LA UL­TI­MA APUEST

SE HI­ZO RI­CO ES­PE­CU­LAN­DO EN LOS MER­CA­DOS Y AHO­RA DE­DI­CA LOS ÚL­TI­MOS AÑOS DE SU VI­DA, Y TO­DA SU FOR­TU­NA, A "SAL­VAR LA DE­MO­CRA­CIA LI­BE­RAL"

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - PORTADA - POR MI­CHAEL STEINBERGER / FO­TO: DA­MON WINTER

Es mar­tes por la ma­ña­na, y en París llue­ve y ha­ce frío. Geor­ge So­ros, el se­gun­do mul­ti­mi­llo­na­rio neo­yor­quino más vi­li­pen­dia­do del mun­do –bas­tan­te más ri­co que el pri­me­ro, di­cho sea de pa­so–, va a pro­nun­ciar una char­la en el Con­se­jo Eu­ro­peo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. So­ros, que ga­nó su for­tu­na al fren­te de un hed­ge fund, hoy de­di­ca to­do su tiem­po a la fi­lan­tro­pía y el ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co. Es­ta ma­ña­na va a brin­dar sus ideas pa­ra sal­var la Unión Eu­ro­pea. So­ros, de 88 años, sube al es­tra­do con pa­so de­ci­di­do; es sa­bi­do que si­gue ju­gan­do al te­nis va­rias ve­ces a la se­ma­na. En las dis­tan­cias cor­tas ha­ce ga­la de en­can­to y un sar­dó­ni­co sen­ti­do del hu­mor, pe­ro sus dis­cur­sos re­sul­tan un po­co so­sos. A su mo­do de ver, la Unión Eu­ro­pea se en­cuen­tra an­te «una cri­sis exis­ten­cial» y agre­ga: «Es po­si­ble que es­te­mos en­ca­mi­nán­do­nos ha­cia otra gran cri­sis eco­nó­mi­ca». Tras sus pa­la­bras, el ín­di­ce Dow Jo­nes se des­plo­ma ca­si 400 pun­tos ese día. La reac­ción mues­tra una vez más su in­creí­ble ca­pa­ci­dad pa­ra in­fluir en los mer­ca­dos, pe­ro tam­bién su gran frus­tra­ción: sus ideas eco­nó­mi­cas son más in­flu­yen­tes que sus re­fle­xio­nes po­lí­ti­cas. Y, sin em­bar­go, So­ros ha he­cho sus ma­yo­res apues­tas en el en­torno po­lí­ti­co. Tras la caí­da del Mu­ro de Ber­lín in­vir­tió cen­te­na­res de mi­llo­nes de dó­la­res en los paí­ses del an­ti­guo blo­que so­vié­ti­co pa­ra pro­mo­ver la so­cie­dad ci­vil y la de­mo­cra­cia de cor­te li­be­ral. El su­yo fue un pe­que­ño Plan Mars­hall pa­ra Eu­ro­pa del Es­te, una ini­cia­ti­va pri­va­da sin pre­ce­den­tes. No obs­tan­te, su cau­sa li­be­ral no pa­sa hoy por sus me­jo­res mo­men­tos. Ba­jo Vla­dí­mir Pu­tin, Ru­sia ha vuel­to a la au­to­cra­cia, y Po­lo­nia y Hun­gría se mue­ven en idén­ti­ca di­rec­ción. Con Do­nald Trump y el em­pu­je de los po­pu­lis­tas de de­re­chas en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, la idea que So­ros tie­ne de la de­mo­cra­cia li­be­ral se en­cuen­tra ame­na­za­da. In­clu­so cree que el ob­je­ti­vo en el que ha vol­ca­do ca­si to­do su di­ne­ro y la úl­ti­ma par­te de su vi­da pue­de fra­ca­sar. Y hay más: se ha con­ver­ti­do en el chi­vo ex­pia­to­rio pre­di­lec­to de los reac­cio­na­rios del mun­do en­te­ro. «Si­go de­fen­dien­do los mis­mos prin­ci­pios, ga­ne o pier­da, pe­ro por des­gra­cia úl­ti­ma­men­te es­toy per­dien­do la ba­ta­lla en de­ma­sia­dos lu­ga­res a la vez», di­ce. La no­che pre­via a su char­la en París ceno con él en su sui­te del ho­tel Bris­tol. So­ros es­tá sen­ta­do a la me­sa con su mu­jer, Ta­mi­ko (So­ros se ha ca­sa­do tres ve­ces y tie­ne cin­co hi­jos; es su pa­ra­le­lis­mo con Trump). Lo en­cuen­tro ani­ma­do y con ga­nas de con­ver­sar. Una tem­pes­tad se des­en­ca­de­na so­bre París mien­tras de­ba­ti­mos so­bre Ru­sia. Los me­dios es­ta­ta­les ru­sos lle­van años po­nién­do­lo ver­de y en 2015 Pu­tin pros­cri­bió su or­ga­ni­za­ción fi­lan­tró­pi­ca, la Open So­ciety Foun­da­tions (OSF), afir­man­do que po­nía en ries­go la se­gu­ri­dad na­cio­nal. París es la pri­me­ra eta­pa de So­ros en su nue­vo re­co­rri­do por Eu­ro­pa, que va a du­rar un mes. Nor­mal­men­te vi­si­ta­ría Bu­da­pest, pe­ro es­ta vez no va a ser así. El pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán –un an­ti­guo pro­te­gi­do–, ha con­ver­ti­do a So­ros en su opo­nen­te prin­ci­pal. Lo acu­sa de inun­dar Hun­gría de mu­sul­ma­nes y ha lle­na­do el país con car­te­les an­ti-So­ros. Pa­ra So­ros, la vic­to­ria elec­to­ral de Or­bán fue «una gran de­cep­ción», pe­ro ma­ti­za: «Cuan­do me fi­jo en quié­nes son mis enemi­gos, me di­go que se­gu­ra­men­te no voy tan des­en­ca­mi­na­do».

