Chi­na sube el tono por el arres­to en Ca­na­dá de la he­re­de­ra de Hua­wei

La pren­sa de Pe­kín con­de­na el «se­cues­tro» de la al­ta eje­cu­ti­va La ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos de Meng Wanz­hou se pue­de de­mo­rar me­ses

El Periódico Aragón - - Internacional - ADRIÁN FONCILLAS epa­ra­[email protected]­pe­rio­di­co.com PE­KÍN LA SU­CE­SO­RA

Des­pre­cia­bles, se­cues­tra­do­res… La pren­sa chi­na em­plea el tono re­ser­va­do pa­ra las ofen­sas na­cio­na­les im­per­do­na­bles. La de­ten­ción de Meng Wanz­hou, di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de Hua­wei, ha en­te­rra­do los dul­ces editoriales que la se­ma­na pa­sa­da an­ti­ci­pa­ban la paz co­mer­cial de­fi­ni­ti­va con Es­ta­dos Uni­dos tras la tre­gua acor­da­da en Bue­nos Ai­res. Hoy to­do es rui­do, fue­go y bi­lis.

Es ha­bi­tual que Pe­kín de­le­gue en la pren­sa ofi­cial los men­sa­jes in­cen­dia­rios que la di­plo­ma­cia or­to­do­xa des­acon­se­ja. Pe­kín ya ha­bía fi­ja­do la lí­nea el jue­ves ca­li­fi­can­do la de­ten­ción de Meng de ar­bi­tra­ria y pi­dien­do su li­be­ra­ción in­me­dia­ta. La lí­nea edi­to­rial me­diá­ti­ca alu­de a los es­fuer­zos es­ta­dou­ni­den­ses por hun­dir la repu­tación del lí­der glo­bal en re­des de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Hua­wei ha fir­ma­do ya acuer­dos con 23 paí­ses pa­ra desa­rro­llar los sis­te­mas de 5G pe­ro se arries­ga a una ca­de­na de cancelaciones. Ja­pón ya la ini­ció ayer prohi­bien­do que sus ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les ad­quie­ran sus pro­duc­tos pa­ra evi­tar fil­tra­cio­nes de in­for­ma­ción y ci­be­ra­ta­ques.

El arres­to de Meng en Ca­na­dá tras la pe­ti­ción de Es­ta­dos Uni­dos prue­ba que se «es­tá in­ten­tan­do to­do pa­ra fre­nar la ex­pan­sión mun­dial de Hua­wei sim­ple­men­te por­que la com­pa­ñía ejem­pli­fi­ca la com­pe­ti­ti­vi­dad tec­no­ló­gi­ca chi­na», juz­gó el dia­rio Chi­na Daily. La re­tó­ri­ca más in­fla­ma­da lle­ga siem­pre del ul­tra­na­cio­na­lis­ta ro­ta­ti­vo Glo­bal Ti­mes. «Sin nin­gu­na evi­den­cia só­li­da, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá han pi­so­tea­do la ley in­ter­na­cio­nal pa­ra se­cues­trar a la ciu­da­da­na chi­na Meng Wanz­hou», de­nun­ció el me­dio ba­jo la ór­bi­ta del Dia­rio del Pue­blo, prin­ci­pal al­ta­voz me­diá­ti­co de Pe­kín.

Meng fue de­te­ni­da el sá­ba­do pa­sa­do en Van­cou­ver a pe­ti­ción de la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se por las pre­sun­tas vio­la­cio­nes del em­bar­go a Irán. La eje­cu­ti­va te­nía pre­vis­to com­pa­re­cer ayer en una vis­ta ju­di­cial so­bre su ex­tra­di­ción an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Co­lum­bia pe­ro se­gún los ex­per­tos es­te es un pro­ce­so que po­dría de­mo­rar­se me­ses e in­clu­so años. El pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se, Jus­tin Tru­deau, des­min­tió las com­po­nen­das po­lí­ti­cas que de­nun­cia Pe­kín. «Por su­pues­to que no ha ha­bi­do nin­gu­na in­ter­ven­ción a nin­gún ni­vel po­lí­ti­co por­que res­pe­ta­mos la in­de­pen­den­cia de nues­tros pro­ce­sos ju­di­cia­les», ha de­fen­di­do.

