Adam Lo­we co­men­zó co­mo ar­tis­ta, pe­ro le fas­ci­na­ron más las po­si­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas de re­pro­duc­ción

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - CONOCER ARTE -

tie­ne una re­com­pen­sa co­mer­cial pa­ra el ar­tis­ta», afir­ma. Por otra par­te, Lo­we rea­li­za co­pias fi­de­lí­si­mas de to­do ti­po de obras, in­clu­so si se han per­di­do o han si­do des­trui­das. Pe­ro no es un fal­si­fi­ca­dor. Tra­ba­ja por en­car­go de go­bier­nos y mu­seos, ca­na­li­zan­do las co­la­bo­ra­cio­nes a tra­vés de la Fun­da­ción Fac­tum pa­ra la Tec­no­lo­gía Di­gi­tal en Con­ser­va­ción, que creó en 2009 co­mo com­ple­men­to a su ta­ller pa­ra con­ser­var y re­crear al­gu­nas de las obras cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes del mun­do. Aquí tam­bién fuer­za los lí­mi­tes –en es­te ca­so, fi­lo­só­fi­cos– en­tre ori­gi­nal y co­pia, a me­nu­do in­dis­tin­gui­bles. Lo­we di­ri­ge un equi­po de 50 téc­ni­cos y ar­te­sa­nos en su ta­ller, un es­pa­cio diá­fano a me­dio ca­mino en­tre la fra­gua de Vul­cano y el loft del Soho, don­de con­vi­ven el la­bo­ra­to­rio fí­si­co-quí­mi­co, el ate­lier bohe­mio, el ga­ra­je del in­ven­tor y el es­tu­dio di­gi­tal. Im­pre­so­ras 3D, ro­bots, ma­te­ria­les y soft­wa­re crea­do ex pro­fe­so pa­ra ca­da en­car­go se alían con el pul­so del sol­da­dor, el ojo del maes­tro de obra a pie de an­da­mio, la me­ticu­losi­dad de la mi­nia­tu­ris­ta... Un ejem­plo de su tra­ba­jo es la 're­su­rrec­ción' de Chur­chill. Cle­men­ti­ne Chur­chill abo­rre­cía el retrato que Graham Sut­her­land reali­zó de su ma­ri­do, el ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, en 1954; re­ga­lo del Par­la­men­to por su 80 cum­plea­ños. «Wins­ton pa­re­ce me­dio lelo», mur­mu­ró al ver­lo. Lady Chur­chill pen­sa­ba que el pin­tor se ha­bía bur­la­do del gran estadista. Y le co­men­tó a su fiel se­cre­ta­ria, Gra­ce Gam­blin, que se en­car­ga­ra del asun­to. Con noc­tur­ni­dad, Gam­blin y su her­mano se lle­va­ron la pin­tu­ra en un co­che y la que­ma­ron en el cam­po. So­lo que­da­ron las ce­ni­zas. La 'mi­sión' se man­tu­vo en se­cre­to du­ran­te 60 años. El retrato des­trui­do ha si­do re­cu­pe­ra­do –una ré­pli­ca exac­ta– en Fac­tum Ar­te. El equi­po ras­treó las po­cas fo­to­gra­fías que se con­ser­van de la pin­tu­ra, es­ca­neó los bo­ce­tos del ar­tis­ta e in­clu­so vi­si­tó al sas­tre del po­lí­ti­co en Sa­vi­le Row pa­ra in­da­gar las tex­tu­ras del tra­je que lle­va­ba en el retrato. Fac­tum Ar­te tam­bién ha clo­na­do la tum­ba del fa­raón Se­ti, di­gi­ta­li­za­da con un es­cá­ner en 3D. Y an­tes re­cons­tru­yó con re­si­na la de Tu­tan­ka­món, un en­car­go del Go­bierno de Egip­to pa­ra po­der ce­rrar al pú­bli­co la cá­ma­ra ori­gi­nal, muy de­te­rio­ra­da. Tres años de tra­ba­jo y me­dio mi­llón de eu­ros de pre­su­pues­to. «Ima­gí­na­te si hu­bié­ra­mos te­ni­do es­te ti­po de da­tos y de me­di­cio­nes de to­do lo que ha­bía en el Mu­seo Na­cio­nal de Bra­sil, en Río de Ja­nei­ro, an­tes del in­cen­dio de sep­tiem­bre –ex­pli­ca Lo­we–. Hu­bié­ra­mos per­di­do las obras ori­gi­na­les, des­de lue­go, pe­ro ha­bría­mos con­ser­va­do to­do el co­no­ci­mien­to de esas obras; aho­ra ya no hay re­me­dio». Fac­tum Ar­te no en­tra­rá en la his­to­ria so­lo por esa la­bor de con­ser­va­ción. La obra que es­tán 'fa­bri­can­do' de Ma­ri­na Abra­mo­vic pa­ra la Ro­yal Aca­demy se ex­hi­bi­rá en 2020. Se­rá la pri­me­ra vez que una mu­jer ex­pon­ga en so­li­ta­rio en los 250 años de la ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.