18.000 MI­LLO­NES PA­RA LA CAU­SA

So­ros, le­jos de re­nun­ciar al desafío, ha au­men­ta­do su apues­ta. El oto­ño pa­sa­do anun­ció que des­ti­na­ría to­dos sus aho­rros –18.000 mi­llo­nes de dó­la­res– a nu­trir las ar­cas de OSF. Con ese mo­vi­mien­to, la OSF se con­ver­ti­ría en la se­gun­da ma­yor or­ga­ni­za­ción fi­lan­tró­pi­ca es­ta­dou­ni­den­se, des­pués de la Bill & Me­lin­da Ga­tes Foun­da­tion. Ha­bla­mos de una en­ti­dad ya enor­me, con 1800 em­plea­dos en 35 paí­ses y un pre­su­pues­to anual cer­cano a los mil mi­llo­nes de dó­la­res. Cos­tea pro­yec­tos de edu­ca­ción, sa­ni­dad pú­bli­ca e in­mi­gra­ción, en­tre otras áreas, y sub­ven­cio­na or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Hu­man Rights Watch y Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal. El plan ini­cial de So­ros era ce­rrar OSF en 2010. Pe­ro cam­bió de idea: «Al dar­me cuen­ta de que te­nía más di­ne­ro del que po­día gas­tar en los años que me que­da­ban de vi­da». Tam­bién pen­só que, en un mo­men­to en que los va­lo­res li­be­ra­les y la so­cie­dad ci­vil es­ta­ban en pe­li­gro en el mun­do, la la­bor de OSF era esen­cial. «Me di­je que te­nía una mi­sión, un pro­pó­si­to en la vi­da», di­ce mien­tras ter­mi­na­mos de ce­nar.

"SUE­LO ADELANTARME A LOS ACON­TE­CI­MIEN­TOS ME­NOS OP­TI­MIS­TAS. ESO ME FUE MUY ÚTIL EN EL MUN­DO FI­NAN­CIE­RO Y LO HE LLE­VA­DO A LA POLÍTICA"

