Los psi­có­lo­gos tam­bién de­nun­cian la in­tru­sión de las pseu­do­cien­cias

Más de mil pro­fe­sio­na­les del sec­tor fir­man en con­tra de las te­ra­pias sin evi­den­cia con­tras­ta­da Los ex­per­tos aler­tan de que la acep­ta­ción de es­tas prác­ti­cas pue­de des­orien­tar a los pa­cien­tes

El Periódico Aragón - - Sociedad - VA­LEN­TI­NA RAFFIO / OL­GA PE­RE­DA epa­ra­[email protected]­pe­rio­di­co.com MA­DRID / BAR­CE­LO­NA CON­FU­SIÓN

El de­ba­te so­bre las pseu­do­cien­cias tam­bién ha al­can­za­do la psi­co­lo­gía. Más de 1.200 psi­có­lo­gos se han ad­he­ri­do a un ma­ni­fies­to en de­fen­sa de una psi­co­lo­gía cien­tí­fi­ca po­co des­pués de que el Con­se­jo Ge­ne­ral de la Psi­co­lo­gía de Es­pa­ña (CGCOP) emi­tie­ra un co­mu­ni­ca­do en el que se ar­gu­men­ta que al­gu­nas de las con­si­de­ra­das pseu­do­te­ra­pias, re­cien­te­men­te cues­tio­na­das por el nue­vo plan del Go­bierno con­tra las dis­ci­pli­nas sin evi­den­cia cien­tí­fi­ca, pue­den ofre­cer un «be­ne­fi­cio con­tras­ta­do» si se desa­rro­llan en ma­nos de psi­có­lo­gos ofi­cia­les. «Es­ta es una afir­ma­ción erró­nea y ex­tre­ma­da­men­te preo­cu­pan­te», ex­po­nen la vein­te­na de pro­fe­sio­na­les im­pul­so­res del ma­ni­fies­to en el que se pi­de que la en­ti­dad re­ti­re su apo­yo a pseu­do­te­ra­pias que «no han mos­tra­do efec­ti­vi­dad».

«El psi­coa­ná­li­sis, el coaching, la bio­neu­ro­emo­ción, la te­ra­pia Ges­talt, las cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res y la pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­güís­ti­ca no son ra­mas de la psi­co­lo­gía. Son teo­rías ba­sa­das en fal­se­da­des que se apro­ve­chan de la de­ses­pe­ra­ción y el des­co­no­ci­mien­to de la gen­te», ar­gu­men­ta el psi­có­lo­go, di­vul­ga­dor y do­cen­te Ra­món No­gue­ras, que no du­da en com­pa­rar una dis­ci­pli­na con­so­li­da­da co­mo el psi­coa­ná­li­sis y otras abier­ta­men­te eso­té­ri­cas.

«Po­de­mos dis­cu­tir so­bre qué me­to­do­lo­gía es más o me­nos vá­li­da pa­ra es­tu­diar la con­duc­ta hu­ma­na, pe­ro en nin­gún ca­so po­de­mos acep­tar dis­ci­pli­nas que plan­tean san­de­ces co­mo que to­do lo que ha­ce­mos es­tá dic­ta­do por el sub­cons­cien­te», aña­de re­luc­tan­te el psi­có­lo­go.

«Em­pe­ce­mos acla­ran­do / las ba­ses de la dis­cu­sión», re­cla­ma el psi­có­lo­go Daniel Pa­la­cino. «La psi­co­lo­gía es una dis­ci­pli­na cien­tí­fi­ca ba­sa­da en evi­den­cias só­li­das. El pro­ble­ma vie­ne cuan­do ba­jo es­ta eti­que­ta em­pe­za­mos a in­cluir to­do un con­jun­to de teo­rías eso­té­ri­cas que es­pe­cu­lan so­bre el com­por­ta­mien­to hu­mano y les da­mos la mis­ma va­li­dez que aque­llas que han pa­sa­do el cor­te del mé­to­do cien­tí­fi- co», sen­ten­cia. Los es­cép­ti­cos de­nun­cian que es­ta con­fu­sión ini­cial al­can­za y des­orien­ta a los pa­cien­tes en mo­men­tos de ne­ce­si­dad ale­ján­do­los del en­torno clí­ni­co en el que po­drían re­ci­bir una aten­ción ade­cua­da.

