Ma­de­lei­ne Albright, se­cre­ta­ria de Es­ta­do con Bill Clin­ton, ad­vier­te so­bre los nue­vos fascismos que ace­chan nues­tro tiem­po.

Po­cas per­so­nas co­no­cen las claves de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal co­mo Ma­de­lei­ne Albright. Y lo que es­tá pa­san­do no le gus­ta. A sus 81 años, la se­cre­ta­ria de Es­ta­do del ex­pre­si­den­te Bill Clin­ton ve se­ña­les de un nue­vo fas­cis­mo. Ha­bla­mos con ella.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - SUMARIO - POR CH­RIS­TOPH SCHEUERMANN MA­DE­LEI­NE ALBRIGHT

As us 8 1 a ñ o s , con una bri­llan­te ca­rre­ra po­lí­ti­ca a sus es­pal­das, seis li­bros de éxi­to y una flo­re­cien­te em­pre­sa de ase­so­ría, po­dría lle­var una vi­da tran­qui­la, pe­ro Ma­de­lei­ne Albright no va­le pa­ra ju­bi­la­da. Hoy si­gue ejer­cien­do co­mo la gran da­ma de la po­lí­ti­ca ex­te­rior nor­te­ame­ri­ca­na. Co­men­zó de em­ba­ja­do­ra an­te Na­cio­nes Uni­das en Nue­va York, y en­tre 1997 y 2001 fue se­cre­ta­ria de Es­ta­do con el pre­si­den­te Bill Clin­ton. Albright se ocu­pó de te­mas co­mo el con­flic­to en Orien­te Me­dio, la evo­lu­ción de Ru­sia tras la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca, el pro­gra­ma nu­clear nor­co­reano… pro­ble­mas to­dos ellos que si­guen de enor­me ac­tua­li­dad. Nun­ca ha de­ja­do de es­tar aten­ta al es­ta­do del mun­do ni de in­ter­pre­tar­lo. El te­ma que más le preo­cu­pa es­tos días se lla­ma Do­nald Trump, el gran des­truc­tor de las re­la­cio­nes trans­atlán­ti­cas y del or­den oc­ci­den­tal. Su nue­vo li­bro lle­va el pro­vo­ca­dor y alar­man­te tí­tu­lo de Fas­cis­mo. Una ad­ver­ten­cia. La se­ño­ra Albright nos re­ci­be en su des­pa­cho de Was­hing­ton, don­de se­ña­la a una lá­mi­na en­mar­ca­da col­ga­da en la pa­red. Es un frag­men­to del re­gis­tro de pa­sa­je­ros del SS Ame­ri­ca, el bar­co en el que lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos des­de Eu­ro­pa des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Ma­de­lei­ne Albright. Mi­re, aquí tie­ne mi nom­bre de sol­te­ra, Marie Kor­be­lo­vá, 11 años, lle­ga­da el 11 de no­viem­bre de 1948. Mis her­ma­nos y mis pa­dres tam­bién es­ta­ban ahí. Es­tos otros son do­cu­men­tos de tiem­pos de Bill

Clin­ton, y una dis­tin­ción que me en­tre­gó Ba­rack Oba­ma. Es la his­to­ria de mi vi­da. XL­Se­ma­nal. Na­ció us­ted en Pra­ga, lle­gó a Lon­dres hu­yen­do de los na­zis, más tar­de lle­gó el co­mu­nis­mo a su país y se fue a Es­ta­dos Uni­dos. ¿Có­mo le mar­có to­do aque­llo? M.A. He vi­vi­do en car­ne pro­pia los enor­mes efec­tos que tie­ne que Es­ta­dos Uni­dos se im­pli­que en la po­lí­ti­ca mun­dial. Y los que tie­ne cuan­do no se im­pli­ca. En los acuer­dos de Mú­nich de 1938, Fran­cia, Ita­lia y Gran Bre­ta­ña acep­ta­ron que Hitler se ane­xio­na­ra par­te de Che­cos­lo­va­quia. Es­ta­dos Uni­dos no es­tu­vo en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes. Pe­ro cuan­do los nor­te­ame­ri­ca­nos en­tra­ron en la gue­rra con­tra la Ale­ma­nia na­zi, su