Los dro­nes sim­pá­ti­cos

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS - por Pau Are­nós www.xlse­ma­nal.com/fir­mas @PauA­re­nos

equi­dad. El Buen Pre­si­den­te del Buen Go­bierno pi­dió a la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca que fa­bri­ca­ra bom­bas jus­tas. Con­vo­có en el Pa­la­cio del Buen Go­bierno al lobby del ca­ñón pa­ra exi­gir pro­yec­ti­les inteligentes que so­lo aba­tie­ran a los mal­va­dos. Uno de los di­rec­to­res ge­ne­ra­les le ex­pli­có que sus pro­duc­tos no aten­dían a los asun­tos morales y que, en ese sen­ti­do, se com­por­ta­ban con pul­cri­tud de­mo­crá­ti­ca, un pro­ce­der que el pre­si­den­te com­pren­de­ría y aplau­di­ría: ma­ta­ban a to­dos por igual, sin dis­cri­mi­nar, fue­ran bue­nos, mal­va­dos o re­gu­la­res, ni­ños o adul­tos, pe­rros o ra­tas. ¿Aca­so la equi­dad no era el prin­ci­pio bá­si­co? El Buen Pre­si­den­te se es­can­da­li­zó con la pre­gun­ta re­tó­ri­ca, pues era com­pa­si­vo y pia­do­so, el ejem­plo de al­guien al que, en su bon­da­do­sa y siem­pre mo­des­ta opi­nión, nun­ca de­be­ría al­can­zar una bom­ba jus­ta. Es­po­le­ta. Con­tra­ria­do, se di­ri­gió a aque­llos hom­bres –y una mu­jer: los ri­ñó por­que no ha­bía pa­ri­dad en el sec­tor y eso sí que era un cri­men– a los que con­si­de­ra­ba ín­te­gros, pues­to que quie­nes se de­di­ca­ban al ar­ma­men­to eran los ga­ran­tes de la paz. Los paí­ses com­pra­ban ar­mas –se­gún el ar­gu­men­to con es­po­le­ta del Buen Pre­si­den­te–, con la in­ten­ción de no uti­li­zar­las, so­lo pa­ra ame­dren­tar, de la mis­ma ma­ne­ra que el dra­gón bar­bu­do mos­tra­ba las es­pi­nas fa­cia­les cuan­do se sen­tía ame­na­za­do. Si una na­ción in­ver­tía en re­no­var los ar­se­na­les, obli­ga­ba a su en­torno a imi­tar­la, pues­to que nin­gún es­tra­te­ga, mi­nis­tro, ge­ne­ral o con­se­je­ro po­día per­mi­tir una ame­na­za de ese… ca­li­bre (chis­te de ven­de­dor de ar­mas, se car­ca­jeó el po­lí­ti­co). Así se con­se­guía el equi­li­brio: a igual nú­me­ro de tan­ques y avio­nes, igual es­pí­ri­tu de li­ber­tad. So­lo con el cre­ci­mien­to con­ti­nuo se evi­ta­ban las gue­rras y se ga­ran­ti­za­ban los in­gre­sos del Es­ta­do. Di­cho es­to, con­ti­nuó el Buen Pre­si­den­te, he­mos lle­ga­do al mo­men­to del 'por si aca­so'. ¿Y qué sig­ni­fi­ca el 'por si aca­so'?, can­tó el co­ro de pis­to­le­ros. To­le­ran­cia. El 'por si aca­so', acla­ró, era por si al­guien que­bra­ba la ar­mo­nía y co­men­za­ba una pe­lea. «No­so­tros so­mos una po­ten­cia ar­ma­men­tís­ti­ca a la an­ti­gua y te­ne­mos que me­jo­rar, que cam­biar, que evo­lu­cio­nar. ¿Ha­cia dón­de? Ha­cia la bon­dad. Te­néis que sa­car al mer­ca­do ar­mas inteligentes que so­lo des­tru­yan a quien lo me­rez­ca. Por si aca­so al­guien en­tra en gue­rra te­ne­mos que ayu­dar a la po­bla­ción ci­vil, ¡a la Hu­ma­ni­dad!». Des­ve­ló que ha­bían fir­ma­do un con­tra­to con una mo­nar­quía pe­tro­le­ra a cam­bio de una ci­fra ki­lo­mé­tri­ca y que se­ría a ellos a los que ven­de­ría los pri­me­ros mi­si­les de la ri­sa y los dro­nes sim­pá­ti­cos. Les dio al­gu­nas in­st­ruc­cio­nes, con­se­jos, achu­cho­nes y pes­co­zo­nes lle­nos de sen­si­bi­li­dad y to­le­ran­cia. Mi­se­ri­cor­dia. Los ar­me­ros con­fia­ban en el Buen Pre­si­den­te por­que du­ran­te su man­da­to ha­bían ga­na­do mi­llo­nes, así que le hi­cie­ron ca­so en la po­lí­ti­ca de la mi­se­ri­cor­dia. Tu­vie­ron lis­to el pe­di­do en unos me­ses. Du­ran­te las prue­bas, el man­da­ta­rio llo­ró de emo­ción y se vio a sí mis­mo re­ci­bien­do el No­bel de la Paz. Mos­ta­cho. El día acor­da­do, el Je­que y su nu­me­ro­sí­si­mo sé­qui­to, un pe­que­ño ejér­ci­to de hom­bres con chi­la­ba y bi­go­te o bar­ba, se pre­sen­ta­ron en la ex­pla­na­da don­de ju­ga­rían a las ma­tan­zas jun­to con otros hom­bres con uni­for­me, sin bi­go­te ni bar­ba. El Buen Pre­si­den­te di­ri­gió las ma­nio­bras. Se al­za­ron los dro­nes y bom­bar­dea­ron los ob­je­ti­vos con pol­vos pi­ca­pi­ca. Una li­ge­ra bri­sa arras­tró la sus­tan­cia has­ta el mos­ta­cho del Je­que, que es­tor­nu­dó. Al Buen Pre­si­den­te le hi­zo mu­cha gra­cia: el pri­mer efec­to de la re­vo­lu­ción sen­si­ble. Los tan­ques dis­pa­ra­ron con­fe­ti y de los fu­si­les sa­lie­ron car­te­li­tos de pa­ya­so: «Bang!». Se al­za­ron los mi­si­les y tras es­ta­llar en el ai­re li­be­ra­ron un cas­ti­llo de fue­gos ar­ti­fi­cia­les, des­lu­ci­dos a la luz del día. El Je­que, re­cu­pe­ra­do del '¡achú!', ha­bló a uno de sus ge­ne­ra­les sin de­jar de son­reír. El Buen Pre­si­den­te en­ten­dió que es­ta­ba sa­tis­fe­cho con lo que veía y que la com­pra se ha­ría efec­ti­va. El Je­que le co­mu­ni­có al mi­li­tar que co­men­za­ra a pla­ni­fi­car la in­va­sión de aquel país de bro­ma.

El Buen Pre­si­den­te di­ri­gió las ma­nio­bras. Se al­za­ron los dro­nes y bom­bar­dea­ron los ob­je­ti­vos con pol­vos pi­ca­pi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.