Per­so­nas del año

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - MAGAZINE FIRMAS -

es ha­bi­tual que ha­cia fi­na­les de año lo que que­da de pren­sa se lle­ne de re­cuen­tos y lis­tas de lo me­jor del año. Es di­ver­ti­do ob­ser­var el gra­do de ca­pri­cho y su­per­fi­cia­li­dad de quie­nes creen que sa­brán desafiar al tiem­po en sus elec­cio­nes. Na­da más sano que leer vein­te años des­pués las lis­tas de lo que se creía me­jor en­ton­ces pa­ra dar­te cuen­ta de lo po­co que per­du­ra el gus­to si no al­can­za a ser des­pre­jui­cia­do y reflexivo. Las mo­das fun­cio­nan pa­ra im­po­ner un gus­to, pe­ro sin ca­pa­ci­dad de que sea per­du­ra­ble. La re­vis­ta Ti­me es fa­mo­sa por al­go más am­bi­cio­so, ele­gir a la fi­gu­ra del año, a quien le con­ce­de una por­ta­da ya mí­ti­ca. Apa­re­cer ahí es una am­bi­ción al­go ton­tu­na, qui­zá por eso el pre­si­den­te Trump se fa­bri­có una fal­si­fi­ca­ción cuan­do ni so­ña­ba con lle­gar a ser pre­si­den­te ni hom­bre del año. Lo lo­gró fi­nal­men­te, pe­ro eso no ha­bla tan­to bien de él co­mo mal del res­to de la hu­ma­ni­dad. Sin em­bar­go, si tu­vie­ra que pen­sar en las dos per­so­nas más ejem­pla­res en su com­por­ta­mien­to pú­bli­co du­ran­te el año 2018, ten­dría po­cas du­das. En mi opi­nión fue­ron los pa­dres del ni­ño Ga­briel Cruz, ase­si­na­do en la her­mo­sa Al­me­ría a ma­nos de quien era la ac­tual pa­re­ja de su pa­dre. Otro cri­men sin sen­ti­do ni gran­de­za, que ri­di­cu­li­za to­dos los es­fuer­zos me­diá­ti­cos cons­tan­tes por do­tar al ase­si­na­to de al­gu­na ca­te­go­ría. Ni in­te­li­gen­cia ni au­da­cia, no hay atis­bo de na­da re­se­ña­ble en la es­ce­na real. El pres­ti­gio del cri­men en lo na­rra­ti­vo na­ce de la fic­ción y me te­mo que pro­vie­ne de una cier­ta pe­re­za men­tal, in­ca­paz de dar con un per­so­na­je va­lio­so si no ejer­ce el mal. Qui­zá por esa de­for­ma­ción del gus­to no so­mos ca­pa­ces de en­con­trar en la va­len­tía y el co­ra­je mo­ral al­go tan va­lio­so. Es­ta­mos em­pe­ña­dos en creer que la va­len­tía es te­me­ri­dad, lan­zar­se al abis­mo o cum­plir con ri­tos pe­li­gro­sos. Na­da de eso. Va­len­tía es la más dis­cre­ta de las he­roi­ci­da­des, la que tie­ne lu­gar en do­mi­nio co­ti­diano. Por­que el dra­ma más enor­me es siem­pre do­més­ti­co, ín­ti­mo. Por eso los pa­dres de ese ni­ño des­en­to­na­ron tan­to en un mun­do his­té­ri­co, su­per­fi­cial e in­de­cen­te, don­de se fa­bri­ca con el do­lor una do­sis in­ver­sa de ren­cor, de­seo de ven­gan­za y opor­tu­nis­mo. Ellos man­da­ron fre­nar y se con­vir­tie­ron en un ejem­plo ra­di­cal. Su ac­ti­tud des­de el pri­mer ins­tan­te, cuan­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se pre­ci­pi­ta­ron sin tino a bus­car cul­pa­bles en su en­torno, fue de gran de­cen­cia. Ni an­ti­guas pa­re­jas re­sen­ti­das ni el do­lor de su se­pa­ra­ción les re­sul­ta­ba creí­ble pa­ra al­zar una sos­pe­cha vá­li­da. En cam­bio, quie­nes ni los co­no­cían ni tra­ta­ban se sin­tie­ron ca­pa­ci­ta­dos pa­ra sem­brar ta­les sos­pe­chas. Los pa­dres per­ma­ne­cie­ron uni­dos en ese pri­mer epi­so­dio. Cuan­do se des­en­ca­de­nó la tris­te re­so­lu­ción, vol­vie­ron a des­ple­gar una pa­le­ta de emo­cio­nes des­acos­tum­bra­da. Ni se de­ja­ron lle­var por la ria­da po­pu­lar ni se de­ja­ron con­ver­tir en es­pec­tácu­lo, pe­se a que to­do do­lor se trans­for­ma en es­pec­tácu­lo hoy. Se man­tu­vie­ron fir­mes, con una dig­ni­dad iné­di­ta, con de­cla­ra­cio­nes que eran siem­pre me­su­ra­das, dis­tin­tas, muy pri­va­das, llenas de sen­ti­do co­mún. Era tan emo­cio­nan­te ver a dos pa­dres des­tro­za­dos que no se de­ja­ban lle­var por la in­qui­na ni por los can­tos ra­cis­tas, ni el opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co ni la má­qui­na de pi­car car­ne me­diá­ti­ca, que da­ba or­gu­llo por una vez per­te­ne­cer a es­ta es­pe­cie. Cuan­do se apro­xi­ma­ba el jui­cio, pi­die­ron in­clu­so a las par­tes per­so­na­das que de­ja­ran el ca­so pa­ra los tri­bu­na­les, sin me­ter la cu­cha­ra en el asun­to tan so­lo pa­ra lo­grar lle­nar te­le­dia­rios de de­cla­ra­cio­nes mor­bo­sas, de­ta­lles san­grien­tos. No que­rían ali­men­tar esa gro­tes­ca ma­qui­na­ria que nos acom­pa­ña ca­da vez que hay un cri­men re­le­van­te. Y no que­rían na­da de eso por­que la me­mo­ria de su hi­jo me­re­cía un res­pe­to que ellos se ga­na­ron des­de el pri­mer día con su ac­ti­tud va­lien­te. Y quie­ro creer que la res­pues­ta de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.