En 1946, cuan­do los co­mu­nis­tas es­ta­ban a pun­to de ha­cer­se con el po­der en Hun­gría, So­ros hu­yó a In­gla­te­rra. Es­tu­dió en la Lon­don School of Eco­no­mics, en la que Karl Pop­per era pro­fe­sor. En 1945, Pop­per ha­bía pu­bli­ca­do un tra­ta­do po­lí­ti­co, La so­cie­dad abier­ta y sus enemi­gos, don­de de­nun­cia­ba el to­ta­li­ta­ris­mo, ya fue­ra fas­cis­ta o mar­xis­ta, y ha­cía una lla­ma­da a la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia li­be­ral. Las en­se­ñan­zas de Pop­per se con­vir­tie­ron en la cau­sa de So­ros. Pe­ro pri­me­ro te­nía que ga­nar di­ne­ro. En 1956 se mar­chó a Wall Street; se­gún me cuen­ta, su in­ten­ción era aho­rrar cien mil dó­la­res en cin­co años, de­jar las fi­nan­zas y de­di­car­se por en­te­ro a la ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual. Pe­ro, bro­mea, «me pa­sé de fre­na­da, y las co­sas me fue­ron me­jor de lo es­pe­ra­do». En 1969, So­ros creó lo que más tar­de se­ría el Quan­tum Fund. Se tra­ta­ba de uno de los nue­vos vehícu­los de in­ver­sión co­no­ci­dos co­mo hed­ge funds, pues­tos al ser­vi­cio de in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les e in­di­vi­duos adi­ne­ra­dos que ha­cían uso del apa­lan­ca­mien­to –de di­ne­ro to­ma­do en prés­ta­mo– pa­ra apos­tar a lo gran­de in­vir­tien­do en ac­cio­nes, di­vi­sas y ac­ti­vos en ge­ne­ral. Quan­tum tu­vo un éxi­to des­co­mu­nal; lle­gó a ge­ne­rar unos be­ne­fi­cios anua­les del 40 por cien­to. Más tar­de, So­ros di­jo que su pun­to fuer­te co­mo in­ver­sor era re­co­no­cer «los mo­men­tos en los que se pier­de el equi­li­brio». (Su hi­jo ma­yor, Ro­bert, apun­ta­ría des­pués que su pa­dre in­tuía que el mer­ca­do iba a en­trar en ebu­lli­ción cuan­do su­fría fuer­tes do­lo­res en la es­pal­da).

'ME­SIÁ­NI­CO' CON­FE­SO

A fi­na­les de los se­ten­ta, So­ros ya era muy ri­co y con­ta­ba con los me­dios pa­ra trans­for­mar la his­to­ria. No es­con­día sus am­bi­cio­nes, pe­ro tam­bién sa­bía reír­se de sí mis­mo. En 1991 pu­bli­có el li­bro Un­derw­ri­ting de­mo­cracy ('Có­mo ase­gu­rar la de­mo­cra­cia'), don­de ex­pli­ca­ba: «Siem­pre he si­do un egoís­ta de­cla­ra­do, pe­ro el sim­ple afán de en­ri­que­cer­me es un ob­je­ti­vo que no ter­mi­na de sa­tis­fa­cer mi ego tan hin­cha­do. Voy a ser com­ple­ta­men­te sin­ce­ro: de ni­ño ya al­ber­ga­ba unas fan­ta­sías me­siá­ni­cas des­me­su­ra­das. Tras triun­far en el plano ma­te­rial, me di­je que aho­ra po­día dar­me a mis fan­ta­sías... has­ta cier­to pun­to». De­ci­dió que su ob­je­ti­vo se­ría abrir las so­cie­da­des ce­rra­das. En 1979 creó una or­ga­ni­za­ción fi­lan­tró­pi­ca, la Open So­ciety Fund, y no tar­dó en con­cen­trar sus es­fuer­zos en Eu­ro­pa del Es­te, don­de em­pe­zó a fi­nan­ciar a gru­pos di­si­den­tes. En una ope­ra­ción in­ge­nio­sa hi­zo lle­gar cen­te­na­res de fo­to­co­pia­do­ras Xe­rox a Hun­gría, pa­ra fa­ci­li­tar la di­fu­sión de los bo­le­ti­nes in­for­ma­ti­vos de los gru­pos clan­des­ti­nos. A fi­na­les de los ochen­ta pro­por­cio­nó be­cas de es­tu­dio a de­ce­nas de es­tu­dian­tes pa­ra fo­men­tar la apa­ri­ción de una ge­ne­ra­ción de lí­de­res li­be­ral­de­mo­crá­ti­cos. Uno de los be­ne­fi­cia­rios fue Vik­tor Or­bán. En pa­ra­le­lo, Quan­tum fue trans­for­mán­do­se en un co­lo­so que mo­vía mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res. Su ope­ra­ción más cé­le­bre tu­vo lu­gar en 1992, cuan­do apos­tó con­tra la li­bra es­ter­li­na. So­ros se di­jo que el Reino Uni­do es­ta­ba en re­ce­sión y que el Go­bierno bri­tá­ni­co ter­mi­na­ría por ple­gar­se a la de­va­lua­ción de la li­bra. La or­den que dio fue es­cue­ta: «A

