Ricardo Oli­vei­ra fue uno de

Los pri­me­ros fi­cha­jes de re­lum­brón del fra­ca­sa­do pro­yec­to de Aga­pi­to Igle­sias. Vino tras ga­nar la Cham­pions con el Mi­lan pe­ro sin ape­nas par­ti­ci­pa­ción por el se­cues­tro de su her­ma­na. En Za­ra­go­za re­cu­pe­ró la ilu­sión por el fút­bol y lle­gó a ano­tar 31 go­les

El Periódico Aragón - - Deportes -

—Des­pués de mu­chos años vi­vien­do fue­ra de mi país y de los cin­co años en Emi­ra­tos Ára­bes re­gre­sé en el 2015. Con 35 años vol­ví a la se­lec­ción bra­si­le­ña y me­tien­do go­les. Des­pués de tres años con el San­tos, de éxi­tos, tí­tu­los, go­les e his­to­rias me ape­te­ció sa­lir del es­ta­do de Sao Pau­lo y acep­té el re­to de ve­nir al Atlé­ti­co Mi­nei­ro. Es­toy fe­liz por se­guir ju­gan­do y con­ti­nuar me­tien­do go­les.

—Es­tan­do en el Mi­lan su­ce­dió uno de los epi­so­dios más du­ros de su vi­da, que fue el se­cues­tro de su her­ma­na. ¿Cómo lo vi­vió sien­do ju­ga­dor de pri­mer ni­vel?

—Es un te­ma que re­cuer­do con do­lor, pe­ro al mis­mo tiem­po con es­pe­ran­za por­que sa­lió to­do bien. Mi her­ma­na es­tá to­tal­men­te re­cu­pe­ra­da. No se pue­de se­pa­rar el fut­bo­lis­ta de la per­so­na, es im­po­si­ble; co­mo tam­po­co el pe­rio­dis­ta de la per­so­na. Fue un pa­lo muy duro por­que es­ta­ba vi­vien­do una gran ex­pe­rien­cia en el Mi­lan y fue en el pri­mer mes. De­bu­té, mar­qué un gol, ga­na­mos y días des­pués re­ci­bí la lla­ma­da del se­cues­tro de mi her­ma­na es­tan­do en mi ca­sa de Sevilla dis­fru­tan­do de unos días de va­ca­cio­nes con mi fa­mi­lia. Mi so­bri­na, la hi­ja de mi her­ma­na, es­ta­ba con­mi­go. ¡Ima­gí­ne­se! Le tu­ve que dar la no­ti­cia del se­cues­tro de su ma­dre y fue al­go que me de­bi­li­tó mu­chí­si­mo. In­ten­té tran­qui­li­zar­la di­cién­do­le que ha­ría­mos to­do lo po­si­ble pa­ra so­lu­cio­nar la si­tua­ción y re­gre­sa­mos a Ita­lia de in­me­dia­to. Fue­ron cin­co me­ses y me­dio de se­cues­tro, el más lar­go de la his­to­ria del es­ta­do de Sao Pau­lo.

—¿Cómo le ayu­da­ron des­de el Mi­lan?

—Un día Car­lo An­ce­lot­ti, que fue un pa­dre pa­ra mí, me di­jo que si quería es­tar allí, bien, pe­ro que si desea­ba ir a ca­sa con mi fa­mi­lia que lo en­ten­día, por­que era al­go muy per­so­nal. El Mi­lan se pu­so a mi la­do siem­pre. Ga­llia­ni, Ber­lus­co­ni… To­ma­mos la de­ci­sión de en­tre­nar, pe­ro no ju­gar, por­que se­ría un mar­ti­rio es­tar en ca­sa pen­san­do. Bus­qué en Dios re­fu­gio y fuer­za pa­ra su­pe­rar los con­flic­tos emo­cio­na­les que es­ta­ba pa­san­do. Pa­sé del sue­ño del Mi­lan a una pe­sa­di­lla.

—Aca­bó aque­lla tem­po­ra­da tan du­ra y re­ci­bió la lla­ma­da del Real Za­ra­go­za. ¿Cómo fue el pro­ce­so has­ta que lle­ga ce­di­do al club?

