La in­co­rrec­ción

La es­tra­te­gia en­sa­ya­da de Vox es si­mi­lar a la que si­guió en su día el pre­si­den­te Do­nald Trump

El Periódico Aragón - - Opinión - El ar­tícu­lo del día ÓS­CAR Fo­rra­de­llas*

El acuer­do al­can­za­do la se­ma­na pa­sa­da en­tre el PP y Vox pa­ra sa­car ade­lan­te la in­ves­ti­du­ra de Juan co­mo pró­xi­mo pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía ha su­pe­ra­do tan­to las re­ti­cen­cias que ha­bía plan­tea­do el ver­da­de­ro so­cio de go­bierno de los po­pu­la­res (Cs) co­mo el ve­to an­ti­fas­cis­ta de las fuer­zas de iz­quier­das o el cor­dón sa­ni­ta­rio que re­cla­ma­ban al­gu­nas vo­ces –en­tre ellas, la del aba­jo fir­man­te­fa­vo­ra­bles a la for­ma­ción de un blo­que cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Sin em­bar­go, el pri­mer ba­luar­te con­quis­ta­do por Vox tras su irrup­ción en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ha si­do el de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, en­ten­di­da co­mo la ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer los lí­mi­tes del de­ba­te po­lí­ti­co.

El asun­to ele­gi­do pa­ra ello, co­mo fi­gu­ra en el pun­to de­ci­mo­sex­to del do­cu­men­to de pro­pues­tas pa­ra la in­ves­ti­du­ra de Vox, era la de­ro­ga­ción de la Ley In­te­gral con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro. Es­ta de­man­da me­re­ció una rá­pi­da cen­su­ra por par­te de

que apro­ve­chó pa­ra des­mar­car­se de una fo­to a tres que ve­nía rehu­yen­do des­de el día de los co­mi­cios, al tiem­po que pro­vo­có una fuer­te in­co­mo­di­dad en­tre al­gu­nos sec­to­res del PP, co­mo pu­sie­ron de ma­ni­fies­to las de­cla­ra­cio­nes de su lí­der en Ga­li­cia, Pa­ra al­gu­nos, se tra­ta­ba del pri­mer error de unos re­cién lle­ga­dos que se to­pa­ban a las pri­me­ras de cam­bio con las mis­mas pie­dras –los derechos de las mu­je­res y del co­lec­ti­vo LGTBI - con las que ha­bía tro­pe­za­do una dé­ca­da atrás el con­ser­va­du­ris­mo has­ta ver­se obli­ga­do a mo­di­fi­car bue­na par­te de su dis­cur­so.

A la luz de las reac­cio­nes de sus di­ri­gen­tes, to­do pa­re­ce in­di­car que ha­bía muy po­co de im­pro­vi­sa­ción en la elec­ción de es­te asun­to por par­te de Vox. De he­cho, se tra­ta de una es­tra­te­gia en­sa­ya­da, si­mi­lar a la que si­guie­ra en su día el hoy pre­si­den­te de los EEUU, pa­ra ha­cer­se con las rien­das del par­ti­do Re­pu­bli­cano, pri­me­ro, y, des­pués, de la Ca­sa Blan­ca. En aquel país, co­mo en el nues­tro, el ba­lan­ce de las gue­rras cul­tu­ra­les li­bra­das por de­re­cha e iz­quier­da a prin­ci­pios del si­glo XXI ha­bía de­ja­do co­mo le­ga­do unos con­sen­sos so­cia­les nue­vos en torno a te­mas co­mo el aborto, el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, los derechos de los ani­ma­les o la im­por­tan­cia del ca­len­ta­mien­to glo­bal. Más allá de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les y la lu­cha par­ti­dis­ta, bue­na par­te de la cla­se po­lí­ti­ca y de los me­dios ha­bían asu­mi­do que los va­lo­res que se ha­llan de­trás de es­tas reivin­di­ca­cio­nes eran equi­pa­ra­bles a las con­quis­tas so­cia­les de los nue­vos tiem­pos. Y… fin de la his­to­ria.

Sin em­bar­go, el paso del tiem­po y el sur­gi­mien­to de nue­vos ac­to­res po­lí­ti­cos han vuel­to a po­ner en el ale­ro es­tos asun­tos. El diag­nós­ti­co rea­li­za­do por es­tra­te­gas co­mo

hoy des­pe­di­do por Trump, re­pa­ra­ba en que es­tos con­sen­sos es­ta­ban muy le­jos de con­ci­tar un apo­yo uná­ni­me por par­te de la po­bla­ción y que, de­bi­da­men­te ex­pues­tos an­te el pú­bli­co ade­cua­do, po­dían ser­vir pa­ra ar­ti­cu­lar una nue­va ma­yo­ría reac­cio­na­ria. No hay que ol­vi­dar que la cla­se di­ri­gen­te for­ma­da por po­lí­ti­cos, ban­que­ros y fun­cio­na­rios –al igual que los res­pon­sa­bles de los me­dios­tie­ne un ses­go ur­ba­ni­ta y pro­gre­sis­ta en te­mas so­cia­les que tien­de a ta­par las po­si­cio­nes de otros co­lec­ti­vos o a me­nos­pre­ciar la sen­si­bi­li­dad de otras la­ti­tu­des, co­mo ha de­mos­tra­do la revuelta de los cha­le­cos ama­ri­llos en Fran­cia, con ecos de jac­que­rie cam­pe­si­na.

El si­len­cio en torno a la vio­len­cia de gé­ne­ro en los 32 pun­tos del pac­to de­fi­ni­ti­vo su­po­ne una es­pe­cie de tre­gua en una gue­rra que tie­ne co­mo pe­rí­me­tro ini­cial los lin­des de la de­re­cha, pe­ro que en reali­dad se pre­sen­ta co­mo la an­te­sa­la del asal­to al po­der que hoy des­can­sa de ma­ne­ra pre­ca­ria en ma­nos de la iz­quier­da. Así lo ha en­ten­di­do el pro­pio quien ha enar­bo­la­do a su vez un «rear­me ideo­ló­gi­co» en el PP pa­ra co­rre­gir las po­si­cio­nes li­de­ra­das por y

(Pa­ra la nue­va di­rec­ción, se ha­brían de­mos­tra­do co­mo con­ce­sio­nes inú­ti­les). La de­fen­sa de la ca­za y los to­ros, que sí han re­sis­ti­do el ce­pi­lla­do de la ne­go­cia­ción y fi­gu­ran en el tex­to, son un buen bo­tón de mues­tra al res­pec­to. Aho­ra bien: la lu­cha con­tra la «ideo­lo­gía de gé­ne­ro» se­rá uno de los ca­ba­llos de ba­ta­lla con los que Vox in­ten­ta­rá des­ban­car a esa «de­re­chi­ta co­bar­de» a la que ri­di­cu­li­za en sus mí­ti­nes.

La lu­cha con­tra la «ideo­lo­gía de gé­ne­ro» se­rá uno de los ca­ba­llos de ba­ta­lla con los que Vox in­ten­ta­rá ri­di­cu­li­zar a esa «de­re­chi­ta co­bar­de»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.