"LA DE­MO­CRA­CIA LI­BE­RAL ES­TÁ EN PE­LI­GRO. PIER­DE FUE­LLE. LA NO LI­BE­RAL, CO­MO LA DE OR­BÁN EN HUN­GRÍA, ES MÁS EFEC­TI­VA"

la yu­gu­lar». El miér­co­les 16 de sep­tiem­bre –el Miér­co­les Negro–, el Ban­co de In­gla­te­rra ti­ró la toa­lla y de­jó de se­guir res­pal­dan­do el va­lor de la li­bra. La di­vi­sa se hun­dió y So­ros de­jó cla­ro que era ca­paz de cas­ti­gar a go­bier­nos en un mun­do don­de el ca­pi­tal co­rría a sus an­chas. La ope­ra­ción se sal­dó con un be­ne­fi­cio de 1500 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra Quan­tum, y So­ros, al que la pren­sa bri­tá­ni­ca apo­da­ba «el hom­bre que pu­so de ro­di­llas al Ban­co de In­gla­te­rra», se hi­zo fa­mo­so en el mun­do en­te­ro.

LA IN­DI­GES­TIÓN DEL 'TÍO JORGITO'

Mien­tras eso ocu­rría, el im­pe­rio so­vié­ti­co se ha­bía ve­ni­do aba­jo y So­ros es­ta­ba po­nien­do mu­cho di­ne­ro pa­ra fa­ci­li­tar la tran­si­ción en los an­ti­guos re­gí­me­nes co­mu­nis­tas. El triun­fa­lis­mo oc­ci­den­tal no co­no­cía lí­mi­tes en aque­lla épo­ca y pa­re­cía inevi­ta­ble que Ru­sia y otras na­cio­nes abra­za­ran la de­mo­cra­cia li­be­ral. Pe­ro So­ros no es­ta­ba tan se­gu­ro. «Soy pro­cli­ve a adelantarme y ver las pers­pec­ti­vas me­nos op­ti­mis­tas –me di­ce–. Se tra­ta de un ras­go per­so­nal que me ha si­do muy útil en los mer­ca­dos y he lle­va­do al mun­do po­lí­ti­co». Du­ran­te los años no­ven­ta, So­ros al­ter­nó su tra­ba­jo de to­dos los días con sus ac­ti­vi­da­des fi­lan­tró­pi­cas, y no siem­pre era fá­cil di­fe­ren­ciar am­bas es­fe­ras. De he­cho, du­ran­te un tiem­po, Quan­tum y OSF ope­ra­ron des­de la mis­ma se­de. So­ros des­cri­bió es­ta bi­cé­fa­la de mo­do gráfico, al es­cri­bir que se sen­tía co­mo «un gi­gan­tes­co con­duc­to di­ges­ti­vo que ab­sor­be di­ne­ro por un ex­tre­mo y lo ex­pul­sa por el otro». La in­di­ges­tión pa­re­cía inevi­ta­ble... y se pro­du­jo en 1997, cuan­do Quan­tum se si­tuó en el cen­tro de un ata­que es­pe­cu­la­ti­vo con­tra el baht tai­lan­dés. La agre­sión era idén­ti­ca a la que em­pren­dió con­tra la li­bra (Quan­tum es­ta vez ob­tu­vo unos be­ne­fi­cios cer­ca­nos a los 750 mi­llo­nes de dó­la­res). Pe­ro se da­ba una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal: Gran Bre­ta­ña era una gran na­ción in­dus­tria­li­za­da que no tu­vo mu­chos pro­ble­mas pa­ra su­pe­rar el gol­pe. En cam­bio, las con­se­cuen­cias del ata­que a la mo­ne­da tai­lan­de­sa fue­ron de­vas­ta­do­ras y se ex­ten­die­ron a otras na­cio­nes asiá­ti­cas. El pri­mer mi­nis­tro de Ma­la­sia, Mahat­hir Moha­mad, ta­chó a So­ros y de­más co­mo «unos es­pe­cu­la­do­res sin es­crú­pu­los». So­ros se de­fen­dió pú­bli­ca­men­te de es­tas crí­ti­cas, pe­ro, cuan­do los in­ver­so­res fue­ron a por la ru­pia in­do­ne­sia en 1997, Quan­tum no es­tu­vo en­tre los im­pli­ca­dos y tam­po­co se unió a los hed­ge funds que se lan­za­ron a por el ru­blo ru­so un año más tar­de. En una char­la an­te los alum­nos y pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Mol­da­via en 1994, So­ros des­cri­bió en tér­mi­nos muy per­so­na­les la ra­zón por la que se con­vir­tió en fi­lán­tro­po de la política. Su ob­je­ti­vo, di­jo, era lo­grar que Hun­gría fue­ra «un país del que yo no que­rría emi­grar». Pa­ra con­se­guir­lo, inun­dó Hun­gría de di­ne­ro des­pués de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín. A prin­ci­pios de los no­ven­ta, So­ros tam­bién cul­ti­vó a un círcu­lo de jó­ve­nes ac­ti­vis­tas. En­tre ellos se con­ta­ba Vik­tor Or­bán, un es­tu­dian­te in­te­li­gen­te y ca­ris­má­ti­co, ar­dien­te de­fen­sor de la de­mo­cra­cia... o eso pa­re­cía. Ade­más de pro­por­cio­nar a Or­bán una be­ca pa­ra es­tu­diar en Ox­ford, So­ros hi­zo do­na­cio­nes a Fi­desz