de­ci­sión tu­vo con­se­cuen­cias de­ter­mi­nan­tes. Y lue­go, a par­tir de 1945, Eu­ro­pa que­dó di­vi­di­da en dos mi­ta­des co­mo re­sul­ta­do de los pac­tos ne­go­cia­dos du­ran­te la gue­rra. Mi país na­tal des­apa­re­ció du­ran­te 40 años al otro la­do del te­lón de ace­ro. La con­clu­sión que sa­co de to­do es­to es: cuan­do Es­ta­dos Uni­dos no se in­vo­lu­cra con lo que ocu­rre en el mun­do, su­ce­den co­sas te­rri­bles. XL. A la vis­ta de la si­tua­ción en la que hoy se en­cuen­tra Oc­ci­den­te, ¿se sien­te más bien op­ti­mis­ta o pe­si­mis­ta? M.A. Soy una op­ti­mis­ta preo­cu­pa­da. XL. En su li­bro es­cri­be us­ted que te­me una vuel­ta al cli­ma po­lí­ti­co de los años vein­te y trein­ta. ¿A qué se re­fie­re con ello? M.A. Hay si­mi­li­tu­des sor­pren­den­tes en­tre aque­llos tiem­pos y los ac­tua­les: la frac­tu­ra so­cial, la im­pre­sión que tie­nen mu­chos de for­mar par­te del gru­po de los per­de­do­res eco­nó­mi­cos, la lle­ga­da de po­lí­ti­cos que se apro­ve­chan de to­do ello... El pa­trio­tis­mo es po­si­ti­vo, es el na­cio­na­lis­mo lo que me in­quie­ta. To­dos nos be­ne­fi­cia­mos de la glo­ba­li­za­ción, pe­ro su gran in­con­ve­nien­te es que mu­chas per­so­nas han per­di­do el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia, de ho­gar. XL. Su li­bro se ti­tu­la Fas­cis­mo. Una ad­ver­ten­cia. ¿No es al­go alar­mis­ta? ¿Po­de­mos caer en el fas­cis­mo? M.A. La in­ten­ción es que sue­ne alar­mis­ta. De to­dos mo­dos, tam­bién de­jo cla­ro que no con­si­de­ro fas­cis­ta a Trump. Es an­ti­de­mo­crá­ti­co, eso sí, y no tie­ne res­pe­to por ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les de la de­mo­cra­cia, co­mo la pren­sa li­bre, a la que ha de­cla­ra­do «enemi­go del pue­blo». Si el li­bro es alar­mis­ta, es por­que los tiem­pos pi­den alar­mis­mo. XL. Trump so­lo tie­ne el apo­yo del cua­ren­ta por cien­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos. ¿No so­bres­ti­ma us­ted la in­fluen­cia de los po­pu­lis­tas? M.A. Me­jor so­bres­ti­mar a Trump que ha­cer co­mo si no pa­sa­ra na­da. Los ni­ve­les de po­pu­la­ri­dad de Trump apun­tan más al al­za que a la ba­ja. Los po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos tie­nen mie­do de en­fren­tar­se a él, de plan­tar­le ca­ra. Y cam­bia su dis­cur­so po­lí­ti­co cons­tan­te­men­te, se­ma­na tras se­ma­na. En mi li­bro re­co­jo una ci­ta de Mus­so­li­ni que me pa­re­ce muy apro­pia­da: «Si le arran­cas las plu­mas a la ga­lli­na de una en una, la gen­te no se da­rá cuen­ta». XL. ¿Cree que la de­mo­cra­cia es­tá per­dien­do atrac­ti­vo de un mo­do glo­bal? M.A. No. Y aun­que sí veo se­ña­les de fas­cis­mo, no creo que el de hoy sea el mis­mo fas­cis­mo del si­glo XX. La de­mo­cra­cia tie­ne sus raí­ces en la an­ti­güe­dad clá­si­ca, a lo lar­go de la His­to­ria se han ido pro­ban­do to­do ti­po de va­rian­tes. Al fi­nal, la que se ha im­pues­to es la de­mo­cra­cia li­be­ral. Su ele­men­to más im­por­tan­te qui­zá sea el in­ten­to de al­can­zar so­lu­cio­nes