Po­li­cía Mi­li­tar, sim­pa­tía en el an­dén

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS -

ta­ca­ta­ca. El día ha­bía si­do lar­go, hú­me­do y fas­ti­dio­so, zig­za­guean­do por ca­rre­te­ras en la fron­te­ra en­tre el es­ta­do de São Pau­lo y Mi­nas Ge­rais, en Bra­sil, en una fur­go­ne­ta más in­có­mo­da que bai­lar sam­ba con ta­ca­ta­ca. Ha­bía­mos co­mi­do en un res­tau­ran­te en nin­gún la­do, Ca­min­ho das Ge­rais, don­de la se­ño­ra Ire­ne dis­pu­so un bu­fé al es­ti­lo mi­ne­ro, ali­men­ta­do con fue­go de le­ña, cu­yas lla­mas ca­len­ta­ban el agua que, a su vez, man­te­nía las ca­zue­las a óp­ti­ma tem­pe­ra­tu­ra. Los chi­cha­rro­nes eran cru­jien­tes y ten­ta­do­res, y sor­pren­den­te­men­te de­li­cio­sa, la la­sa­ña de ba­na­na. Ofre­cían una fei­joa­da light, con­cep­to con­tra­dic­to­rio pues quien se atre­vía con esa con­tun­den­cia ya acep­ta­ba sus re­glas. Era un res­tau­ran­te muy sen­ci­llo que se ali­men­ta­ba de via­je­ros des­pis­ta­dos y no por ello la se­ño­ra Ire­ne es­ca­ti­ma­ba es­fuer­zos en aga­sa­jar­los. Re­pe­cho. Con buen áni­mo afron­ta­mos el re­torno a São Pau­lo, a dos ho­ras y me­dia de dis­tan­cia, sin que la llu­via hu­bie­ra de­ja­do de sa­lu­dar­nos des­de las seis de la ma­ña­na. Al su­bir re­pe­chos, el es­tó­ma­go de la fur­go­ne­ta ha­cía un rui­do ex­tra­ño. A una ho­ra del des­tino, el vehícu­lo se rin­dió y el chó­fer tu­vo la ama­bi­li­dad de de­te­ner­lo en el ar­cén al pre­ca­rio abri­go de los trái­le­res, que al pa­sar al la­do acu­chi­lla­ban el ai­re y re­cor­da­ban los pe­li­gros de la in­mo­vi­li­dad. Que­dar­se cla­va­do en la au­to­pis­ta Ayr­ton Sen­na, el le­gen­da­rio pi­lo­to de ca­rre­ras fa­lle­ci­do en ac­ci­den­te, era una pa­ra­do­ja. Pa­tru­lla. Lo in­me­dia­to era mon­tar un ope­ra­ti­vo pa­ra res­ca­tar a los pa­sa­je­ros y al trans­por­te ave­ria­do. El chó­fer se arries­gó a ser con­ver­ti­do en pi­ca­di­llo mien­tras se acer­ca­ba a la ca­rre­ra a un pun­to ki­lo­mé­tri­co pa­ra dar re­fe­ren­cia a los res­ca­ta­do­res. Es­ta­ba vol­vien­do al frá­gil re­fu­gio cuan­do apa­re­ció una pa­tru­lla. A bor­do, pe­rio­dis­tas de cin­co paí­ses y una fun­cio­na­ria bra­si­le­ña. Sien­do ex­tran­je­ros en Bra­sil –sien­do pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros en el Bra­sil de Jair Bol­so­na­ro–, el ver apa­re­cer a gen­te ar­ma­da no in­vi­ta­ba al cha­cha­chá, aun­que la no­che se apro­xi­ma­ba y las alar­man­tes lu­ces del vehícu­lo po­li­cial ser­vían de avi­so a los ca­mio­nes. Cre­púscu­lo. Die­ron la ca­ra dos suboficiales son­rien­tes, uno ellos, con las fac­cio­nes re­ju­ve­ne­ci­das del ac­tor Cu­ba Goo­ding. Se pre­sen­ta­ron: Po­li­cía Mi­li­tar. Al me­nos uno era sar­gen­to. Go­rra, man­ga cor­ta, ar­ma re­gla­men­ta­ria, bo­tas con bri­llos de sa­do­ma­so. In­for­ma­dos de lo su­ce­di­do, es­ta­ban dis­pues­tos a la char­le­ta mien­tras apa­re­cían los ta­xis que te­nían que sa­car al gru­po de allí. En el ho­ri­zon­te, un be­llo cre­púscu­lo tras la úl­ti­ma llu­via. Los agen­tes com­par­tie­ron im­pre­sio­nes so­bre el ca­lor, el pro­tec­tor so­lar, la co­mi­da pi­can­te, se de­ja­ron ha­cer fo­tos (¿qué po­li per­mi­te sa­car de los pre­de­ce­so­res du­ran­te las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res. Aque­llo pa­re­cía una ope­ra­ción de pro­pa­gan­da pa­ra pro­por­cio­nar una ima­gen sim­pá­ti­ca de los de uni­for­me, po­rra y pis­to­la. Era de­ma­sia­do exa­ge­ra­do, tea­tral y dul­zón, so­bre­pa­san­do la cor­te­sía de­bi­da. Tras apa­re­cer los ta­xis y la grúa, con­vo­ca­ron a la co­mi­ti­va en el cuar­te­li­llo a pie de au­to­pis­ta, don­de ofre­cie­ron ca­fé de ter­mo. Des­pués die­ron la mano a ca­da uno de los sal­va­dos y mon­ta­ron en el co­che pa­ra con­ti­nuar con la mi­sión au­xi­lia­do­ra. En la no­che cor­ta­da por los fa­ros de los ca­mio­nes, su son­ri­sa con ga­ti­llo era la del nue­vo ré­gi­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.