"OBA­MA ME DIO CON LA PUER­TA EN LAS NA­RI­CES. ME TE­LE­FO­NEÓ UNA VEZ. LA LLA­MA­DA DU­RÓ OCHO MI­NU­TOS"

(la Alian­za de Jó­ve­nes De­mó­cra­tas), una or­ga­ni­za­ción es­tu­dian­til que Or­bán con­tri­bu­yó a crear y que es­tá en la raíz de su pos­te­rior par­ti­do po­lí­ti­co. Sin em­bar­go, Or­bán fue des­pla­zán­do­se ha­cia la de­re­cha y fue acer­cán­do­se a Pu­tin. Cuan­do en Eu­ro­pa es­ta­lló la cri­sis de los re­fu­gia­dos, de­ce­nas de mi­lla­res de re­fu­gia­dos lle­ga­ron a la fron­te­ra hún­ga­ra. El Go­bierno de Or­bán ins­ta­ló una va­lla de 150 ki­ló­me­tros e hi­zo ca­so omi­so a la Unión Eu­ro­pea, que obli­ga­ba a su país a asu­mir una cuo­ta de so­li­ci­tan­tes de asi­lo. Los re­fu­gia­dos ape­lo­to­na­dos fren­te a la fron­te­ra con Hun­gría con­ta­ban con la ayu­da de va­rios gru­pos par­cial­men­te fi­nan­cia­dos por OSF, y es­te fue el pre­tex­to que utilizó pa­ra de­cla­rar­le la gue­rra a So­ros. En el cur­so de un mi­tin en Bu­da­pest, Or­bán se re­fi­rió a él co­mo al «tío Jorgito» y di­jo: «Es­ta­mos com­ba­tien­do a un enemi­go que no ope­ra a ca­ra des­cu­bier­ta, sino de for­ma es­con­di­da; que no ha­bla con cla­ri­dad, sino que re­cu­rre a ma­ne­jos e in­si­dias; que no es na­cio­nal, sino in­ter­na­cio­nal; que es­pe­cu­la con el di­ne­ro; que ca­re­ce de una pa­tria, pe­ro se con­si­de­ra el due­ño del mun­do».

CON EL BI­PAR­TI­DIS­MO CLÁ­SI­CO

En Es­ta­dos Uni­dos, So­ros ha do­na­do gran­des su­mas a can­di­da­tos de­mó­cra­tas y cam­pa­ñas pro­gre­sis­tas. Fi­nan­ció el in­ten­to de John Kerry de ac­ce­der a la Pre­si­den­cia y fue uno de los pri­me­ros en res­pal­dar la cam­pa­ña de Ba­rack Oba­ma en 2008. Cuan­do ha­bla­mos en París, So­ros me di­ce que «Oba­ma fue quien más me de­cep­cio­nó». Al mo­men­to ma­ti­za que lo que se sin­tió fue in­fra­va­lo­ra­do en el plano pro­fe­sio­nal. No as­pi­ra­ba a ocu­par un car­go en la Ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro sí que le hi­cie­ra con­sul­tas. Sin em­bar­go, le ve­da­ron el ac­ce­so a la Pre­si­den­cia. «Oba­ma me dio con la puer­ta en las na­ri­ces –abun­da So­ros–. Me te­le­fo­neó una vez pa­ra agra­de­cer mi apo­yo; es­ta­ba pre­vis­to que la lla­ma­da no du­ra­se más de cin­co mi­nu­tos, pe­ro le hi­ce pre­gun­tas y me pu­se a ha­blar, con lo que la lla­ma­da se pro­lon­gó a ocho». Aña­de que fue víc­ti­ma de un ras­go de la per­so­na­li­dad de Oba­ma: «Da por sen­ta­do que sus par­ti­da­rios van a apo­yar­lo pa­ra siem­pre y pre­fie­re de­di­car­se a se­du­cir a sus opo­nen­tes». Du­ran­te el ciclo elec­to­ral de 2016, So­ros pro­por­cio­nó más de 25 mi­llo­nes de dó­la­res a Hi­llary Clin­ton y otros can­di­da­tos y cau­sas de­mó­cra­tas. Nues­tro hom­bre no des­car­ta­ba el sur­gi­mien­to de una fi­gu­ra pa­re­ci­da a la de Trump, pe­ro se que­dó ató­ni­to cuan­do esa fi­gu­ra re­sul­tó ser el pro­pio Do­nald Trump. «Me sen­tí ate­rra­do por la po­si­bi­li­dad de que Trump hi­cie­ra sal­tar el mun­do por los ai­res en res­pues­ta a cual­quier re­vés a su nar­ci­sis­mo», ex­pli­ca. Pe­ro res­pi­ró con ali­vio cuan­do el ego del pre­si­den­te fi­nal­men­te lo lle­vó a ha­cer las pa­ces con Co­rea del Nor­te. «Creo que el pe­li­gro de gue­rra nu­clear se ha re­du­ci­do mu­cho, lo que su­po­ne un gran pa­so ade­lan­te». Du­ran­te su dis­cur­so en Da­vos es­te año, So­ros ca­rac­te­ri­zó a Trump co­mo «un fe­nó­meno pu­ra­men­te tem­po­ral que se es­fu­ma­rá en 2020, si no an­tes». Asi­mis­mo, pre­di­ce una con­tun­den­te vic­to­ria elec­to­ral de­mó­cra­ta en las in­mi­nen­tes

