'Nat­su­kas­hii'

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS - por Da­vid True­ba www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

aca­da ra­to des­cu­bri­mos al­go que echa­mos de me­nos de es­tas dos úl­ti­mas dé­ca­das. Su­ce­de por azar, co­mo un men­sa­je que nos lle­ga de mo­do su­til por los sen­ti­dos. De pron­to, cae­mos en la cuen­ta de co­sas que han des­apa­re­ci­do de nues­tra vi­da en los úl­ti­mos vein­te años. Su­pon­go que por es­te mis­mo al­go­rit­mo men­tal una ma­ña­na me in­va­dió la sen­sa­ción de pér­di­da de una es­ce­na an­tes ha­bi­tual. Ya no veo a gen­te que se des­pi­de des­de la ven­ta­ni­lla de los tre­nes. Me gus­ta­ba esa ca­ra aso­ma­da, el ca­be­llo des­pei­na­do, los fa­mi­lia­res y los aman­tes que aún ca­mi­na­ban cer­ca des­de el an­dén, ca­si ten­dien­do la mano que no quie­re se­pa­rar­se del ser que­ri­do que par­te. Aún es­tá en fa­se de prue­bas el tren co­no­ci­do co­mo Hy­per­loop, don­de via­ja­re­mos por un tu­bo, li­te­ral­men­te, pe­ro ya hoy los tre­nes son tan rá­pi­dos que van her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­dos. En mu­chas de las es­ta­cio­nes mo­der­nas ya no se per­mi­te a quie­nes no son pa­sa­je­ros con bi­lle­te lle­gar al an­dén de des­pe­di­da y se ha pues­to tan di­fí­cil acom­pa­ñar a na­die a las es­ta­cio­nes que uno se des­pi­de en ca­sa, si es que se des­pi­de. A na­die se le ocu­rri­ría cri­ti­car la ve­lo­ci­dad, la hi­gie­ne y la mo­der­ni­dad de es­tos tre­nes mo­der­nos. Pe­ro, ah, la gen­te aso­ma­da a la ven­ta­ni­lla, qué re­cuer­do más for­mi­da­ble. Qui­zá sea en esen­cia el pro­ble­ma de nues­tra épo­ca: to­do es más rá­pi­do, pe­ro es­ta­mos más so­los. Nun­ca la es­pe­ran­za de vi­da fue tan lar­ga, pe­ro nun­ca se oyó tan­tas ve­ces pro­nun­ciar la fra­se: «no ten­go tiem­po pa­ra na­da». A mu­chos ni­ños se los tra­ta aho­ra de un sín­dro­me que an­tes pa­de­cían so­lo los eje­cu­ti­vos sin ca­pa­ci­dad men­tal pa­ra des­co­nec­tar de su tra­ba­jo. Llá­men­lo 'es­trés' o sen­ci­lla­men­te la sen­sa­ción de que el tiem­po ra­cio­nal se te es­ca­pa en­tre los de­dos sin al­can­zar a ha­cer to­do aque­llo que con­si­de­ras que tie­nes que ha­cer. Es tris­te la vi­sión de ni­ños ago­bia­dos, col­ga­dos al bu­zón por­tá­til de su mó­vil, don­de es­pe­ran re­ci­bir a ca­da ins­tan­te el men­sa­je que los sa­que de su vul­gar exis­ten­cia. Aguar­dan una no­ve­dad que los ac­ti­ve. En el amor, el te­lé­fono mó­vil ha sig­ni­fi­ca­do una zan­ca­da tem­po­ral in­creí­ble. Ya no ha­ce fal­ta fan­ta­sear du­ran­te me­ses con el mo­do de in­vi­tar a quien te gus­ta al ci­ne o a to­mar al­go. Bas­ta con en­chu­far un men­sa­je de mó­vil y a es­pe­rar la res­pues­ta in­me­dia­ta. Pe­ro era esa ma­ce­ra­ción la que do­ta­ba a la re­la­ción de un sen­ti­do, por­que res­pon­día a la ob­ser­va­ción, a la ma­du­rez del sen­ti­mien­to y al arro­jo me­di­ta­do. Hoy, sin du­da, se fo­lla más, pe­ro se es­tá más so­lo. A la gen­te que de­ci­mos es­tas co­sas en voz al­ta nos llaman 'nos­tál­gi­cos'. Y es una apre­cia­ción equi­vo­ca­da. Por­que no se tra­ta de año­rar el tiem­po pa­sa­do, sino de in­ten­tar me­jo­rar el tiem­po pre­sen­te, que son dos em­pe­ños muy dis­tin­tos. Ca­si di­ría que an­ta­gó­ni­cos. Cuan­do uno mi­ra las pin­tu­ras ru­pes­tres, no com­pi­te con ellas ni afir­ma que hoy se di­bu­ja mu­cho me­jor, sino que apre­cia la má­gi­ca gran­de­za del es­fuer­zo y apren­de de su pri­ma­ria vir­tud. La nos­tal­gia es inú­til. El aná­li­sis, fun­da­men­tal. Pue­de que a lo que más mie­do tie­ne la nue­va era de re­so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas sea a la crí­ti­ca ra­zo­na­da, de ahí que to­dos los sec­to­res se alíen en hor­das y gue­tos vo­lun­ta­rios y se ac­ti­ven de in­me­dia­to co­mo lin­cha­do­res que ata­can a cual­quie­ra que osa di­sen­tir de su gus­to, de su pa­sión, de su teo­ría vi­tal. Se til­da de tec­nó­fo­bo a cual­quie­ra que pon­ga pe­gas a la tec­no­de­pen­den­cia. Pe­ro la crí­ti­ca es un fun­da­men­to esen­cial, im­pres­cin­di­ble en to­das las áreas. La crí­ti­ca al mo­do de vi­vir con­tem­po­rá­neo lo úni­co que in­ten­ta es tra­tar de ade­cuar el avan­ce tec­no­ló­gi­co, tan fe­no­me­nal, a nues­tra fe­li­ci­dad. Hoy por hoy, ocu­rre lo con­tra­rio, nos adap­ta­mos no­so­tros, con­tra nues­tro pla­cer, al re­que­ri­mien­to tec­no­ló­gi­co. Se­ría con­ve­nien­te en­gran­de­cer el pre­sen­te con el em­pe­ño de no per­der lo que no que­rría­mos per­der por na­da del mun­do. Los ja­po­ne­ses tie­nen una pa­la­bra, nat­su­kas­hii, que de­sig­na la nos­tal­gia fe­liz, aque­llo del pa­sa­do que siem­pre que­re­mos que via­je con no­so­tros. Re­cor­dar desa­so­sie­ga, pe­ro no re­cor­dar es es­pan­to­so. Vi­vir en el pa­sa­do es idio­ta, pe­ro vi­vir sin el pa­sa­do es gro­tes­co.

A mu­chos ni­ños se los tra­ta aho­ra de un sín­dro­me que an­tes pa­de­cían so­lo los eje­cu­ti­vos sin ca­pa­ci­dad men­tal pa­ra des­co­nec­tar de su tra­ba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.