El su­fri­mien­to de las ma­dres su­bro­ga­das es enor­me: a las pe­rras las ope­ran tres ve­ces

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - CONOCER GENÉTICA -

des­pe­di­do de la uni­ver­si­dad y en 2006 se abrió un lar­go pro­ce­so ju­di­cial. Ab­suel­to del de­li­to de es­ta­fa, fue con­de­na­do por que­bran­tar las le­yes sur­co­rea­nas que re­gu­lan la bioética y por apro­pia­ción in­de­bi­da. En li­ber­tad ba­jo fian­za du­ran­te to­do el pro­ce­so, no lle­gó a pi­sar la cár­cel. El juez sus­pen­dió la con­de­na a 18 me­ses de pri­sión di­cien­do que Woo-suk «ha­bía he­cho ga­la de sin­ce­ro arre­pen­ti­mien­to». Hoy, Woo-suk si­gue di­cien­do que to­do fue mon­ta­je, que ha si­do una víc­ti­ma, que él no hi­zo na­da ma­lo. Ade­más, no fue des­acre­di­ta­do del to­do. El in­for­me in­cul­pa­to­rio pu­bli­ca­do por la uni­ver­si­dad lo ex­cul­pa­ba en un pun­to. Su in­ves­ti­ga­ción de las cé­lu­las ma­dre fue un mon­ta­je, pe­ro Snuppy –el pe­rro af­gano– era real. Efec­ti­va­men­te, Hwang ha­bía crea­do el pri­mer pe­rro por clo­na­ción. Y es­ta iba a ser su sal­va­ción. Hay ar­gu­men­tos po­de­ro­sos pa­ra con­si­de­rar que la clo­na­ción de pe­rros de com­pa­ñía no so­lo es una ex­cen­tri­ci­dad, sino que re­sul­ta di­rec­ta­men­te in­mo­ral. El sa­cri­fi­cio de in­con­ta­bles pe­rros sin due­ño es al­go que su­ce­de to­dos los días en to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta. ¿Qué jus­ti­fi­ca­ción tie­ne gas­tar unas su­mas tan con­si­de­ra­bles pa­ra traer otros al mun­do? Ade­más, la clo­na­ción cau­sa su­fri­mien­to, en­tre las ma­dres su­bro­ga­das so­bre to­do; hay que so­me­ter­las a tres ope­ra­cio­nes con­se­cu­ti­vas: pa­ra ex­traer los ova­rios, pa­ra re­im­plan­tár­se­los y pa­ra traer sus re­to­ños al mun­do. En Sooam di­cen que han re­du­ci­do es­tas in­ter­ven­cio­nes al mí­ni­mo. Pe­ro si acep­ta­mos que al­gu­nas per­so­nas quie­ren tan­to a los pe­rros co­mo otras a sus hi­jos y que los clo­nes pue­den sus­ti­tuir a los ca­nes con éxi­to, lo que si­gue es in­quie­tan­te: ¿los pa­dres que han per­di­do a sus hi­jos tie­nen de­re­cho a clo­nar­los? ¿Y qué hay de las per­so­nas que han per­di­do a sus pa­dres? ¿O a sus ami­gos? Por no ha­blar de quie­nes no tie­nen hi­jos, pe­ro es­tán en­ca­pri­cha­dos del hi­jo de otro y que­rrían con­tar con una co­pia per­so­nal. «Voy a ser­le sin­ce­ro –di­ce Hwang–. Sí que nos lle­gan so­li­ci­tu­des de clo­na­ción hu­ma­na. Pe­ro soy con­tra­rio a es­ta cla­se de peticiones. Co­mo lo son mis co­la­bo­ra­do­res. Es al­go que te­ne­mos muy cla­ro». Sin em­bar­go, en otros mo­men­tos se mues­tra me­nos ta­jan­te. «A mi mo­do de ver, son unas prác­ti­cas que en­tran en lo cri­mi­nal», in­sis­te. Pe­ro al po­co tiem­po ma­ti­za: «Aho­ra bien, des­de el pun­to de vis­ta so­cial... A ve­ces en­cuen­tro que es­tas peticiones de clo­na­ción hu­ma­na tie­nen cier­to sen­ti­do. Aun­que, si de­ja­mos de se­guir cier­tos prin­ci­pios éti­cos, la tec­no­lo­gía pue­de es­ca­pár­se­nos de las ma­nos. Es­ta­mos obli­ga­dos a ac­tuar con­for­me a la éti­ca». Del mis­mo mo­do que es ca­paz de re­vi­vir un ca­cho­rro fa­lle­ci­do por me­dio de la co­pia ge­né­ti­ca, Hwang Woo-suk se las ha arre­gla­do pa­ra re­su­ci­tar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal que mu­chos da­ban por muer­ta y en­te­rra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.