No ha­blar far­fu­llo es de fas­cis­tas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - MAGAZINE FIRMAS - por Ar­tu­ro Pérez-Re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

se me ha es­tro­pea­do la vi­sión, pien­so cuan­do veo el car­tel de en­tra­da al pue­blo. Ten­go que ir al ocu­lis­ta, pues veo me­nos que el to­po Gi­gio, o co­mo se lla­me aho­ra. El ca­so es que me fro­to los ojos, mi­ro de nue­vo y re­sul­ta que no. Ata­la­yo co­mo un lin­ce. Lo que pa­sa es que don­de po­nía Vi­lla­co­ne­jos del Mar Me­nor po­ne aho­ra Bi­ya­co­neho del Ma­me­nó. Me des­con­cier­to y pre­gun­to a un se­ñor que pa­sa por allí. «Es que aho­ra ro­tu­la­mos –res­pon­de– en lo que lla­man far­fu­llo mur­siano: el ha­bla de los pes­ca­do­res de ca­la­ma­res con po­te­ra de Ma­za­rrón, que aho­ra se es­tá re­cu­pe­ran­do. Es un bien cul­tu­ral así que que­re­mos dar­le ran­go de len­gua au­to­nó­mi­ca». Le doy las gra­cias, me aden­tro en el pue­blo y com­prue­bo que en efec­to: car­te­les de Se dan cla­ses de far­fu­llo, el ró­tu­lo Arre­jun­ta­mien­to en el ayun­ta­mien­to y gra­fi­tis reivin­di­ca­ti­vos en las pa­re­des: El far­fu­llo son nues­tras raí­ces, No ha­blar far­fu­llo es de fas­cis­tas… Co­sas así. Has­ta los mu­ni­ci­pa­les lle­van ro­tu­la­do Pu­li­sía en la go­rra. Y cuan­do en­tro en un bar a pe­dir una cer­ve­za, el ca­ma­re­ro me pre­gun­ta: «¿La quiés de fo­lle­tín o es­cla­fá?». Me des­pier­to, aco­jo­na­do. Pe­ro no por la pe­sa­di­lla, sino por­que se em­pie­za a pa­re­cer a la reali­dad; o más bien la reali­dad em­pie­za a con­ver­tir­se en pe­sa­di­lla. Di­rán us­te­des que exa­ge­ro, pe­ro igual pa­re­ce me­nos exa­ge­ra­do si les cuen­to que co­noz­co al me­nos tres uni­ver­si­da­des don­de el pre­su­pues­to des­ti­na­do al es­tu­dio y fo­men­to de len­guas au­to­nó­mi­cas y tam­bién de vie­jas ha­blas po­pu­la­res, fa­blas, dia­lec­tos, far­fu­llos, jer­gas rús­ti­cas, mi­no­ri­ta­rias o co­mo quie­ran lla­mar­las, du­pli­ca el des­ti­na­do a los de­par­ta­men­tos de len­gua cas­te­lla­na o es­pa­ño­la. Y no se tra­ta, in­sis­to, só­lo de idio­mas tra­di­cio­na­les y asen­ta­dos co­mo el ga­lle­go, el eus­ke­ra y el ca­ta­lán, lo que a al­gu­nos po­dría pa­re­cer ra­zo­na­ble, sino tam­bién de cual­quier par­la lo­cal, mi­no­ri­ta­ria, ru­ral de­for­ma­ción de len­guas cul­tas o re­si­duo de ha­blas rús­ti­cas, en na­tu­ral tran­ce de des­apa­ri­ción al ha­ber per­di­do su ob­je­to y ser des­pla­za­das por el más efi­caz y co­mún cas­te­llano; y que, aho­ra, gru­pos de ac­ti­vis­tas lin­güís­ti­cos pre­ten­den no só­lo re­cu­pe­rar –lo que na­da tie­ne de ma­lo–, sino im­po­ner a to­da cos­ta; lo que ya es me­nos tran­qui­li­za­dor y, so­bre to­do, mu­cho me­nos prác­ti­co. Di­rán us­te­des que hay dis­tan­cia en­tre el amor por las vie­jas pa­la­bras y di­chos lo­ca­les que es­cu­cha­mos de ni­ños, el no­ble de­seo de