La 'Ca­pi­lla Six­ti­na' de la Ama­zo­nia

Son las pin­tu­ras ru­pes­tres más an­ti­guas de Amé­ri­ca. Es­tán en Co­lom­bia. Na­rran las ges­tas de una tri­bu ca­ní­bal y han lo­gra­do so­bre­vi­vir 20.000 años gra­cias a es­tar ro­dea­das de sel­va, nar­co­tra­fi­can­tes y gue­rri­lle­ros de las FARC. Aho­ra re­ci­ben el re­co­no­ci­mie

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - CONOCER ARQUEOLOGÍA - POR MA­NUE­LA GI­MÉ­NEZ / FO­TO­GRA­FÍA: VIR­GI­NIA CLAVIÈRES

UNA TOR­MEN­TA obli­gó a cam­biar de rum­bo. La avio­ne­ta se agi­ta­ba so­bre la sel­va cuan­do Car­los Cas­ta­ño Uri­be, di­rec­tor de Par­ques Na­cio­na­les de Co­lom­bia, vio al­go ex­tra­ño que des­ta­ca­ba so­bre el es­pe­so ver­dor. Anotó las coor­de­na­das. Co­rría el año 1987. Dos días des­pués del avis­ta­mien­to or­ga­ni­zó una ex­pe­di­ción. Lle­gar a ese mis­te­rio­so pun­to no fue fá­cil y re­qui­rió lar­gas ca­mi­na­tas a ma­che­ta­zos. Pe­ro me­re­ció la pe­na. En la se­rra­nía del Chi­ri­bi­que­te, en el co­ra­zón de la Ama­zo­nia co­lom­bia­na, Cas­ta­ño Uri­be y su equi­po se que­da­ron bo­quia­bier­tos cuan­do die­ron con un in­men­so mu­ral. So­bre una pa­red de gres blan­ca, cen­te­na­res de pin­tu­ras de co­lor ocre se des­ple­ga­ban an­te ellos. Ha­bía hom­bres le­van­tan­do los bra­zos, mu­je­res en­cin­ta, cai­ma­nes, ja­ba­líes, una serpiente gi­gan­te con ma­nos y pies, cier­vos, la­gar­tos, tor­tu­gas, mur­cié­la­gos, ex­tra­ñas fi­gu­ras geo­mé­tri­cas… Y al­re­de­dor, ma­nos de ni­ños y de adul­tos, co­mo si se tra­ta­ra de la fir­ma de los ar­tis­tas. Se to­pa­ron na­da me­nos que con las pin­tu­ras ru­pes­tres más an­ti­guas de Amé­ri­ca. Ya se co­no­cía el cer­cano si­tio ar­queo­ló­gi­co de la se­rra­nía de La Lin­do­sa, des­cu­bier­to en 1949 por el ex­plo­ra­dor fran­cés Alain Gheen­grant. Pe­ro se ne­ce­si­ta­ban en­ton­ces cua­tro me­ses de via­je por agua, des­de Bogotá, pa­ra lle­gar. Aque­llo per­ma­ne­ció ca­si ol­vi­da­do. La sel­va ha arro­pa­do y pro­te­gi­do de la ero­sión du­ran­te 20.000 años las más de 70.000 pin­tu­ras de ar­te ru­pes­tre ha­lla­das en Chi­ri­bi­que­te, en lo que se co­no­ce co­mo la 'Ca­pi­lla Six­ti­na' de la Ama­zo­nia. Es un te­so­ro ex­cep­cio­nal. Se van a cum­plir 30 años de es­te gran des­cu­bri­mien­to y se han des­en­tra­ña­do al­gu­nos de sus mis­te­rios. Otros to­da­vía si­guen sin acla­rar­se del to­do: se cree, por ejem­plo, que to­da­vía ron­dan por allí co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas que no desean ser con­tac­ta­das. Y no se sa­be con cer­te­za có­mo se las in­ge­nia­ron pa­ra pin­tar a 30 me­tros de al­tu­ra, aun­que lo más pro­ba­ble es que uti­li­za­ron una es­pe­cie de an­da­mios.

UNA TRI­BU TE­MI­BLE

Res­pec­to a los ar­tis­tas se ha de­du­ci­do que se tra­ta de los te­mi­bles ka­ri­jo­nas, una tri­bu de hom­bre­to­nes be­li­co­sos y ca­ní­ba­les. Los mu­ra­les no eran

Pa­blo Es­co­bar te­nía en la zo­na 19 la­bo­ra­to­rios de co­ca, pe­ro no pres­tó aten­ción a las pin­tu­ras

ac­ce­si­bles pa­ra to­dos. «So­lo los je­fes y los me­jo­res gue­rri­lle­ros po­dían ve­nir pa­ra ren­dir ho­me­na­je a los dio­ses», ex­pli­ca An­drés Ló­pez, del Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria. Cuen­ta la re­vis­ta co­lom­bia­na Se­ma­na que de es­tos in­dí­ge­nas pro­vie­ne el nom­bre Chi­ri­bi­que­te que «sig­ni­fi­ca en ka­ri­jo­na 'cen­tro don­de se di­bu­ja'». A los ka­ri­jo­nas los han so­bre­vi­vi­do sus pin­tu­ras. La tri­bu su­cum­bió a la lle­ga­da del hom­bre blan­co: los ex­plo­ta­do­res del cau­cho y las en­fer­me­da­des que in­tro­du­je­ron en la sel­va –co­mo el sa­ram­pión, la vi­rue­la y la gri­pe– aca­ba­ron con es­te gru­po in­dí­ge­na.

