Mi­ra que es­tá le­jos Ja­pón...

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - MAGAZINE FIRMAS - por Isa­bel Coi­xet www.xlse­ma­nal.com/fir­mas Ins­ta­gram: Isa­bel.Coi­xet

hoy só­lo me han pre­gun­ta­do ocho ve­ces por qué me gus­ta tan­to Ja­pón y, aun­que du­ran­te mi ac­tual vi­si­ta he vis­to ma­yo­ri­ta­ria­men­te a per­so­nas ja­po­ne­sas, no hay gai­jin ('ex­tran­je­ro') que se re­sis­ta a pre­gun­tár­me­lo. Pa­ra abre­viar y no en­trar en de­ta­lles que me lle­va­rían de­ma­sia­da ener­gía y ex­pli­ca­cio­nes, no du­do en re­cu­rrir a los tó­pi­cos: la li­te­ra­tu­ra (los dos Mu­ra­ka­mi, Ryu y Ha­ru­ki; Ya­su­na­ri Ka­wa­ba­ta, Mis­hi­ma, Ken­za­bu­ro Oe, Yo­ko Oga­wa, Ba­na­na Yos­hi­mo­to...); la co­mi­da, el ka­bu­ki, el bu­toh, el sa­ke, el sho­chu, el shi­so, el yu­zu, los tem­plos, la mo­da (Li­mi Feu, Tsu­mo­ri Chi­sa­to, Yoh­ji Ya­ma­mo­to, Rei Ka­wa­ku­bo, Jun­ya Wa­ta­na­be); el ci­ne (Ku­ro­sa­wa, Os­hi­ma, Ko­ree­da, Nao­mi Ka­wa­se)... Con unos cuan­tos nom­bres, pro­nun­cia­dos rá­pi­da­men­te pa­ra que la pro­nun­cia­ción pa­rez­ca me­jor de lo que es, mis in­ter­lo­cu­to­res se que­dan tran­qui­los y yo pue­do aho­rrar­me ha­blar a des­co­no­ci­dos, que nor­mal­men­te lo úni­co que quie­ren es que les re­co­mien­de un par de res­tau­ran­tes don­de se co­ma buen sus­hi, de las co­sas que, ade­más de la re­tahí­la de nom­bres ci­ta­dos, sien­to cer­ca­nas a mi co­ra­zón de es­te país, al que siem­pre re­gre­so, bien sea pa­ra pa­sear o, co­mo en es­te ca­so, pa­ra tra­ba­jar. Con­fie­so que me mo­les­tan so­bre­ma­ne­ra los co­men­ta­rios del ti­po «qué país más ra­ro», «los ja­po­ne­ses no son co­mo no­so­tros» o «qué can­san­cio tan­ta re­ve­ren­cia»: los co­men­ta­rios que só­lo re­ve­lan una ce­rra­zón irra­cio­nal que es­tá en la ba­se de to­dos los prejuicios del mun­do y que con­tri­bu­yen a ha­cer de es­te un lu­gar más abu­rri­do y es­tú­pi­do, al que ca­da vez cues­ta más per­te­ne­cer sin sen­tir un acen­dra­do sen­ti­mien­to de ver­güen­za. Siem­pre he pen­sa­do que, al des­cu­brir un país nue­vo, uno os­ci­la en­tre la ex­tra­ñe­za y el re­co­no­ci­mien­to mez­cla­dos: nos gus­ta sen­tir sor­pre­sa y nos gus­ta tam­bién des­cu­brir una cier­ta fa­mi­lia­ri­dad en los te­rri­to­rios ig­no­tos. Eso me pa­sa con Ja­pón: per­dién­do­me en ba­rrios tra­di­cio­na­les (Koen­ji, Shi­mo­ki­ta­za­wa), me fas­ci­nan la es­ca­sa ilu­mi­na­ción, las ca­si­tas ba­jas, los ba­res mi­núscu­los con due­ños que no ocul­tan su des­dén cuan­do te apo­sen­tas en la ba­rra, por­que ocu­pas el lu­gar de los ha­bi­tua­les; ese mis­te­rio­so y os­cu­ro es­pa­cio en­tre los edi­fi­cios, que teó­ri­ca­men­te sir­ve pa­ra pa­liar da­ños si hay un te­rre­mo­to, pe­ro que pa­ra mí es­tá car­ga­do de mis­te­rios y de fan­tas­mas... Me en­can­ta va­gar por es­tos lu­ga­res, sin rum­bo fi­jo, dis­fru­tan­do de mi ex­tra­ñe­za, mien­tras ex­pe­ri­men­to una cá­li­da y pro­lon­ga­da sen­sa­ción de de­jà vu: a tra­vés de los li­bros, las pe­lí­cu­las, los ros­tros, la dan­za y la co­mi­da, he cons­trui­do en mi ca­be­za un país con retazos y aro­mas y som­bras de to­do ello, un país que re­co­noz­co y amo y me ali­men­ta y que des­cu­bro y re­des­cu­bro sin ce­sar con un pla­cer in­fi­ni­to. Un país que só­lo a mí me per­te­ne­ce y que lle­vo en mi co­ra­zón co­mo un ta­lis­mán se­cre­to que me pro­te­ge del ol­vi­do y la in­di­fe­ren­cia: mi Ja­pón.

Me mo­les­tan so­bre­ma­ne­ra los co­men­ta­rios del ti­po "qué país más ra­ro" o "los ja­po­ne­ses no son co­mo no­so­tros"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.