El ter­cer arres­ta­do por el ase­si­na­to de Sa­mi, en un cen­tro de me­no­res

Fue de­te­ni­do el jue­ves co­mo coope­ra­dor ne­ce­sa­rio

El Periódico Aragón - - Aragón - L. M. G. ZA­RA­GO­ZA

La ma­gis­tra­da del Juz­ga­do de Me­no­res en­vió ayer al cen­tro de reforma de Jus­li­bol (Za­ra­go­za) al jo­ven que, tal y co­mo ade­lan­tó EL PE­RIÓ­DI­CO, fue arres­ta­do por su su­pues­ta im­pli­ca­ción en el cri­men del jo­ven ar­ge­lino Sa­mi Ha­mi­di, co­me­ti­do el pa­sa­do mes de no­viem­bre en la ca­lle Prin­ce­sa de la ca­pi­tal ara­go­ne­sa.

Con es­ta de­ten­ción ya son tres los im­pli­ca­dos, de di­fe­ren­te gra­do, in­ves­ti­ga­dos por el Gru­po de Ho­mi­ci­dios de la Jefatura Su­pe­rior de Po­li­cía de Ara­gón. Aun­que hu­yó a Hues­ca, el su­pues­to au­tor del ase­si­na­to, F. G., de 17 años y de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, fue lo­ca­li­za­do y cap­tu­ra­do dos días des­pués de los he­chos.

Gra­cias a las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad y a los tes­ti­gos, la Po­li­cía pu­do iden­ti­fi­car a otros dos jó­ve­nes que, su­pues­ta­men­te, die­ron co­ber­tu­ra al prin­ci­pal en­cau­sa­do, alias Kiko, quien no dio su ver­sión de los he­chos.

Uno de los me­no­res que, al pa­re­cer, die­ron co­ber­tu­ra a Kiko ma­ni­fes­tó que no sa­bía que hu­bie­ra una ren­ci­lla en­tre Sa­mi y su agre­sor, en el sen­ti­do de que es­te, el pa­sa­do verano, re­ci­bió un gol­pe con un cin­tu­rón en las pier­nas cuan­do ha­bla­ba con la no­via del fa­lle­ci­do y que fue pro­pi­na­do, al pa­re­cer, por la víc­ti­ma.

Ho­mi­ci­dios cree que F. G. y sus acom­pa­ñan­tes se acer­ca­ron a Sa­mi cuan­do es­ta­ba con va­rios ami­gos y su no­via en la ca­lle Da­to, a las puer­tas de la dis­co­te­ca Tró­pi­co. In­ter­cam­bia­ron unas pa­la­bras, y le agre­dió con un ma­che­te que no ha si­do hallado. Es­tá to­tal­men­te des­car­ta­da cual­quier ti­po de re­la­ción con ban­das la­ti­nas y cual­quier ti­po de ri­to de ini­cia­ción. La pu­ña­la­da pro­vo­có un cor­te de me­dio cen­tí­me­tro en la fe­mo­ral y, a pe­sar de que los pri­me­ros po­li­cías na­cio­na­les que lle­ga­ron a la zo­na, y los pro­pios ami­gos de Sa­mi, le hi­cie­ron un tor­ni­que­te no pu­die­ron de­te­ner la he­mo­rra­gia que aca­bó pro­vo­cán­do­le la muer­te en el hos­pi­tal Clí­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.