in­ter­me­dias, de lle­gar a com­pro­mi­sos. Los po­pu­lis­tas ha­cen jus­to lo con­tra­rio: bus­can las grie­tas en la so­cie­dad y las pro­fun­di­zan. De esa ma­ne­ra aca­ban con la po­si­bi­li­dad de lo­grar un equi­li­brio. XL. ¿Por qué tan­tos ciu­da­da­nos des­con­fían hoy de sus go­ber­nan­tes? M.A. La gen­te quie­re ele­gir a sus po­lí­ti­cos, pe­ro tam­bién quie­re te­ner al­go de co­mer en el pla­to. La pre­gun­ta es: ¿qué va an­tes? En al­gu­nos paí­ses es­tá hoy muy ex­ten­di­da la per­cep­ción de que sus go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos no son ca­pa­ces de re­sol­ver la cre­cien­te bre­cha en­tre ri­cos y po­bres. Y los ciu­da­da­nos exi­gen, con ra­zón, un

"Hay si­mi­li­tu­des sor­pren­den­tes en­tre los años trein­ta y los ac­tua­les: frac­tu­ra so­cial, po­lí­ti­cos apro­ve­cha­dos, na­cio­na­lis­mos..." "Cuan­do Es­ta­dos Uni­dos no se in­vo­lu­cra con lo que ocu­rre en el mun­do, su­ce­den co­sas te­rri­bles. Lo he vi­vi­do en car­ne pro­pia"

sis­te­ma sa­ni­ta­rio que fun­cio­ne, y tra­ba­jo, edu­ca­ción... Los po­pu­lis­tas ofre­cen unas res­pues­tas apa­ren­te­men­te sen­ci­llas que la de­mo­cra­cia no tie­ne. XL. A su pro­pio par­ti­do, el De­mó­cra­ta, le es­tá cos­tan­do li­diar con un pre­si­den­te co­mo Trump. ¿A qué cree que se de­be? M.A. El con­tra­to que an­tes cohe­sio­na­ba nues­tras so­cie­da­des se ha vuel­to muy frá­gil. His­tó­ri­ca­men­te, los ciu­da­da­nos en­tre­ga­ban par­te de su li­ber­tad al Es­ta­do y, a cam­bio, es­te los pro­te­gía y les ofre­cía pres­ta­cio­nes bá­si­cas. Pe­ro nin­gu­na de las dos par­tes ha cum­pli­do lo acor­da­do. El Es­ta­do ha des­aten­di­do a sus ciu­da­da­nos y los ciu­da­da­nos, por su par­te, evaden im­pues­tos y se de­jan se­du­cir por los po­pu­lis­tas. Te­ne­mos que en­con­trar una for­ma de re­no­var ese con­tra­to so­cial pa­ra que am­bas par­tes se­pan lo que ca­da una de ellas pue­de es­pe­rar de la otra en el fu­tu­ro. En es­tos mo­men­tos los po­lí­ti­cos de am­bos ex­tre­mos, tan­to des­de la iz­quier­da co­mo des­de la de­re­cha, es­tán sa­can­do par­ti­do de es­ta in­se­gu­ri­dad. XL. En sus tiem­pos al fren­te de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do via­jó por en­car­go de Bill Clin­ton a Co­rea del Nor­te. Allí, en el año 2000, se reunió con Kim Jong-il, el pa­dre del ac­tual lí­der. ¿Qué apren­dió en Pyong­yang? M.A. Sin­ce­ra­men­te, al prin­ci­pio no sa­bía­mos de­ma­sia­do so­bre aquel ré­gi­men. A la di­nas­tía Kim se la pue­de de­fi­nir co­mo fas­cis­ta. Si­guen di­fun­dien­do el re­la­to de que Co­rea del Nor­te se en­cuen­tra ame­na­za­da por to­das par­tes. Los Kim se han va­li­do de es­te re­la­to pa­ra ais­lar y ma­tar de ham­bre a su pue­blo, al tiem­po que glo­ri­fi­ca­ban sus pro­pias fi­gu­ras. Kim Jong-il no era es­tú­pi­do; al con­tra­rio, era un hom­bre in­tere­san­te. Pro­ba­ble­men­te ha­bría si­do me­jor di­rec­tor de ci­ne que go­ber­nan­te, al me­nos es­ta­ba per­fec­ta­men­te al tan­to de los ga­na­do­res de los Os­car.