—Ita­lia me mar­có ne­ga­ti­va­men­te por el do­lor del se­cues­tro, pe­ro pro­fe­sio­nal­men­te fue in­creí­ble dis­fru­tar de ju­ga­do­res co­mo Mal­di­ni, Ka­ká, See­dorf, Pir­lo, Ga­tus­so, In­zag­hi, Di­da, Ca­fú, Nes­ta… Cuan­do to­do pa­só, y des­pués del año que ga­na­mos la Cham­pions, el Za­ra­go­za fue un bál­sa­mo por re­gre­sar al país que me hi­zo fe­liz. Era un nue­vo desafío y tam­bién te­nía un pro­yec­to in­creí­ble con Aga­pi­to y los ju­ga­do­res que es­ta­ba fi­chan­do. Acep­ta­mos mi fa­mi­lia y yo el re­to. Co­mo anéc­do­ta, des­pués de no ha­ber lo­gra­do los ob­je­ti­vos co­lec­ti­vos y del des­cen­so, re­gre­sé a Ita­lia unos días y coin­ci­dí con Mou­rin­ho. Me sa­lu­dó y me pre­gun­tó sor­pren­di­do que qué ha­bía pa­sa­do con el equi­pa­zo que te­nía­mos, que por qué ba­ja­mos. No se en­cuen­tra una ra­zón. Con la am­bi­ción de la UE­FA y la Li­ga, fue un pa­lo muy duro, pe­ro per­so­nal­men­te fue un año bueno por­que me­tí mu­chos go­les y el Za­ra­go­za me com­pró aun ha­bien­do ba­ja­do.

—¿Qué ob­je­ti­vos le mar­ca­ron des­de el club pa­ra la tem­po­ra­da? ¿Qui­zá lle­gar a la Cham­pions?

—Cé­sar Sán­chez por­te­ro, Aya­la, D’Ales­san­dro, Ai­mar, Sergio Gar­cía, Ós­car, Ma­tu­za­lem, Die­go Mi­li­to… Es­tá­ba­mos en la UE­FA y el ob­je­ti­vo era pe­lear lo más al­to en la Li­ga pa­ra en­trar en Cham­pions y creía­mos que te­nía­mos equi­po pa­ra lle­gar a ese re­to. Al final pa­só lo que pa­só. Fue una de­cep­ción pa­ra to­dos, pa­ra la afi­ción, el pre­si­den­te, Aga­pi­to, ju­ga­do­res… —A lo lar­go de su ca­rre­ra ha ju­ga­do con gran­des fut­bo­lis­tas y aquí en Za­ra­go­za no fue me­nos. ¿Cómo va­lo­ra la de­lan­te­ra que for­ma­ba con Die­go Mi­li­to y Sergio Gar­cía?

—En­tre las me­jo­res de mi ca­rre­ra, se lo ase­gu­ro. Es­tu­ve con Die­go Mi­li­to es­te año, por­que fui­mos a ju­gar la Co­pa Sud­ame­ri­ca­na y Die­go es­tá co­mo ges­tor de­por­ti­vo del Ra­cing. Ha­blé con él y re­cor­da­mos nues­tros mo­men­tos ahí, los go­les que mar­ca­mos… Fue de los me­jo­res com­pa­ñe­ros que he te­ni­do de de­lan­te­ro. Te­nía­mos ju­ga­do­res de cla­se, de­fi­ni­ción y li­de­raz­go na­tu­ral.

—¿Hu­bo al­gún ro­ce con Die­go Mi­li­to por ser el de­lan­te­ro es­tre­lla del equi­po?

—No. Nos lle­vá­ba­mos muy bien. Es nor­mal que en un mo­men­to da­do uno se pue­da en­fa­dar por­que uno pien­sa que po­día dar un pa­se y el otro pen­sa­ba que lo me­jor era chu­tar. Con Die­go, fe­no­me­nal. Co­mo per­so­na y ju­ga­dor ten­go gran ad­mi­ra­ción por él.

—¿Qué pa­só en los pri­me­ros par­ti­dos pa­ra que no die­ran la ta­lla?

—Es al­go que no­so­tros tam­bién nos pre­gun­ta­mos. Era un equi­po con tan­tos nom­bres y buenos ju­ga­do­res… Tra­ba­já­ba­mos mu­chí­si­mo y pen­sá­ba­mos que la ma­la ra­cha iba a cam­biar. No nos sa­lían las co­sas y cuan­do se entra en una di­ná­mi­ca muy ne­ga­ti­va, el en­torno tam­bién em­pie­za a es­tar ne­ga­ti­vo y las co­sas no sa­len. Nos que­dá­ba­mos fli­pa­dos pen­san­do en cómo con es­te equi­po no nos sa­lían las co­sas. Tam­bién

EDU NAVARRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.