elec­cio­nes par­la­men­ta­rias. «Por ca­da se­gui­dor con­ven­ci­do de Trump, hay más de un opo­nen­te dis­pues­to a ha­cer lo que sea pa­ra bo­rrar­lo del ma­pa po­lí­ti­co», ase­gu­ra. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de So­ros es el re­torno al bi­par­ti­dis­mo clá­si­co, es de­cir, que los re­pu­bli­ca­nos se re­for­men y se vuel­van más mo­de­ra­dos. «No ten­go par­ti­cu­la­res ga­nas de ser un de­mó­cra­ta», afir­ma. Y lle­ga a de­cir que es­ta­ría dis­pues­to a brin­dar res­pal­do eco­nó­mi­co a fi­gu­ras re­pu­bli­ca­nas mo­de­ra­das co­mo Li­sa Mur­kows­ki y Su­san Co­llins, aun­que al mo­men­to rec­ti­fi­ca: «Me­jor que no di­gas eso, pue­do per­ju­di­car­las».

LOS PA­DRES DEL 'FI­LAN­TRO­CA­PI­TA­LIS­MO'

Aun­que So­ros es­tá cla­ra­men­te si­tua­do a la iz­quier­da en mu­chas cues­tio­nes so­cia­les –es par­ti­da­rio de la am­plia­ción de la sa­ni­dad pú­bli­ca–, des­pier­ta re­ce­los en al­gu­nos iz­quier­dis­tas. So­ros es­tá a la van­guar­dia de lo que se lla­ma 'fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo', o sea, la in­ver­sión so­cial a gran es­ca­la em­pren­di­da por ul­tra­mi­llo­na­rios co­mo Bill Ga­tes y Mark Zuc­ker­berg. Sus crí­ti­cos ar­gu­men­tan que sus ini­cia­ti­vas su­po­nen la pri­va­ti­za­ción de las po­lí­ti­cas so­cia­les y que, da­das las enor­mes ven­ta­jas fis­ca­les que tie­nen las or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas, el sec­tor pú­bli­co se que­da sin re­ci­bir unos fon­dos que po­drían ser de­di­ca­dos a po­lí­ti­cas de bie­nes­tar. Cuan­do le pre­gun­to por su ideo­lo­gía, So­ros ríe y res­pon­de: «Mi ideo­lo­gía es la no ideo­lo­gía. Per­te­nez­co al club de los que no son de nin­gún club». ¿Qui­zá sea de cen­tro-iz­quier­da?, in­sis­to. Lo me­di­ta y di­ce que no es­tá cla­ro, por­que la iz­quier­da se ha tras­la­da­do más a la iz­quier­da, y eso no le gus­ta. «Es­toy en con­tra de la ex­tre­ma iz­quier­da –aña­de–. Los de la ex­tre­ma iz­quier­da ha­rían bien en no se­guir­les el pa­so a los de la ex­tre­ma de­re­cha». Mien­tras al­muer­zo con So­ros, men­ciono que al­gu­nos co­men­ta­ris­tas po­lí­ti­cos tra­zan una lí­nea in­vi­si­ble que une el Miér­co­les Negro (que pro­vo­có So­ros al de­va­luar la li­bra) con el bre­xit. Ar­gu­men­tan que la cri­sis de 1992 re­for­zó a los eu­ro­es­cép­ti­cos del Par­ti­do Con­ser­va­dor bri­tá­ni­co. Pre­gun­to a So­ros qué le