XL. Kim Jong-il tam­bién qui­so re­unir­se con Bill Clin­ton. ¿Por qué aquel en­cuen­tro no sa­lió ade­lan­te? M.A. Clin­ton se cen­tró en re­sol­ver el con­flic­to de Orien­te Me­dio. Pe­ro al fi­nal no tu­vo éxi­to, le fal­tó tiem­po. Tam­bién le de­di­ca­mos mu­cha aten­ción a Co­rea del Nor­te. El ré­gi­men ame­na­za­ba con aban­do­nar el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción, lo que aca­bó su­ce­dien­do tiem­po des­pués. Al fi­nal con­se­gui­mos ce­rrar con los nor­co­rea­nos un acuer­do pa­ra clau­su­rar su pro­gra­ma nu­clear. XL. Pe­ro lue­go lle­gó Geor­ge W. Bush, in­clu­yó a Co­rea del Nor­te en su eje del mal y, 4 años más tar­de, el ré­gi­men pro­ba­ba su pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca... M.A. Cuan­do no­so­tros de­ja­mos el Go­bierno, no ha­bía ni ar­mas nu­clea­res ni mi­si­les in­ter­con­ti­nen­ta­les. Lo úni­co que ha­bía era ma­te­rial fi­si­ble pa­ra una o dos bom­bas, na­da más. XL. Du­ran­te su en­cuen­tro con Do­nald Trump en Sin­ga­pur, Kim Jong-un de­jó en­tre­ver la po­si­bi­li­dad de po­ner fin a su pro­gra­ma nu­clear. ¿Cree us­ted que se pue­de con­fiar en Co­rea del Nor­te? M.A. Tie­ne que ha­ber con­tro­les in­de­pen­dien­tes, es la úni­ca ma­ne­ra. Por eso es ab­sur­do que Do­nald Trump ha­ya aban­do­na­do el acuer­do nu­clear con Irán, que in­cluía ese ti­po de su­per­vi­sión. XL. ¿Cree que to­da­vía que­da al­gu­na po­si­bi­li­dad de sal­var el acuer­do? M.A. Es­pe­ro sin­ce­ra­men­te que lo po­da­mos sal­var. XL. A pe­sar del acuer­do, Irán ha am­plia­do mu­cho su in­fluen­cia en Orien­te Me­dio, so­bre to­do en Siria. ¿Tie­ne ra­zón Trump cuan­do di­ce que he­mos si­do muy in­ge­nuos con res­pec­to a las in­ten­cio­nes de los ira­níes? M.A. No, no di­ría que he­mos si­do in­ge­nuos. El ré­gi­men de Tehe­rán es­tá ex­ten­dien­do sus ten­tácu­los en mu­chas di­rec­cio­nes, con Hez­bo­lá en el Lí­bano, ha­cia Ha­más en Pa­les­ti­na, ha­cia el Ye­men. Pe­ro que Es­ta­dos Uni­dos aban­do­ne el acuer­do ha­ce mu­cho más di­fí­cil con­tro­lar esos ten­tácu­los. XL. Trump es­tá lle­van­do a ca­bo una gue­rra co­mer­cial con­tra la Unión Eu­ro­pea y ha­bla de sus alia­dos co­mo si fue­sen sus enemi­gos. ¿Es­ta­mos an­te el fi­nal de la di­plo­ma­cia? M.A. No lo creo. Se­gui­mos sien­do una li­ga de de­mo­cra­cias y en Was­hing­ton si­gue ha­bien­do con­gre­sis­tas y se­na­do­res que li­mi­tan el po­der del pre­si­den­te. Si­gue exis­tien­do el sis­te­ma de check and ba­lan­ce. Sin em­bar­go, me preo­cu­pa que la aten­ción de la gen­te se dis­trai­ga de los ver­da­de­ros pro­ble­mas por cul­pa de es­tos con­flic­tos fic­ti­cios. XL. Por lo vis­to, du­ran­te la cum­bre del G-7 Trump le lan­zó unos