La ame­na­za de la co­mo­di­dad

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS -

no re­pa­ra­mos en ello, pe­ro una de las gran­des ame­na­zas de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea es la so­bre­va­lo­ra­ción de la co­mo­di­dad. Co­mo un ve­neno que se ino­cu­la en nues­tra san­gre, a tra­vés de la pro­me­sa de co­mo­di­dad va­mos ce­dien­do en las con­di­cio­nes de vi­da. Na­da hay más agra­da­ble que sen­tir­se aco­gi­do en lo con­for­ta­ble. La sen­sa­ción de li­ber­tad nos la dan esos man­dos a dis­tan­cia y ob­je­tos de rá­pi­da sa­tis­fac­ción que al al­can­ce de la mano nos per­mi­ten eva­dir­nos, ale­jar­nos, sal­tear en­tre in­tere­ses, pi­co­tear de aquí y de allá. Pe­ro no de­ja de ser una sen­sa­ción. A me­nu­do me pre­gun­tan por las pla­ta­for­mas te­le­vi­si­vas que han sur­gi­do co­mo se­tas. El éxi­to de es­tas ta­ri­fas pla­nas de vi­sio­na­do de se­ries nos quie­re trans­mi­tir la sen­sa­ción de que do­mi­na­mos un ex­po­si­tor va­ria­do y rico. De­sin­cen­ti­va­dos en la bús­que­da, nos con­for­ma­mos con su ofer­ta, que pue­de que sea va­ria­da, pe­ro no siem­pre es de­ma­sia­do nu­tri­ti­va. Sin em­bar­go, en pa­go a la co­mo­di­dad que nos dis­pen­san a la ho­ra de ha­cer uso de ellas, les co­rres­pon­de­mos con el de­sin­te­rés por to­do lo que que­da fue­ra. Ca­da vez hay más pe­lí­cu­las y se­ries que ver fue­ra de esos con­te­ne­do­res y, sin em­bar­go, ca­da vez son más in­vi­si­bles. Es so­lo un ejem­plo de có­mo fun­cio­na la co­mo­di­dad. Us­ted túm­be­se, no­so­tros ha­re­mos el res­to. Creo que to­das las per­so­nas per­se­gui­mos lo có­mo­do, y las gran­des in­te­li­gen­cias em­pre­sa­ria­les de nues­tro tiem­po se han da­do cuen­ta de ello. Si al­go nos re­sul­ta có­mo­do, nos bas­ta pa­ra re­nun­ciar a ha­cer­nos pre­gun­tas. Lo más fla­gran­te es lo que es­tá pa­san­do con la in­ti­mi­dad de nues­tros da­tos. Re­sul­ta cho­can­te que en un mo­men­to de gran­des in­dig­na­cio­nes ape­nas ha­ya na­die preo­cu­pa­do por el ras­treo de sus mo­vi­mien­tos. La idea de que al­guien sa­be qué pá­gi­nas vi­si­ta­mos, qué es­cri­bi­mos, qué com­pra­mos, dón­de via­ja­mos y có­mo nos com­por­ta­mos no pa­re­ce per­tur­bar­nos de­ma­sia­do. ¿Por qué? Por­que, mien­tras ese con­trol su­ce­de, no­so­tros dis­fru­ta­mos de una enor­me co­mo­di­dad. Te­ne­mos a gol­pe de clic la re­ser­va de ho­tel, la com­pra del vue­lo, el con­su­mo a ca­pri­cho, las re­la­cio­nes per­so­na­les, la in­ter­co­ne­xión la­bo­ral. Es ha­bi­tual dis­cu­tir so­bre el dra­ma que va a sig­ni­fi­car la quie­bra del pe­que­ño ne­go­cio en las gran­des ciu­da­des. Sal­vo a los que es­tán afec­ta­dos por la cri­sis, a los de­más no nos re­sul­ta tan dra­má­ti­co. ¿Por qué? Pues por­que las pla­ta­for­mas de ven­ta a do­mi­ci­lio nos con­ven­cen con la co­mo­di­dad. ¿Qué nos pue­de im­por­tar una li­bre­ría me­nos, una bo­de­ga ce­rra­da, una tien­da de cer­ca­nía en quie­bra si el pro­duc­to que ven­de lo te­ne­mos a la puer­ta de ca­sa en ho­ras? Al des­pla­zar­se el pro­duc­to ha­cia no­so­tros, y no no­so­tros ha­cia el pro­duc­to, ex­pe­ri­men­ta­mos una sen­sa­ción de po­der que me te­mo que es fal­sa. El di­se­ño de la ciu­dad nos afec­ta de ma­ne­ra per­so­nal y, si los cen­tros ur­ba­nos se va­cían de sen­ti­do, lo que nos en­con­tra­re­mos son es­pa­cios pú­bli­cos muy po­co atra­yen­tes, de­gra­da­dos y mar­gi­na­les. La con­se­cuen­cia de ello se­rá la pér­di­da de la ca­lle, del te­ji­do ciu­da­dano, y la gra­ve­dad de esa des­apa­ri­ción la pa­ga­re­mos de múl­ti­ples for­mas en el res­to de nues­tra vi­da. Pe­ro to­do pe­re­ce fren­te a las ven­ta­jas de la co­mo­di­dad. La con­cen­tra­ción de po­der eco­nó­mi­co en unas pocas ma­nos po­si­bi­li­ta que des­de ape­nas cua­tro o cin­co lu­ga­res vir­tua­les se nos con­tro­le y sa­tis­fa­ga en las ne­ce­si­da­des dia­rias. Pe­ro esa de­pen­den­cia de au­tén­ti­cos mo­no­po­lios tam­bién nos es­cla­vi­za, nos de­ja a su mer­ced. Po­co im­por­ta que los ser­vi­cios em­peo­ren, por­que a cam­bio los ma­ne­ja­mos des­de ca­sa. He­mos aca­ba­do ha­cien­do la ta­rea de los em­plea­dos ban­ca­rios, pe­ro cuan­do te­ne­mos una ges­tión fue­ra de lo or­di­na­rio nos to­pa­mos con que las su­cur­sa­les son pocas, de un ser­vi­cio len­to y de una aten­ción per­so­nal inexis­ten­te. En­ton­ces sur­ge la frus­tra­ción. Lo mis­mo pa­sa­rá con el trans­por­te y la ali­men­ta­ción, don­de la co­mo­di­dad del ser­vi­cio aca­ba por va­ciar to­das las de­más con­di­cio­nes de uso. No co­noz­co a na­die que en­tre lo có­mo­do y lo in­có­mo­do eli­ja lo se­gun­do. Ten­dría que ser un ma­so­quis­ta o un ne­cio. Pe­ro de­be­ría­mos em­pe­zar a sos­pe­char si tan­tas co­mo­di­da­des no re­sul­tan al­go per­ver­sas, co­mo una es­pe­cie de se­duc­ción por lo fá­cil fren­te a lo com­ple­jo. La co­mo­di­dad es un caballo de Tro­ya mo­derno por el que se sien­tan en nues­tro sa­lón los gran­des de­pre­da­do­res co­mer­cia­les. Sin que re­pa­res en ello van la­mi­nan­do la libre elec­ción, la plu­ra­li­dad y la her­mo­sa sor­pre­sa de lo ac­ci­den­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.