Es­ta dis­cu­sión abre una grie­ta en­tre quie­nes creen que la efi­ca­cia de una teo­ría se de­mues­tra con la prác­ti­ca y quie­nes de­fien­den que lo úni­co que va­le es aque­llo que ha de­mos­tra­do su efec­ti­vi­dad de ma­ne­ra em­pí­ri­ca. «No po­de­mos per­mi­tir que se cree un fal­so de­ba­te so­bre la ne­ce­si­dad de que la cien­cia ava­le o no una dis­ci­pli­na. Aquí hay que de­jar cla­ro lo que es­tá de­mos­tra­do y lo que son es­pe­cu­la­cio­nes sin fun­da­men­to», ar­gu­men­ta el fi­ló­so­fo de la cien­cia y ex­per­to en pseu­do­te­ra­pias An­ge­lo Fas­ce. «Los in­ves­ti­ga­do­res, el nú­cleo duro de la dis­ci­pli­na, sa­ben con to­tal cer­te­za qué afir­ma­cio­nes es­tán res­pal­da­das por la evi­den­cia y cuá­les ca­re­cen de fia­bi­li­dad. El pro­ble­ma sue­le ve­nir de la ma­nen no de al­gu­nos psi­có­lo­gos de ofi­cio que mues­tran cla­ros pro­ble­mas de ape­go con la cien­cia», ma­ti­za.

En es­te sen­ti­do, los pro­fe­sio­na­les más crí­ti­cos del sec­tor de­nun­cian que la fal­ta de com­pro­mi­so con la evi­den­cia cien­tí­fi­ca tam­bién al­can­ce al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes. «A día de hoy si­guen ha­bien­do co­le­gios pro­fe­sio­na­les con sec­cio­nes de­di­ca­das al psi­coa­ná­li­sis y otras pseu­do­psi­co­lo­gías. ¿Cómo va­mos a reivin­di­car una psi­co­lo­gía cien­tí­fi­ca si las pseu­do­cien­cias ac­túan con to­tal im­pu­ni­dad e am­pa­ra­das por las ins­ti­tu­cio­nes?», re­fle­xio­na Fas­ce.

To­da es­ta con­fu­sión so­bre qué es y qué no es psi­co­lo­gía al­can­za el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo com­pli­can­do aún más el pa­no­ra­ma. «Cuan­do la gen­te va al psi­có­lo­go es­pe­ra em­pe­zar a re­mo­ver su pa­sa­do, des­cu­brir his­to­rias re­pri­mi­das y aca­bar en una ca­tar­sis emo­cio­nal con la que se so­lu­cio- to­dos sus pro­ble­mas al ins­tan­te. Y no, la psi­co­lo­gía no va de eso», re­fle­xio­na Pa­la­cino. «No po­de­mos de­jar que cual­quier pseu­do­te­ra­peu­ta con una ba­ta blan­ca y di­plo­mas en la pa­red con­fun­da al usua­rio ha­cién­do­se pa­sar por un pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­do en te­mas de sa­lud men­tal», cons­ta­ta el ex­per­to.

«Los pro­fe­sio­na­les de la psi­co­lo­gía ba­san sus afir­ma­cio­nes en cri­te­rios em­pí­ri­cos, los pseu­do­te­ra­peu­tas en cam­bio em­pie­zan a di­va­gar y a con­fun­dir el pa­cien­te con dis­cur­sos va­cíos que no apor­tan na­da», re­cal­ca No­gue­ras. En es­te sen­ti­do, el ex­per­to des­ta­ca al­gu­nas se­ña­les de aler­ta con las que se pue­de dis­tin­guir even­tua­les pseu­do­psi­co­lo­gías: «Si el te­ra­peu­ta no sa­be de­cir­te en qué mo­de­lo tra­ba­ja, no mar­ca un ob­je­ti­vo y un pla­zo y to­do su dis­cur­so es­tá ba­sa­do en sim­bo­lo­gía abs­trac­ta, y la in­fluen­cia del in­cons­cien­te... hu­ye y bus­ca un pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­do que de ver­dad­te ayu­de».

Los más crí­ti­cos cues­tio­nan que ha­ya co­le­gios pro­fe­sio­na­les con sec­cio­nes de psi­coa­ná­li­sis

123RF

Una pa­cien­te du­ran­te una con­sul­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.