ca­ra­me­los a An­ge­la Mer­kel y le di­jo: «To­ma, lue­go no di­gas que nun­ca te doy na­da». ¿Cuál cree que es la me­jor es­tra­te­gia pa­ra re­la­cio­nar­se con un hom­bre co­mo es­te? M.A. Ob­via­men­te, te­ner una bue­na re­la­ción per­so­nal al más al­to ni­vel fa­ci­li­ta las co­sas, pe­ro no es el úni­co fac­tor. In­clu­so en tiem­pos de la Gue­rra Fría ha­bía gen­te que se ocu­pa­ba de man­te­ner las re­la­cio­nes con la Unión So­vié­ti­ca. El mun­do atra­vie­sa una si­tua­ción de des­or­den, cier­to, pe­ro hay me­ca­nis­mos pa­ra pre­ser­var las con­ver­sa­cio­nes en los ám­bi­tos di­plo­má­ti­co y téc­ni­co. XL. Pe­ro ¿qué se ha­ce con un pre­si­den­te que mues­tra se­me­jan­te des­pre­cio por ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio o la OTAN? M.A. Mu­chos si­guen cre­yen­do que la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos se desa­rro­lla en ci­clos de 4 años. Pe­ro no es así. En es­tos úl­ti­mos 70 años he­mos te­ni­do unas re­la­cio­nes más o me­nos bue­nas con Eu­ro­pa y siem­pre ha ha­bi­do al­ti­ba­jos. Lo mis­mo es­tá pa­san­do aho­ra con Trump. La re­la­ción trans­atlán­ti­ca es­tá atra­ve­san­do un mo­men­to ba­jo, pe­ro se­gui­rá. XL. Trump ha exi­gi­do de ma­las ma­ne­ras que los miem­bros de la OTAN

"Vivimos tiem­pos emo­cio­nan­tes. Te­ne­mos que po­ner a trabajar a los me­jo­res ce­re­bros pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas del si­glo XXI"

"La gen­te quie­re ele­gir a sus po­lí­ti­cos, pe­ro tam­bién te­ner al­go pa­ra co­mer en el pla­to. La pre­gun­ta es: ¿qué es más im­por­tan­te?"

in­cre­men­ten su gas­to en de­fen­sa al tiem­po que bus­ca acer­car­se a Vla­dí­mir Pu­tin. ¿Te­me us­ted que la OTAN pue­da per­der re­le­van­cia? M.A. A pe­sar de to­das es­tas con­tro­ver­sias, la OTAN si­gue sien­do la alian­za de­fen­si­va más im­por­tan­te del mun­do. Sus miem­bros se com­pro­me­tie­ron en su día a in­ver­tir en de­fen­sa al me­nos el dos por cien­to del PIB. El pre­si­den­te Trump se ha li­mi­ta­do a re­cor­dar es­ta exi­gen­cia. Tam­po­co es na­da fue­ra de lo nor­mal que go­ber­nan­tes eu­ro­peos o nor­te­ame­ri­ca­nos se reúnan con el pre­si­den­te ru­so. La Alian­za es tan fuer­te co­mo lo sean la amis­tad y la con­fian­za en­tre sus miem­bros. XL. Eu­ro­pa se ha vuel­to más ines­ta­ble de­bi­do a la ma­yor agre­si­vi­dad de Ru­sia, a la gue­rra en Siria, la cri­sis de los re­fu­gia­dos... ¿Qué pa­pel de­be­ría desem­pe­ñar la OTAN en to­do es­to? M.A. La OTAN tie­ne una ta­rea cla­ra­men­te de­fi­ni­da que es de­fen­der a sus miem­bros an­te una po­ten­cial agre­sión por par­te de Ru­sia, ade­más de pro­te­ger­los an­te los ci­be­ra­ta­ques o el te­rro­ris­mo. La emi­gra­ción no for­ma par­te