LA VI­SI­TA DE FRANK SI­NA­TRA

En 1989, dos años des­pués de ha­ber avis­ta­do el si­tio, Cas­ta­ño Uri­be de­cla­ró Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral la Se­rra­nía del Chi­ri­bi­que­te, una ex­ten­sión de ca­si 1,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas con for­ma­cio­nes ro­co­sas de has­ta 2400 me­tros de al­tu­ra. La ri­que­za de es­te par­que es múl­ti­ple: tam­bién co­bi­ja un te­so­ro en bio­di­ver­si­dad es­tu­dia­do por va­rias ex­pe­di­cio­nes. Una de las mi­sio­nes más im­por­tan­tes la pro­ta­go­ni­zó el bió­lo­go Pa­tri­cio von Hil­de­brand, que se es­ta­ble­ció en la sel­va du­ran­te diez años pa­ra es­tu­diar la fau­na y la flo­ra. Él des­cu­brió el Es­ta­dio de Chi­ri­bi­que­te, una es­pec­ta­cu­lar for­ma­ción ro­co­sa cir­cu­lar a la que se pe­ne­tra a tra­vés de un tú­nel per­fo­ra­do en una ro­ca de 50 me­tros de al­tu­ra. Al bió­lo­go lo acom­pa­ñó Frank Si­na­tra du­ran­te unos días en una aven­tu­ra que el can­tan­te nun­ca ol­vi­dó. Tam­bién el Es­ta­dio co­bi­ja­ba pin­tu­ras y res­tos de ce­rá­mi­ca. La sel­va ha si­do una efi­caz guar­dia­na. Pe­ro a es­tas ma­ra­vi­llas no las han sal­va­do los dic­tá­me­nes ofi­cia­les, sino que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ha es­ta­do pro­te­gi­da por dos de los pro­ble­mas más gra­ves de la his­to­ria de Co­lom­bia: el nar­co­trá­fi­co y la gue­rri­lla.

LA LLE­GA­DA DE PA­BLO ES­CO­BAR

El nar­co­tra­fi­can­te Pa­blo Es­co­bar ins­ta­ló en la zo­na 19 la­bo­ra­to­rios y 8 pis­tas de ate­rri­za­je. Pe­ro de­jó tran­qui­las las pin­tu­ras mi­le­na­rias. Tam­bién se mu­da­ron allí gue­rri­lle­ros de las FARC y tam­po­co les pres­ta­ron aten­ción. El acuer­do de paz de 2016 con las FARC per­mi­tió la en­tra­da de es­tu­dio­sos, aun­que que­dan al­gu­nos re­bel­des rea­cios a sa­lir de la sel­va. El pa­sa­do mes de ju­lio, ade­más, la Unes­co ha de­cla­ra­do Chi­ri­bi­que­te Pa­tri­mo­nio Mun­dial Mix­to, por su va­lor na­tu­ral y cul­tu­ral. Es un lu­gar úni­co es­te in­men­so te­lón ver­de en cu­ya pre­ser­va­ción han in­ter­ve­ni­do –sin pre­ten­der­lo– la ve­ge­ta­ción, la gue­rri­lla y Pa­blo Es­co­bar.

Los ar­tis­tas fue­ron los ka­ri­jo­nas, una tri­bu be­li­co­sa y ca­ní­bal ya ex­tin­ta: su­cum­bie­ron an­te el hom­bre blan­co

ARRO­PA­DAS POR LA SEL­VA En 1987, Car­los Cas­ta­ño Uri­be des­cu­brió en la co­lom­bia­na se­rra­nía del Chi­ri­bi­que­te (en la ima­gen) los es­pec­ta­cu­la­res mu­ra­les cu­bier­tos de pin­tu­ras ru­pes­tres. Des­de 1989, es­te enor­me te­rri­to­rio –de ca­si 1,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas– es un par­que na­cio­nal na­tu­ral.

UN LIEN­ZO MI­LE­NA­RIO El ex­per­to An­drés Ló­pez, an­te un fres­co de 30 me­tros de al­tu­ra. Son pin­tu­ras di­fí­ci­les de da­tar. Se es­ti­ma que al­gu­nas tie­nen 20.000 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.