Marc Gual, el ofus­ca­do

El arie­te vol­vió a ser de­ter­mi­nan­te por su fal­ta de pun­te­ría, por lo que es­tá ner­vio­so y de­ses­pe­ra a La Ro­ma­re­da Ya de­mos­tró que sa­be mar­car y ha­ce otras co­sas bien, pe­ro ne­ce­si­ta ano­tar ya

El Periódico Aragón - - Deportes - A. BOBED abo­[email protected]­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

Marc Gual es­tá ne­ga­do de ca­ra al gol, lo que le pro­pi­cia es­tar ofus­ca­do, que a su vez pro­vo­ca que to­da­vía se acen­túen más su in­de­fi­ni­ción y sus pro­ble­mas pa­ra con­se­guir mar­car. La pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la. El de­lan­te­ro por el que se sus­pi­ró en ve­rano y por el que se es­pe­ró has­ta el mis­mo co­mien­zo de la tem­po­ra­da no ter­mi­na de en­chu­far­la y, po­co a po­co, se de­ses­pe­ra a sí mis­mo y tam­bién a La Ro­ma­re­da. De he­cho, Víc­tor Fer­nán­dez di­jo que llo­ró en el ves­tua­rio tras el par­ti­do. Pu­ra ra­bia e im­po­ten­cia al ver que no hay ma­ne­ra.

No fue su día ayer, lo cual co­mien­za a ser una tó­ni­ca ha­bi­tual. Ni con di­ná­mi­ca bue­na es ca­paz de ver por­te­ría con más asi­dui­dad a pe­sar de sus nu­me­ro­sos in­ten­tos. An­tes al Real Za­ra­go­za le cos­ta­ba Dios y ayu­da lle­gar a la meta con­tra­ria, pe­ro con Víc­tor Fer­nán­dez, a pe­sar de ha­ber per­di­do con el Má­la­ga, es fiel a su es­ti­lo y a su se­ña de iden­ti­dad. Jun­tar a gen­te con ca­li­dad per­mi­te dis­po­ner de más oca­sio­nes de gol. Y ser el de­lan­te­ro re­fe­ren­cia, que la res­pon­sa­bi­li­dad goleadora re­cai­ga en su per­so­na. Y ahí hay que res­pon­der.

La fal­ta de gol las­tró al Za­ra­go­za, así co­mo los dos úni­cos erro­res en de­fen­sa de to­do el par­ti­do. Ha­ber me­jo­ra­do cual­quie­ra de los dos as­pec­tos hu­bie­ra su­pues­to, po­si­ble­men­te y su­pues­ta­men­te, ha­blar de la ter­ce­ra ale­gría blan­qui­lla con­se­cu­ti­va. Pe­ro no fue así.

Con­tra un ri­val en­ce­rra­do atrás y con un plan­tea­mien­to de­fen­si­vo co­mo fue el Má­la­ga, apro­ve­char las po­cas oca­sio­nes que se pue­dan te­ner se an­to­ja vi­tal. La di­fe­ren­cia es que los an­da­lu­ces sí que acer­ta­ron. Marc Gual tu­vo en sus bo­tas tres go­les muy cla­ros, ma­nos a mano que nin­guno fue pa­ra den­tro an­te la exas­pe­ra­ción de la gra­da.

Sus de­fi­ni­cio­nes fue­ron ma­las, más que en otros due­los. Víc­tor Fer­nán­dez con­fía en él, pe­ro le re­co­men­dó que tu­vie­ra más pau­sa en ac­cio­nes im­pul­si­vas y de de­ci- sio­nes que de­pen­den de cen­té­si­mas. Fa­lla la ca­be­za y, por con­si­guien­te, lo ha­cen tam­bién los pies. La pri­me­ra opor­tu­ni­dad la tu­vo po­co des­pués del pri­mer gol del Má­la­ga, pe­ro chu­tó a por­te­ría de­ma­sia­do es­co­ra­do y fue­ra.

El has­tío ge­ne­ral lle­gó en la se­gun­da mi­tad. De­fi­nió con la zur­da, cen­tra­do y con po­ca fuer­za de­lan­te de Mu­nir tras una pér­di­da de Die­go Gon­zá­lez. Una opor­tu­ni­dad cla­rí­si­ma. Y el tor­ta­zo gordo lle­gó tras un ex­qui­si­to ta­co­na­zo de So­ro que de­jó otra vez so­lo a Marc Gual an­te Mu­nir. Con to­da la por­te­ría a fa­vor, el ca­ta­lán le pe­gó al mu­ñe­co, otra vez cen­tra­do. Los pu­ros nú­me­ros son ma­los. Al final es lo que man­da. Ca­be re­cor­dar que el de­lan­te­ro, al co­mien­zo de la tem­po­ra­da, afir­mó que el tri­den­te con Pom­bo y Ál­va­ro era «la me­jor de­lan­te­ra de Se­gun­da sin du­da». Gual lle­va dos go­les, uno de ellos a puer­ta va­cía (Al­ba­ce­te) y otro tras un buen ti­ro que pe­gó en los dos pa­los (Ma­llor­ca).

El ata­can­te de Ba­da­lo­na ha­ce mu­chas co­sas bien. Ayu­da a ge­ne­rar es­pa­cios que apro­ve­cha el equi­po, se des­mar­ca, ofre­ce so­lu­cio­nes com­bi­na­ti­vas y es ca­paz de ge­ne­rar­se sus pro­pias opor­tu­ni­da­des. Es un buen ju­ga­dor, pe­ro es un de­lan­te­ro y co­mo tal, «se le juz­ga por el gol», co­mo di­jo ayer el pro­pio Víc­tor Fer­nán­dez. Los arie­tes son los en­car­ga­dos de mar­car prin­ci­pal­men­te, igual que los de­fen­sas de pro­te­ger la por­te­ría. El res­to son aña­di­dos de ca­li­dad. Za­pa­te­ro, lo pri­me­ro, a tus za­pa­tos. Tie­ne que mar­car.

Los nú­me­ros son ma­los y no por fal­ta de opor­tu­ni­da­des, sino por su ma­la de­fi­ni­ción. Ade­más, su ca­so es pa­ra­dó­ji­co. Fi­chó en el in­vierno del 2017 por el Sevilla Atlé­ti­co pro­ce­den­te del fi­lial del Es­pan­yol y en­tre mar­zo y ju­nio con­si­guió en su es­treno en Se­gun­da 13 go­les, una ci­fra muy a te­ner en cuen­ta. Sa­be mar­car, ya lo ha de­mos­tra­do, pe­ro no ter­mi­na de en­con­trar el ca­mino del gol con el Za­ra­go­za Quie­re vol­ver a ser el del Sevilla, pe­ro mien­tras, se de­ses­pe­ra y de­ses­pe­ra.

Fa­lló tres oca­sio­nes muy cla­ras con­tra el Má­la­ga y aca­bó llo­ran­do y hun­di­do en el ves­tua­rio

Lle­va dos go­les en 1.245 mi­nu­tos re­par­ti­dos en 18 due­los. Uno ca­da ca­si 7 cho­ques com­ple­tos

Za­pa­te­ro a tus za­pa­tos

JAIME GA­LIN­DO

Marc Gual, sen­ta­do en el cés­ped con el ros­tro tris­te y con las ma­nos cru­za­das tras la de­rro­ta an­te el Má­la­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.