Los mé­di­cos es­ti­man que 10.000 sa­ni­ta­rios re­ce­tan seu­do­te­ra­pias

La Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial aler­ta de un in­cre­men­to de ex­pe­dien­tes por ma­las prác­ti­cas Los co­le­gios pro­fe­sio­na­les han abier­to un bu­zón de que­jas con­tra sec­tas sa­ni­ta­rias e in­tru­sis­mo

El Periódico Aragón - - Sociedad - OL­GA PE­RE­DA/ VA­LEN­TI­NA RAFFIO epa­ra­[email protected]­pe­rio­di­co.com MA­DRID / BARCELONA LÍ­MI­TES LE­GA­LES MA­LAS PRA­XIS DEL CO­LEC­TI­VO

Un con­sul­to­rio, un es­te­tos­co­pio y una ba­ta blan­ca no siem­pre son si­nó­ni­mos de con­fian­za. Y es que en el mun­do de los tra­ta­mien­tos no ava­la­dos por la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, no to­do son in­tru­sos sin for­ma­ción. Tam­bién hay mé­di­cos -de los de ca­rre­ra ofi­cial y di­plo­ma en la pa­red- que re­cu­rren a las de­no­mi­na­das te­ra­pias al­ter­na­ti­vas co­mo par­te ha­bi­tual de su prác­ti­ca mé­di­ca. Se­gún las pri­me­ras apro­xi­ma­cio­nes que ba­ra­ja la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial (OMC), so­lo en España ha­bría en­tre 10.000 y 12.000 mé­di­cos co­le­gia­dos que po­drían ha­cer uso de to­do ti­po de te­ra­pias no ava­la­das por la evi­den­cia pa­ra tra­tar a sus pa­cien­tes. Es­to su­pon­dría en torno a un 5% de to­do el co­lec­ti­vo.

Los co­le­gios de mé­di­cos de to­da España, en­ti­da­des que ejer­cen tan­to de aso­cia­ción pro­fe­sio­nal co­mo de ga­ran­tes de bue­nas prác­ti­cas de sus co­le­gia­dos, re­co­no­cen es­tar al tan­to de la si­tua­ción. De he­cho, son es­tas mis­mas ins­ti­tu­cio­nes las que ini­cian las ac­cio­nes dis­ci­pli­na­rias con­tra aque­llos fa­cul­ta­ti­vos que ejer­cen fue­ra de las prác­ti­cas ava­la­das por la evi­den­cia. En los úl­ti­mos tres años y me­dio, so­lo en Ma­drid se han abier­to 10 ex­pe­dien­tes re­la­cio­na­dos con pseu­do­cien­cias. En Barcelona ha ha­bi­do 21 en los úl­ti­mos nue­ve años. Dos ca­sos más en lo­ca­li­da­des co­mo Má­la­ga o Jaén. To­do ello, re­cu­bier­to por un ve­la­do se­cre­to con el que se pro­te­ge la con­fi­den­cia­li­dad tan­to del pro­ce­so co­mo de los doc­to­res in­vo­lu­cra­dos.

«No es que des­de / los co­le­gios no se quie­ra ac­tuar más. Es que te­ne­mos que ate­ner­nos a las po­tes­ta­des que nos atri­bu­ye la ley y ejer­cer de la for­ma más ga­ran­tis­ta po­si­ble», ex­pli­ca Gus­ta­vo A. Tol­chinsky, se­cre­ta­rio del Co­le­gio de Mé­di­cos de Barcelona (COMB). «Cuan­do ini­cia­mos un ex­pe­dien­te es por­que que dis­po­ne­mos de to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que el ca­so aguan­te has­ta la úl­ti­ma ins­tan­cia ju­di­cial», ar­gu­men­ta el mé­di­co. «Y si no ac­tua­mos más es por­que es­ta­mos con las ma­nos ata­das. So­lo po­de­mos in­ter­ve­nir cuan­do se tra­ta de mé­di­cos co­le­gia­dos, te­ne­mos prue­bas con­tun­den­tes de que su ac­tua­ción va en con­tra del có­di­go deon­to­ló­gi­co y si los pa­cien­tes afec­ta­dos in­ter­po­nen una de­nun­cia. Pe­ro no siem­pre se dan to­das es­tas con­di­cio­nes», aña­de Mer­ce­des Martínez, de la ase­so­ría ju­rí­di­ca del COMB.

Ha­ce / apro­xi­ma­da­men­te un año y me­dio, la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial (OMC) creó un Ob­ser­va­to­rio con­tra las Pseu­do­cien­cias, Pseu­do­te­ra­pias, In­tru­sis­mo y Sec­tas Sa­ni­ta­rias pa­ra pre­ve­nir con­tra la irrup­ción de pro­pues­tas cu­ra­ti­vas que es­ta­ban sien­do uti­li­za­das aun sin con­tar con el res­pal­do de la evi­den­cia cien­tí­fi­ca. Has­ta aho­ra, a tra­vés del apar­ta­do de no­ti­fi­ca­cio­nes abier­to al pú­bli­co, la ins­ti­tu­ción ha re­gis­tra­do unas 500 co­mu­ni­ca­cio­nes. La ma­yo­ría de ellas son de pa­cien­tes y fa­mi­lia­res de en­fer­mos que se sien­ten en­ga­ña­dos por to­do ti­po de char­la­ta­nes. Pe­ro tam­bién hay in­ci­den­cias que apun­tan di­rec­ta­men­te ha­cia al­gu­nos mé­di­cos. Así lo ex­pli­ca el pre­si­den­te del Ob­ser­va­to­rio, Je­ró­ni­mo Fer­nán­dez, que in­sis­te en que los co­le­gia­dos ofre­cen un plus de con­fian­za y se­gu­ri­dad al pa­cien­te. O al me­nos de­be­rían.

Pe­ro hay oca­sio­nes en las que, sin em­bar­go, el eco de las pseu­do­cien­cias vie­ne de den­tro del pro­pio co­lec­ti­vo. Y es ahí don­de los co­le­gios pro­fe­sio­na­les en­tran en jue­go. «En el 2016 abri­mos un ex­pe­dien­te con­tra un mé­di­co que ha­bía es­ta­do tra­tan­do un pa­cien­te con cán­cer ter­mi­nal con agua de luz pa­ra ali­viar el do­lor de la me­tás­ta­sis y que, ade­más, le ha­bía ale­ja­do de los cui­da­dos pa­lia­ti­vos. Con­si­de­ra­mos que los he­chos eran muy gra­ves, por lo que pe­di­mos un año y me­dio de in­ha­bi­li­ta­ción, el má­xi­mo que po­día­mos pe­dir se­gún la ti­pi­fi­ca­ción de las fal­tas», ex­pli­ca Mer­ce­des Martínez. «El ca­so es­tá aho­ra mis­mo en ma­nos del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia y pre­ve­mos que se so­lu­cio­ne el año que vie­ne. Mien­tras tan­to, el mé­di­co en cues­tión ha se­gui­do ejer­cien­do, con­tra el cri­te­rio del co­le­gio. Ade­más, da­do que no te­ne­mos ca­pa­ci­dad ins­pec­to­ra, no sa­be­mos si ha se­gui­do pro­mo­vien­do es­tas mis­mas prác­ti­cas», aña­de la abo­ga­da.

FE­RRAN NADEU

Con­sul­ta va­cía de un am­bu­la­to­rio de aten­ción pri­ma­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.