di­ría a un par­ti­da­rio del bre­xit qui­zá con­fu­so por los pa­pe­les apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rios de mi en­tre­vis­ta­do: el mis­mo hom­bre que pro­ta­go­ni­zó el Miér­co­les Negro es un firme de­fen­sor de la in­te­gra­ción eu­ro­pea y ha do­na­do más de 500.000 dó­la­res al gru­po Best for Bri­tain, que pro­po­ne la ce­le­bra­ción de un se­gun­do re­fe­rén­dum. Su tono al res­pon­der su­gie­re que pa­ra él la res­pues­ta cae por su pe­so: «Es la mis­ma di­fe­ren­cia que se da en­tre mi tra­ba­jo con los mer­ca­dos, don­de tan so­lo me in­tere­sa ha­cer las co­sas bien y ga­nar di­ne­ro, y mi com­pro­mi­so po­lí­ti­co, mi de­fen­sa de aque­llas co­sas en las que creo de ver­dad». Su res­pues­ta re­fle­ja el di­le­ma de So­ros a la per­fec­ción, ya que el sec­tor fi­nan­cie­ro y los ti­ta­nes de los hed­ge funds co­mo él han con­tri­bui­do a em­peo­rar la de­sigual­dad. Ade­más, aña­de que, si él no hu­bie­ra ido a por la li­bra bri­tá­ni­ca o el baht tai­lan­dés, otros lo hu­bie­ran he­cho. Lo cual es una ver­dad in­cues­tio­na­ble (y, de he­cho, Quan­tum no fue el úni­co fon­do que es­pe­cu­ló con di­chas di­vi­sas). Pe­ro su res­pues­ta dis­ta de ser sa­tis­fac­to­ria, so­bre to­do des­pués del pa­pel tan des­truc­ti­vo que tu­vie­ron los ban­cos de in­ver­sión y hed­ge funds en la cri­sis de 2008. El sec­tor que lo hi­zo bi­llo­na­rio con­tri­bu­yó de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va a po­ner en pe­li­gro lo que el So­ros fi­lán­tro­po ha tra­ta­do de con­se­guir. La ma­ña­na del 5 de ju­lio visito a So­ros en los Ham­ptons, el re­fu­gio pa­ra mi­llo­na­rios cer­ca de Nue­va York. So­ros es­ta ma­ña­na no ha te­ni­do tiem­po de ju­gar al te­nis. Ha te­ni­do que ha­cer unas cuan­tas lla­ma­das ur­gen­tes. Han trans­cu­rri­do cin­co se­ma­nas des­de nues­tro en­cuen­tro en París, y la Ad­mi­nis­tra­ción Trump ha im­pues­to nue­vas san­cio­nes co­mer­cia­les a Chi­na y aran­ce­les a los pro­duc­tos de Ca­na­dá y la Unión Eu­ro­pea. ¿Có­mo se ex­pli­ca que los mer­ca­dos y la eco­no­mía en ge­ne­ral es­tén re­sis­tien­do la po­si­bi­li­dad de que exis­ta una gue­rra co­mer­cial glo­bal, la quie­bra de la Alian­za Atlán­ti­ca y los des­ba­ra­jus­tes po­lí­ti­cos en Was­hing­ton? So­ros res­pon­de que to­do eso ter­mi­na­rá por lle­var a los mer­ca­dos a la baja, aun­que no sa­be cuán­do. «He per­di­do la ca­pa­ci­dad

