Me­dia dis­tan­cia, lar­ga du­ra­ción

El tren que ha­ce la lí­nea Za­ra­go­za-Te­ruel-Va­len­cia pa­ra en 17 es­ta­cio­nes in­ter­me­dias, tie­ne pi­cos de ve­lo­ci­dad de ca­si 160 ki­ló­me­tros por ho­ra pe­ro hay zo­nas en las que no su­pera los 30

El Periódico Aragón - - Tema del día - DANIEL MON­SE­RRAT dmon­se­[email protected]­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

Ha­ce ya diez mi­nu­tos que el tren te­nía que ha­ber sa­li­do y to­da­vía es­ta­mos 20 per­so­nas en el an­dén es­pe­ran­do a que aso­me por el tú­nel que le trae des­de la es­ta­ción Go­ya. Por de­lan­te, 311 ki­ló­me­tros y, en teo­ría, al­go me­nos de cin­co ho­ras de via­je. O lo que es lo mis­mo, pa­ra que nos en­ten­da­mos, me­dia tem­po­ra­da de la úl­ti­ma de Hou­se of cards. «¡Me­nos mal que Net­flix per­mi­te des­car­gar los ca­pí­tu­los pa­ra ver­los sin co­ne­xión!», pien­so jus­to cuan­do lle­ga el tren. No es el te­mi­do ta­ma­go­chi ya que pa­ra ir has­ta Va­len­cia, se ha­bi­li­ta un mo­de­lo más nue­vo, el S-599, pe­ro tam­po­co pa­re­ce el más có­mo­do pa­ra un via­je de, co­mo di­ce mi bi­lle­te, me­dia dis­tan­cia, sí, pe­ro de lar­ga du­ra­ción.

Es viernes y unos 20 via­je­ros su­bi­mos al tren en la es­ta­ción De­li­cias. Co­mo no se lle­na tie­nes la ven­ta­ja de bus­car dos asientos que es­tén li­bres pa­ra po­der es­tar más có­mo­do. Su­fi­cien­te pa­ra es­ti­rar las pier­nas y sa­car el li­bro (Tan po­ca vi­da, de Han­ya Ya­na­giha­ra), el mó­vil no ha­ce fal­ta aco­mo­dar­lo ya que lo lle­vo siem­pre a mano. Es­pe­jis­mo de ve­lo­ci­dad Arran­ca el tren y cuan­do sa­le de Za­ra­go­za atra­ve­san­do Pla­za pa­re­ce que em­pie­za a co­ger ve­lo­ci­dad pe­ro es un es­pe­jis­mo por­que pron­to em­pie­za a per­der­la pa­ra de­te­ner­se en la pri­me­ra es­ta­ción (el tra­yec­to se pa­ra has­ta en 17 lu­ga­res dis­tin­tos) del re­co­rri­do, Ara­ña­les de Muel. Esa va a ser una de las cons­tan­tes del via­je, que cuan­do el tren pa­re­ce que em­pie­za a lle­var rit­mo le to­ca de­te­ner­se. Uno sien­te cu­rio­si­dad por la ve­lo­ci­dad que pue­de co­ger el tren así que ob­ser­va con cier­ta ale­gría co­mo tam­bién exis­te una pan­ta­lla que la va mar­can­do... bueno, a ve­ces... Va­mos a 159 ki­ló­me­tros por ho­ra (la pun­ta de ve­lo­ci­dad más al­ta que acier­to a ver) pe­ro en­se­gui­da em­pe­za­mos a per­der fue­lle has­ta ca­si que­dar­se pa­ra­do y el da­to, co­mo por ar­te de ma­gia, des­apa­re­ce.

El tren atra­vie­sa uno de esos tra­mos en los que ape­nas pa­sa de los 30 ki­ló­me­tros por ho­ra, el del fa­mo­so es­pot en el que el trac­tor ade­lan­ta­ba al fe­rro­ca­rril, y pa­re­ce co­mo que el mun­do es­tu­vie­ra de­te­ni­do al mi­rar por la ven­ta­na. Des­de lue­go, nael die di­ría que vas a bor­do de un tren.

Lle­ga el mo­men­to de es­ti­rar las pier­nas (tam­po­co mu­cho por­que el tren lo que se di­ce muy lar­go no es) y em­pie­zo a oír gol­pes en un va­gón in­ter­me­dio don­de es­tá ba­ño y la máquina de ven­ding (no, no hay ca­fe­te­ría ni bar ni na­da que se le pa­rez­ca) don­de mu­cha co­mi­da que ali­men­te no hay. Me en­cuen­tro a un jo­ven dán­do­le gol­pes a la puer­ta del ba­ño y cuan­do le mi­ro con cu­rio­si­dad me di­ce: «Na­da, que se ha vuel­to a es­tro­pear la puer­ta del ba­ño y no abre, a ver si en­cuen­tro al re­vi­sor...». «Pues es­ta­mos apa­ña­dos», pien­so. Aho­ra mis­mo ha­brá unas 30 per­so­nas en los va­go­nes.

El tren acu­mu­la ya más de 15 mi­nu­tos de re­tra­so ya que ha te­ni­do que pa­rar­se en la es­ta­ción de Ca­la­mo­cha Nue­va a es­pe­rar a que se cru­za­ra con el tren que ha­cía el ca­mino in­ver­so. Las ven­ta­jas de te­ner una so­la vía (¡y qué vía!). Pa­sa el re­vi­sor a com­pro­bar los bi­lle­tes y asien­te cuan­do los via­je­ros se le quejan y con ca­ra de has­tío les co­men­ta: «A mí me lo van a de­cir que vi­vo aquí en es­ta zo­na...».

Pa­re­ce que se es­tá re­cor­tan­do el re­tra­so acu­mu­la­do pe­ro, ¡oh sor­pre­sa!, de re­pen­te, en Mo­ra de Ru­bie­los, se em­pie­zan a acu­mu­lar los mi­nu­tos con el tren pa­ra­do (has­ta más de 20). Lle­ga el que es­tá rea­li­zan­do el re­co­rri­do in­ver­so y se pro­du­ce el cam­bio de ma­qui­nis­ta en el con­voy en el que es­toy via­jan­do.

Ya he­mos atra­ve­sa­do los tra­mos de 30 ki­ló­me­tros por ho­ra y el tren co­ge, más o me­nos rit­mo. Ya es­ta­mos en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. La Es­ta­ción del Nor­te es­tá más cer­ca. Ha­go la cuen­ta. 311 ki­ló­me­tros en cin­co ho­ras. Es de­cir, una me­dia de 62,2 ki­ló­me­tros por ho­ra en­tre la ter­ce­ra ciu­dad de Es­pa­ña y la quin­ta. Si­glo XXI.

D. M. B.

▶▶ Afo­ro ▷ El tren de me­dia dis­tan­cia que va has­ta Va­len­cia cuen­ta con tres va­go­nes pe­ro nun­ca se lle­na.

D. M. B.

▶▶ Sin ca­fe­te­ría ▷ Las má­qui­nas de ‘ven­ding’ son po­co con­cu­rri­das.

D. M. B.

▶▶ Una de las pa­ra­das ▷ La es­ta­ción de Na­va­rre­te, sin gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.