La iz­quier­da ma­du­ra

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS - por Da­vid True­ba www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

una de las ca­pa­ci­da­des cien­tí­fi­cas de la de­mo­cra­cia ha si­do du­ran­te años la de mo­de­rar los ex­tre­mos. La obli­ga­ción de ne­go­ciar y de acor­dar en­tre las di­fe­ren­tes fuer­zas ideo­ló­gi­cas, tar­de o tem­prano, obli­ga a aban­do­nar la ra­di­ca­li­dad. Es­te in­ven­to de so­cio­lo­gía política pue­de rom­per­se cuan­do los que más su­fren por esa obli­ga­da mo­de­ra­ción de­ci­den sal­tar­se las re­glas y echar­se al mon­te. Es­ta­mos en ello, por­que va­mos de re­gre­so ha­cia doc­tri­nas que ya tiem­po atrás fue­ron ca­pa­ces de tor­cer los víncu­los de­mo­crá­ti­cos pa­ra so­me­ter a sus paí­ses a au­to­ri­ta­ris­mos per­so­na­lis­tas de ca­riz cri­mi­nal. En­tre to­dos los de­fec­tos del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co des­ta­ca su vir­tud de obli­gar a la ne­go­cia­ción y per­mi­tir la al­ter­nan­cia en el po­der. Pe­ro con­vie­ne no ol­vi­dar ja­más que la de­mo­cra­cia no es po­si­ble sin al­tos ni­ve­les de edu­ca­ción, por lo que en el mis­mo mo­men­to en que se re­ba­ja la prio­ri­dad edu­ca­ti­va pa­ra ce­der el pues­to a la eco­no­mía o la fuer­za la­bo­ral el sis­te­ma se au­to­des­tru­ye. Por­que es ob­vio que el em­pleo y la eco­no­mía pue­den fun­cio­nar ba­jo una dic­ta­du­ra con re­sul­ta­dos co­rrec­tos, pe­ro la edu­ca­ción es lo que mo­ti­va a las per­so­nas pa­ra lu­char por un va­lor mu­cho me­nos tan­gi­ble lla­ma­do li­ber­tad. Cuan­do sur­gió una nue­va iz­quier­da en Es­pa­ña que aten­día a la ira de mu­chos jó­ve­nes al ver en pe­li­gro su fu­tu­ro la­bo­ral, hu­bo al­gu­nos apun­tes de ra­di­ca­lis­mo que ya era pre­vi­si­ble que fue­ran apla­cán­do­se al for­mar par­te del jue­go de­mo­crá­ti­co. La vi­da par­la­men­ta­ria pro­vo­ca el ro­ce y di­cen los sa­bios que del ro­ce vie­ne el ca­ri­ño. A to­dos nos en­can­tó pre­sen­ciar la so­li­da­ri­dad política cuan­do los hi­jos de Ire­ne Mon­te­ro y Pablo Igle­sias na­cie­ron pre­ma­tu­ros y en­ten­der que la mano ten­di­da de Pablo Ca­sa­do ha­cia una ex­pe­rien­cia que co­no­cía ser­vía tam­bién, en lo pro­fun­do, pa­ra ha­cer ver que aque­llos des­ti­la­dos vi­trió­li­cos de la cas­ta eran una po­se sin nin­gún fu­tu­ro. Más gra­ve que los des­ba­rres dia­léc­ti­cos era la con­sig­na de una par­te de esa iz­quier­da es­pa­ño­la de de­fen­der con uñas y dien­tes el sis­te­ma de Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la y el pe­ro­nis­mo po­pu­lis­ta en Ar­gen­ti­na. Co­mo pa­sa cuan­do des­de la de­re­cha es­pa­ño­la se reivin­di­ca la lle­ga­da de Colón a Amé­ri­ca co­mo un hi­to del li­be­ra­lis­mo o el es­pa­ño­lis­mo, su­ce­de