Per­dió el co­no­ci­mien­to tras ver que el fal­so po­li­cía ma­ta­ba a dos chi­cas a que­ma­rro­pa.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - MAGAZINE EN PRIMER PLANO -

"Es­ta­ba se­gu­ro de que íba­mos a mo­rir –afir­ma Kris­tof­fer–. Ha­bía tan­tos dis­pa­ros que pen­sé que era un gru­po coor­di­na­do que ro­dea­ba la is­la"

No sa­be cuán­to tiem­po es­tu­vo in­cons­cien­te. Kris­tof­fer so­lo re­cuer­da que, cuan­do re­cu­pe­ró la cons­cien­cia, la is­la ya no era el es­ce­na­rio de un cam­pa­men­to ju­ve­nil, sino el epi­cen­tro de una ma­tan­za. Los chi­cos caían al sue­lo co­mo mu­ñe­cos rotos. Otros co­rrían la­de­ra arri­ba, san­gran­do, gri­tan­do a los de­más que hu­ye­ran. «Fui co­rrien­do al bos­que. El pá­ni­co era ab­so­lu­to. Los cha­va­les no ha­cían más que gri­tar y llo­rar». Mien­tras, An­ders Brei­vik no de­ja­ba de avan­zar. Per­tre­cha­do con un fu­sil de mi­ra te­les­có­pi­ca, em­pu­ña­ba una pis­to­la Glock con la mano de­re­cha; no te­nía pri­sa. Re­co­rrió las tien­das de cam­pa­ña y se aden­tró en el bos­que. «Al­gu­nos dis­pa­ros im­pac­ta­ban en los ár­bo­les, en­ci­ma de nues­tras ca­be­zas. Me di­je que aque­llo no po­día ser, que al­guien te­nía que asu­mir la ini­cia­ti­va», di­ce Kris­tof­fer, que en­ton­ces te­nía 24 años. «Reuní a to­dos los que pu­de; sa­li­mos co­rrien­do». Lle­vó a 30 jó­ve­nes al me­jor es­con­di­te que se le ocu­rrió, «una es­pe­su­ra de ar­bus­tos jun­to al agua». Pe­ro la na­tu­ra­le­za pro­por­cio­na­ba un par­co re­fu­gio. «Mu­chos de los cha­va­les lle­va­ban ro­pas chi­llo­nas y llo­ra­ban pre­sas del pá­ni­co. Ha­cían de­ma­sia­do rui­do». Así que los lle­vó por las res­ba­la­di­zas ro­cas de la ori­lla y los ins­tó a re­co­rrer a na­do la cor­ta ex­ten­sión de agua –unos 600 me­tros– que los se­pa­ra­ba de las ca­sas y em­bar­ca­de­ros que es­ta­ban en­fren­te. Los dis­pa­ros re­so­na­ban ca­da vez más cer­ca. «Es­ta­ba ca­si se­gu­ro de que íba­mos a mo­rir. Los dis­pa­ros eran tan in­sis­ten­tes que me pa­re­cía im­po­si­ble que fue­ran de un so­lo hom­bre. Me de­cía que aque­llos in­di­vi­duos ope­ra­ban coor­di­na­dos, que se dis­po­nían a ro­dear la is­la pa­ra aca­bar con to­dos». Ocho de los cha­va­les ti­tu­bea­ron. El agua es­ta­ba ca­si he­la­da. Las co­rrien­tes eran fuer­tes. Los ocho se que­da­ron en el pro­mon­to­rio. Kris­tof­fer ha­bía co­me­ti­do el error de no qui­tar­se los va­que­ros y, tras na­dar 150 me­tros, la pren­da es­ta­ba arras­trán­do­lo al fon­do. Iba a aho­gar­se, pen­só. Se hi­zo el muer­to, pa­ra re­cu­pe­rar fuer­zas, y vio a los ocho mu­cha­chos en las ro­cas. A con­ti­nua­ción, un hom­bre de ne­gro sa­lía de en­tre los ár­bo­les y aca­ba­ba con ellos a ti­ros. «Eran vi­si­bles –re­cuer­da–. No tu­vie­ron la me­nor opor­tu­ni­dad».

IN­GRID: "LO ÚNI­CO QUE IM­POR­TA­BA ERA SO­BRE­VI­VIR"

Las ba­las bus­ca­ron a los que se en­con­tra­ban en el agua, sal­pi­can­do sus ca­be­zas de es­pu­ma. Un chico se aho­gó. Cuan­do Kris­tof­fer lle­gó al otro la­do, se des­plo­mó so­bre el em­bar­ca­de­ro, ti­ri­tan­do, por la hi­po­ter­mia. Más tar­de, los ciu­da­da­nos que arries­ga­ron su vi­da pa­ra sa­car a los mu­cha­chos del agua y su­bir­los a sus em­bar­ca­cio­nes ex­pli­ca­ron que es­tu­vie­ron gri­tan­do a los cha­va­les que es­ta­ban en la cos­ta. Los chi­cos no se mo­vie­ron; es­ta­ban to­dos muer­tos. La jo­ven In­grid se em­bar­có en el trans­bor­da­dor rum­bo a Uto­ya po­co des­pués de las cin­co de la tar­de. No se le ocu­rrió pre­gun­tar­le al po­li­cía ru­bio que via­ja­ba con ella y que por­ta­ba una pe­sa­da bol­sa de­por­ti­va ne­gra por lo que aca­ba­ba de pa­sar en Os­lo. Dos ho­ras an­tes, una bom­ba ha­bía es­ta­lla­do fren­te a las ofi­ci­nas del pri­mer mi­nis­tro. Na­da más pi­sar la is­la, el hom­bre de ne­gro se pre­sen­tó an­te Monica Bo­sei, la res­pon­sa­ble del cam­pa­men­to: ha­bía si­do en­via­do pa­ra re­for­zar la se­gu­ri­dad de los mu­cha­chos, di­jo. In­grid es­ta­ba em­pe­zan­do a su­bir la la­de­ra cuan­do Brei­vik dis­pa­ró a la mu­jer, una vez en la es­pal­da y dos en la ca­be­za. A con­ti­nua­ción des­car­gó va­rios ti­ros so­bre dos guar­dias. In­grid hu­yó. «No fue muy he­roi­co, la ver­dad», re­cuer­da. Pe­ro se nie­ga a tor­tu­rar­se con pre­gun­tas del ti­po «¿y si hu­bie­ra avi­sa­do a los de­más...?». «To­do era cues­tión de se­gun­dos. Ese día no ha­bía hé­roes. Lo úni­co que im­por­ta­ba era so­bre­vi­vir». In­grid es­ca­pó ha­cia los acan­ti­la­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.