«Fui con­sa­gra­do co­mo pas­tor en el 2008, cuan­do es­ta­ba en Za­ra­go­za. En Bra­sil po­quí­si­mos me lla­man Ricardo, me di­cen pas­tor»

El Periódico Aragón - - Deportes -

ti­cia. Lo que se ha­ce mal se pa­ga y es así. En­tró en ca­mi­nos du­ros y es­toy sor­pren­di­do por cómo de­jó el club.

—Ha ju­ga­do en Emi­ra­tos Ára­bes o Bra­sil des­de su mar­cha del club. ¿Ha se­gui­do al Za­ra­go­za du­ran­te es­te tiem­po?

18 años que sir­vo al Se­ñor. Con 20 años en­ten­dí que de­bía de­di­car mi vi­da tam­bién a Dios y no so­lo a mis de­seos, por cues­tión de gra­ti­tud. Hoy por hoy, en Bra­sil, na­die me lla­ma por mi nom­bre, sino que me di­cen pas­tor. Po­quí­si­mos me lla­man Ricardo. Es una pa­sión. Te­ne­mos una ben­di­ción tan gran­de que, en vi­da, le ten­go que ser gra­to y siem­pre que pue­do me de­di­co a pre­di­car y siem­pre sa­co un ra­to de mi tiem­po pa­ra Dios.

—¿Qué ha­ce con­cre­ta­men­te cuan­do ejer­ce de pas­tor?

—Te­ne­mos un re­co­no­ci­mien­to de la igle­sia, que es pas­to­rear o cui­dar de per­so­nas. Hay quien se pre­gun­ta cómo es po­si­ble com­pa­gi­nar­lo con el fút­bol. No me de­di­co in­te­gral­men­te al pas­to­reo, pe­ro ten­go tiem­po pa­ra pas­to­rear. Cuan­do es­tu­ve en Emi­ra­tos Ára­bes fun­da­mos una igle­sia bra­si­le­ña en Abu Da­bi. En Bra­sil no pas­to­reo una igle­sia, pe­ro me sien­to pa­ra unir y es­cu­char. Me de­di­co a las per­so­nas que ne­ce­si­tan con­se­jos o en­ten­der más lo que es de­di­car una vi­da a Dios.

—¿Le de­di­ca­rá más tiem­po cuan­do se re­ti­re del fút­bol?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.