de esa ta­rea. XL. ¿Pe­ro cree que es­tá aca­ba­da la re­la­ción trans­atlán­ti­ca? M.A. En mi opi­nión, lo gra­ve se­ría que de­já­se­mos de es­for­zar­nos por man­te­ner el víncu­lo trans­atlán­ti­co. Pe­ro nues­tras di­fi­cul­ta­des no se re­sol­ve­rán di­cien­do: «Ya es­tá, se aca­bó, has­ta aquí he­mos lle­ga­do». Ade­más, la Unión Eu­ro­pea se en­fren­ta a otros pro­ble­mas que no tie­nen na­da que ver con su re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, có­mo ac­tuar con paí­ses co­mo Hun­gría y Po­lo­nia. Por otro la­do, du­ran­te el go­bierno de Oba­ma mu­chos eu­ro­peos cri­ti­ca­ron que Es­ta­dos Uni­dos se es­tu­vie­ra vol­vien­do de­ma­sia­do ha­cia el Pa­cí­fi­co. Yo siem­pre di­go que no vivimos en una re­la­ción mo­nó­ga­ma, que so­mos una po­ten­cia tan atlán­ti­ca co­mo pa­cí­fi­ca. XL. ¿Le preo­cu­pa que Trump ofen­da in­clu­so a los so­cios más cer­ca­nos, co­mo ha he­cho con el pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, al que ca­li­fi­có de «des­ho­nes­to y dé­bil»? M.A. Sí, me sor­pren­dió mu­cho. Nun­ca ha­bía vis­to un com­por­ta­mien­to pa­re­ci­do por par­te de un pre­si­den­te. Me en­te­ré mien­tras es­ta­ba, pre­ci­sa­men­te, en una con­fe­ren­cia con Lloyd Ax­worthy, ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Ca­na­dá, y lle­va­ba un pin de la ho­ja de ar­ce en la so­la­pa. Pa­ra mí, los ca­na­dien­ses son los me­jo­res ciu­da­da­nos glo­ba­les: par­ti­ci­pan en mi­sio­nes de paz, han co­la­bo­ra­do en la crea­ción del Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal, lu­chan con­tra las mi­nas te­rres­tres. Son nues­tros me­jo­res alia­dos, com­par­ti­mos una fron­te­ra de mil mi­llas. De ver­dad, es­pe­ro que po­da­mos su­pe­rar es­te con­flic­to. XL. La si­tua­ción pin­ta bas­tan­te mal, pe­ro us­ted no pa­re­ce muy preo­cu­pa­da. M.A. Vis­to des­de la pers­pec­ti­va de una po­li­tó­lo­ga, vivimos unos tiem­pos muy emo­cio­nan­tes. Des­pués de to­das es­tas dé­ca­das, las ins­ti­tu­cio­nes oc­ci­den­ta­les van ne­ce­si­tan­do una re­no­va­ción. Qui­zá sea el mo­men­to de lle­var­la a ca­bo. Te­ne­mos que po­ner a trabajar a los me­jo­res ce­re­bros pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas del si­glo XXI. XL. ¿Nos que­da tiem­po, vien­do el frá­gil es­ta­do en el que se en­cuen­tra el víncu­lo trans­atlán­ti­co y el po­der cre­cien­te de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na? M.A. Lo que te­ne­mos que ha­cer es di­ri­gir to­da nues­tra aten­ción a la re­no­va­ción de las ins­ti­tu­cio­nes. XL. ¿Cree que Trump se­rá re­ele­gi­do en las pró­xi­mas elec­cio­nes? M.A. No ten­go ni idea. So­lo sé lo que es­pe­ro que pa­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.