La cri­sis bi­la­te­ral ha sal­pi­ca­do a Zhang Shou­cheng, repu­tado fí­si­co de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford fa­lle­ci­dio la se­ma­na pa­sa­da. En las re­des chi­nas co­rrie­ron ru­mo­res de que su sui­ci­dio es­ta­ba re­la­cio­na­do con una in­ves­ti­ga­ción in­mi­nen­te de la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se o in­clu­so con la de­ten­ción de Meng. La fa­mi­lia des­min­tió esos víncu­los y re­cor­dó su lar­ga pe­lea con­tra la de­pre­sión. Ese es el em­pon­zo­ña­do cli­ma de des­con­fian­za so­cial y po­lí­ti­ca en el que Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na ne­go­cia­rán los pró­xi­mos tres me­ses pa­ra po­ner fin a una pe­li­gro­sa gue­rra co­mer­cial con ries­gos evi­den­tes de con­ta­gio glo­bal.

Meng Wanz­hou es / hi­ja de Ren Zheng­fei, quien creó en 1987 la mul­ti­na­cio­nal que se ex­pan­de en los cin­co con­ti­nen­tes. No hay ae­ro­puer­to chino que no ofrez­ca bio­gra­fías del pa­triar­ca: su na­ci­mien­to en el seno de una fa­mi­lia cam­pe­si­na, las ne­ga­ti­vas del Partido Co­mu­nis­ta a acep­tar­lo o su paso por el Ejér­ci­to.

Meng adop­tó el ape­lli­do ma­terno a los 16 años, po­co ha­bi­tual en su país. Se gra­duó en la uni­ver­si­dad en 1992 y fue con­tra­ta­da por el Ban­co de la Cons­truc­ción de Chi­na. Un año des­pués en­tró en la em­pre­sa fa­mi­liar. Ejer­ció de me­ca­nó­gra­fa y reali­zó fun­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas. A fi­na­les de la dé­ca­da es­tu­dió un más­ter de con­ta­bi­li­dad y re­gre­só a la com­pa­ñía con el ba­ga­je for­ma­ti­vo ne­ce­sa­rio pa­ra su­bir en el es­ca­la­fón. Des­de el de­par­ta­men­to fi­nan­cie­ro ha ela­bo­ra­do al­gu­nas de las es­tra­te­gias que ex­pli­can la hue­lla glo­bal de Hua­wei.

☰ Go­bierno ero­sio­nen el apo­yo de la opi­nión pú­bli­ca a los cha­le­cos ama­ri­llos. De mo­men­to, el 68% de los fran­ce­ses los apo­ya y el 59% pi­de que si­gan ade­lan­te.

Pe­ro el mi­nis­tro del In­te­rior, Chris­top­he Cas­ta­ner, con­si­de­ra que el mo­vi­mien­to se ha ra­di­ca­li­za­do y es­tá le­jos de las ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­cí­fi­cas del 17 de no­viem­bre. «Han tras­pa­sa­do los lí­mi­tes de la le­ga­li­dad re­pu­bli­ca­na» , di­jo. Tam­bién el por­ta­voz gu­ber­na­men­tal, Ben­ja­min Gri­vaux, ad­vir­tió de que los «ver­da­de­ros» cha­le­cos ama­ri­llos no pue­den con­ver­tir­se en es­cu­dos hu­ma­nos de «ele­men­tos po­li­ti­za­dos y radicalizados que in­ten­tan ins­tru­men­ta­li­zar el mo­vi­mien­to».

Es­ta re­vuel­ta no es la úni­ca a la que se en­fren­ta el Eje­cu­ti­vo. Los es­tu­dian­tes lle­van to­da la se­ma­na blo­quean­do li­ceos e ins­ti­tu­tos en pro­tes­ta por las re­for­mas de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad y en nu­me­ro­sas lo­ca­li­da­des se han pro­du­ci­do dis­tur­bios. En ese con­tex­to, el ví­deo que mues­tra la hu­mi­llan­te de­ten­ción de 151 ado­les­cen­tes, de ro­di­llas y con las ma­nos en la ca­be­za, en Man­tes la Joly, no ayu­da a cal­mar los áni­mos. In­te­rior pro­me­tió una in­ves­ti­ga­ción.

REUTERS / ALE­XAN­DER BIBIK

Meng Wanz­hou du­ran­te una reunión de Hua­wei en Mos­cú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.