"EL ' FE­NÓ­MENO TRUMP' ACA­BA­RÁ EN 2020. POR CA­DA UNO DE SUS SE­GUI­DO­RES, HAY MÁS DE UN OPO­SI­TOR DIS­PUES­TO A LO QUE SEA CON TAL DE BO­RRAR­LO DEL MA­PA"

de an­ti­ci­par­me a los mer­ca­dos –agre­ga con una son­ri­sa–. Aho­ra soy un sim­ple afi­cio­na­do». Me sien­to co­mo si Ro­ger Fe­de­rer aca­ba­ra de re­ve­lar­me que ya no ma­ne­ja bien la ra­que­ta. So­ros me ex­pli­ca que el sec­tor fi­nan­cie­ro ha de­ja­do de ser su prio­ri­dad y que ya no si­gue las fluc­tua­cio­nes de los mer­ca­dos co­mo an­ta­ño. Lo que hoy le in­tere­sa es la política. So­ros se mues­tra re­fle­xi­vo. A su mo­do de ver, la de­mo­cra­cia es­tá en pe­li­gro por­que en mu­chos paí­ses se ha vuel­to es­cle­ró­ti­ca, in­ca­paz de res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de la ciu­da­da­nía. «Es­tá per­dien­do fue­lle», re­su­me. La de­mo­cra­cia ili­be­ral, del ti­po pro­mo­vi­do por Or­bán en Hun­gría, es­tá re­sul­tan­do ser «más efec­ti­va», por el mo­men­to. Los au­tó­cra­tas de nue­vo cu­ño han de­mos­tra­do ser ha­bi­li­do­sos a la ho­ra de con­quis­tar a la so­cie­dad ci­vil pa­ra con­so­li­dar su po­der. «Es una for­ma de ejer­cer el con­trol me­nos ru­di­men­ta­ria que la sim­ple li­qui­da­ción de los dis­cre­pan­tes», in­di­ca. Hoy, So­ros tie­ne cla­ro que su ins­pi­ra­dor, Karl Pop­per, se equi­vo­ca­ba en al­go fun­da­men­tal. En una de­mo­cra­cia, la política no es el in­ten­to de lle­gar a la ver­dad; lo que im­por­ta es ob­te­ner y man­te­ner el po­der, y ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca pa­ra con­se­guir­lo. «Pop­per era un fi­ló­so­fo de la cien­cia, y la cien­cia es el in­ten­to de ave­ri­guar la reali­dad de las co­sas», me­di­ta So­ros. Le pre­gun­to qué pen­sa­ba Pop­per, fa­lle­ci­do en 1994, so­bre su fi­lan­tro­pía política. «Siem­pre me apo­yó, a su ma­ne­ra, sin to­mar­se mis ini­cia­ti­vas en se­rio – res­pon­de rien­do–. Creo que no le gus­ta­ría sa­ber que hoy es­toy en desacuer­do con él». So­ros se arre­pien­te de al­gu­nas de las co­sas que ha di­cho en el pa­sa­do. Por ejem­plo, cuan­do ha­bló de la ne­ce­sa­ria «des­na­zi­fi­ca­ción» du­ran­te la Pre­si­den­cia de Bush. «Se­gu­ra­men­te me equi­vo­qué», re­co­no­ce. Ase­gu­ra que hoy es más cui­da­do­so, que evi­ta las com­pa­ra­cio­nes con el Ter­cer Reich y el uso del tér­mino 'fas­cis­mo' pa­ra des­cri­bir la si­tua­ción política en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. Mien­tras ha­blo con So­ros, creo de­tec­tar cier­ta vul­ne­ra­bi­li­dad cuan­do ha­ce re­fe­ren­cia a su for­tu­na y las opor­tu­ni­da­des que el di­ne­ro le ha brin­da­do. «El di­ne­ro pa­ra mí re­pre­sen­ta li­ber­tad, y no po­der», co­men­ta. Du­ran­te mu­cho tiem­po, el di­ne­ro le pro­por­cio­nó la li­ber­tad ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer y de­cir lo que le ve­nía en ga­na, y pa­ra ha­cer ca­so omi­so de lo que la gen­te pen­sa­ba y de­cía so­bre su per­so­na. Pe­ro la opi­nión de los de­más aho­ra em­pie­za a pe­sar­le. «Me preo­cu­po más por la ima­gen que pro­yec­to, por­que no me gus­tan na­da esas men­ti­ras que co­rren so­bre mí», in­di­ca. No le re­sul­ta fá­cil di­ge­rir que se ha con­ver­ti­do en el enemi­go pú­bli­co nú­me­ro uno pa­ra tan­tas per­so­nas del mun­do en­te­ro. «No me gus­ta te­ner tan­tos enemi­gos –di­ce–. Oja­lá con­ta­ra con más ami­gos».

"MI IDEO­LO­GÍA ES LA NO IDEO­LO­GÍA. PER­TE­NEZ­CO AL CLUB DE LOS QUE NO SON DE NIN­GÚN CLUB"

GEOR­GIA

MA­CE­DO­NIA

HUN­GRÍA

MA­LA­SIA

RU­SIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.