­tas ti­je­ras apa­re­cie­ron en una bol­sa, prin­ci­pal prue­ba del ca­so.

SER­VI­CIO ES­PE­CIAL

Ti­je­ras de cor­tar cha­pa que pu­die­ron ser em­plea­das en el cri­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.