La pro­me­sa del al­ba

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS -

La obra de Ger­hard Rich­ter, mu­cho más in­ci­si­va, no mues­tra la noche, sino pre­ci­sa­men­te la im­po­si­bi­li­dad de mos­trar­la

pa­seo por el cen­tro Pom­pi­dou de Metz, don­de se ex­po­ne una se­rie de obras de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas so­bre el con­cep­to de pin­tar la noche. El desafío de pin­tar la noche no es tan só­lo con­tem­po­rá­neo. El cua­dro más an­ti­guo que lo in­ten­tó es la Hui­da a Egipto, un pe­que­ño óleo que da­ta de 1609 pin­ta­do por Adam Els­hei­mer. Es­te cua­dro, ad­mi­ra­do por Ru­bens y otros maes­tros de la épo­ca, es de una asom­bro­sa pre­ci­sión as­tro­nó­mi­ca y, aun­que ló­gi­ca­men­te no es­tá ex­pues­to aquí, ejer­ce una gran in­fluen­cia so­bre mu­chos de los ar­tis­tas (pintores, fo­tó­gra­fos, ci­neas­tas) que ex­po­nen en Metz y que per­te­ne­cen al si­glo XX y a prin­ci­pios del XXI. Una de las pie­zas ex­pues­tas es una ins­ta­la­ción de Jen­ni­fer Dou­ze­nel ti­tu­la­da Lu­cio­les, que con­sis­te en una gran pan­ta­lla ne­gra en la que, tras cier­to tiem­po de vi­sión, po­de­mos dis­tin­guir mi­núscu­los pun­tos de luz. La obra re­quie­re aten­ción y si­len­cio, al­go que tam­bién re­quie­re la noche mis­ma pa­ra ser des­ci­fra­da, pa­ra ser com­pren­di­da. El si­len­cio de la noche es só­lo roto por es­tas rá­fa­gas de luz te­nues y bre­ves que son las lu­ciér­na­gas. Son tam­bién las di­fe­ren­tes fa­ses de la noche las pro­ta­go­nis­tas de las obras que aquí se ex­hi­ben. Lu­cio Fon­ta­na re­crea en Am­bian­ce spa­tia­le una es­pe­cie de am­bien­te de dis­co, en el que só­lo fal­ta la bom­bi­lla gi­ran­do. La obra de Ger­hard Rich­ter, mu­cho más in­ci­si­va, no mues­tra la noche, sino pre­ci­sa­men­te la im­po­si­bi­li­dad de mos­trar­la. Es qui­zá la obra que se me an­to­ja más ho­nes­ta de es­ta mues­tra. Fran­cis Ba­con, en Mu­jer des­nu­da en el din­tel de la puer­ta, mues­tra un es­pec­tro so­nám­bu­lo de con­tor­nos flui­dos que pa­re­ce anun­ciar la muer­te, la noche su­pre­ma. Un cua­dro de Ann Cra­ven mues­tra cua­ren­ta y seis pe­que­ñas lu­nas. No hay to­ros enamo­ra­dos de ellas y las fa­ses lu­na­res se acer­can a la noche, pe­ro no son ella. Una vez más, pa­re­ce im­po­si­ble des­cri­bir­la. Hay una lu­na le­cho­sa de Kan­dinsky, de la que sor­pren­de la ob­vie­dad: hay de­ma­sia­das lu­nas en es­ta mues­tra, muy po­ca noche ne­gra. Co­mo si los que las han se­lec­cio­na­do hu­bie­ran re­nun­cia­do de an­te­mano a en­fren­tar­se con la os­cu­ri­dad. Re­co­rro en si­len­cio las sa­las va­cías don­de cien ar­tis­tas ex­hi­ben sus in­ten­tos –a ve­ces va­nos, otras ve­ces cer­te­ros– de cap­tu­rar la noche. Una fo­to­gra­fía de la ins­ta­la­ción de Rap­haël Da­lla­por­ta me lla­ma la aten­ción cuan­do es­toy a pun­to de ir­me, con la sen­sa­ción de un cier­to va­cío. La fo­to­gra­fía es de un hue­so de la épo­ca en la que los Aus­tra­lo­pit­he­cus to­da­vía no ha­bían su­cum­bi­do al Ho­mo sa­piens, con unas mues­cas y lí­neas que, se­gún una hi­pó­te­sis ar­queo­ló­gi­ca, po­drían re­pre­sen­tar el ca­len­da­rio lu­nar. Pen­sar que ha­ce cua­ren­ta mil años al ser hu­mano ya le in­quie­ta­ba la noche y ya lo em­pu­ja­ba a la vi­da, la pro­me­sa del al­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.