con­ser­var­los, y su im­po­si­ción a to­da cos­ta: el afán de si­tuar­las por en­ci­ma de las len­guas prác­ti­cas que nos son co­mu­nes y que, por com­ple­jas ra­zo­nes his­tó­ri­cas, aca­ba­ron sien­do el cas­te­llano y, en se­gun­do lu­gar, los tres gran­des idio­mas au­to­nó­mi­cos. Pe­ro la ex­pli­ca­ción al dis­pa­ra­te, al abis­mo en­tre ra­zo­na­ble ar­queo­lo­gía lin­güís­ti­ca y des­co­jo­na­ción de Es­pron­ce­da, es sen­ci­lla; pa­ra al­gu­nos –ca­da vez más–, el far­fu­llo y sus equi­va­len­tes se han con­ver­ti­do en una for­ma de vi­da. En un ne­go­cio. Mien­tras el la­tín, el grie­go y la len­gua es­pa­ño­la, des­pro­vis­tos de re­cur­sos, son bo­rra­dos de los pla­nes es­co­la­res por un Es­ta­do que ro­za ya la im­be­ci­li­dad ab­so­lu­ta, La Aso­sia­sión Far­fu­lle­ra del Ma­me­nó, o la que apa­rez­ca en ca­da si­tio, con­si­gue nu­tri­ti­vas sub­ven­cio­nes; pues a ver qué go­bierno au­to­nó­mi­co, ayun­ta­mien­to o uni­ver­si­dad se atre­ve a ne­gar vi­ru­ta a quie­nes res­ca­tan el rico pa­tri­mo­nio cul­tu­ral lo­cal, sea fa­bla de pas­to­res del Mon­ca­yo o cha­mu­llo de pes­ca­do­res de La Ca­le­ta. O sea, cul­tu­ra po­pu­lar y de­mo­crá­ti­ca has­ta las ca­chas, y no esas lin­de­zas eli­tis­tas gre­co­la­ti­nas o co­mo se lla­men, ni esa len­gua cas­te­lla­na fas­cis­ta en la que Fran­co fir­ma­ba sen­ten­cias de muer­te. Da igual que las pa­la­bras y ex­pre­sio­nes far­fu­lle­ras alu­dan a co­sas que ya no exis­ten o no se usan. La co­sa es vol­ver a las raí­ces de los pue­blos y las gen­tes. Y si tal pa­la­bra es­tá ol­vi­da­da o nun­ca exis­tió, se in­ven­ta y a chu­flar a la vía. Pa­ra eso es­tán las uni­ver­si­da­des, las cá­te­dras por ve­nir, los dic­cio­na­rios por sub­ven­cio­nar, las cam­pa­ñas pa­ga­das de Fa­ble­mos lo nues­tro, los maes­tros que de­di­ca­rán su es­fuer­zo a la útil ta­rea de que sus alum­nos, en vez de al­ca­cho­fa, apren­dan a de­cir al­ca­si­li­co; o, co­mo sus an­te­pa­sa­dos anal­fa­be­tos de ha­ce un par de si­glos, «rás­ca­me er oje­te subío a la pa­re­ta, sa­gal» , que emo­cio­na mu­cho. Por­que, cui­da­do con eso, no siem­pre la cul­tu­ra ofi­cial es la ver­da­de­ra cul­tu­ra. Y, co­mo sa­be to­do cris­to –y si no lo sa­ben, asó­men­se a Twit­ter–, la de­mo­cra­cia no se­rá ple­na en Es­pa­ña has­ta que en to­da au­to­no­mía, en to­da ciu­dad, en to­do pue­blo, ca­da chucho se la­ma su ba­da­jo. Me­nos mal que aca­bo de cum­plir 67 ta­cos de al­ma­na­que y me que­da po­co en es­ta juer­ga. Y me­nos, ha­bien­do ae­ro­puer­tos. Pe­ro us­te­des, so­bre to­do los jó­ve­nes, se van a di­ver­tir. Con el far­fu­llo y con to­do lo de­más, ya ve­rán. Se lo van a pa­sar de pu­ta ma­dre.

Mien­tras que el la­tín, el grie­go y la len­gua es­pa­ño­la son bo­rra­dos de los pla­nes es­co­la­res por un Es­ta­do que ro­za ya la im­be­ci­li­dad ab­so­lu­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.