el mis­mo es­pan­to men­tal cuan­do se tra­ta de apli­car en Eu­ro­pa la con­sig­na del ra­di­ca­lis­mo iz­quier­dis­ta la­ti­noa­me­ri­cano. De he­cho, en el ins­tan­te en que Ma­du­ro au­to­des­tru­yó la di­ver­gen­cia política en el Par­la­men­to ve­ne­zo­lano con una re­for­ma in­to­le­ra­ble, fue bueno que la iz­quier­da se dis­tan­cia­ra de ese error. Quie­nes no lo hi­cie­ron ca­ye­ron en un error si­mi­lar al de no asi­mi­lar que el nom­bre, por ejem­plo, del san­di­nis­mo an­de aho­ra en ma­nos de sá­tra­pas po­lí­ti­cos en Ni­ca­ra­gua. Esa in­ca­pa­ci­dad pa­ra apre­ciar los tiem­pos po­lí­ti­cos con­de­na a la lar­ga su ho­ja de tra­yec­to­ria y con­ce­de a la de­re­cha reac­cio­na­ria mu­chos va­lo­res de cam­bio y re­ge­ne­ra­ción que no le per­te­ne­cen. Cuan­do es­tu­ve en Co­lom­bia o en Bra­sil du­ran­te sus úl­ti­mas cam­pa­ñas elec­to­ra­les, pu­de com­pro­bar que la men­ción a Ve­ne­zue­la era un ve­neno que da­ña­ba de ma­ne­ra gra­ví­si­ma las op­cio­nes pro­gre­sis­tas de iz­quier­da. Tan­to es así que re­sul­ta trá­gi­co ver que el con­ti­nen­te ame­ri­cano gi­ra ha­cia la de­re­cha por la pe­no­sa in­fluen­cia del ca­so ve­ne­zo­lano. Es muy sen­ci­llo pa­ra los ve­ci­nos re­gio­na­les apre­ciar el caos mi­gra­to­rio, el en­fren­ta­mien­to na­cio­nal, el em­po­bre­ci­mien­to de las li­ber­ta­des que el po­der ve­ne­zo­lano es in­ca­paz de re­me­diar. Afe­rrar­se al po­der no per­mi­te la al­ter­nan­cia bá­si­ca que re­ge­ne­ra la de­mo­cra­cia mis­ma pa­ra do­tar­la de fu­tu­ro y se fo­men­ta el gol­pis­mo, la otra mal­di­ción re­gio­nal. El avan­ce de los dis­cur­sos ra­di­ca­les de la de­re­cha reac­cio­na­ria con su hon­da raíz de in­te­gris­mo re­li­gio­so y pa­trió­ti­co se­du­ce a al­gu­nos de los que, en otro tiem­po, fue­ron se­du­ci­dos por el re­ver­so de una iz­quier­da más re­tó­ri­ca que cien­tí­fi­ca. El fra­ca­so de un ex­pe­ri­men­to sue­le pro­vo­car el cie­rre del la­bo­ra­to­rio. Quie­nes vie­ron su­fra­ga­dos sus gas­tos por la po­ten­cia eco­nó­mi­ca del pe­tró­leo

La vi­da par­la­men­ta­ria pro­vo­ca el ro­ce y di­cen los sa­bios que del ro­ce vie­ne el ca­ri­ño

ve­ne­zo­lano cre­ye­ron que la ne­ga­ción de los evi­den­tes erro­res que se es­ta­ban co­me­tien­do en aquel país les ga­ran­ti­za­ba un ni­do con­for­ta­ble pa­ra ex­pe­ri­men­tar. Pe­ro aho­ra he­mos vis­to que vuel­ve a su­ce­der lo mis­mo, les ha es­ta­lla­do en las ma­nos el com­bi­na­do quí­mi­co de sus teo­rías. Pa­re­ce un jue­go de pa­la­bras fá­cil, pe­ro el pen­sa­mien­to de iz­quier­das, co­mo to­do pen­sa­mien­to, pre­ci­sa de un es­fuer­zo por vol­ver a com­pren­der las vir­tu­des de­mo­crá­ti­cas, al­go tan sen­ci­llo co­mo ma­du­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.