Alain Guiard es el nue­vo fi­cha­je del Ho­tel Ne­ri.

Alain Guiard es el nue­vo se­ñor de la co­ci­na del Ho­tel Ne­ri, adon­de ha lle­va­do la pi­car­día de La Mun­da­na

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO - Pau Are­nós pa­re­nos@el­pe­rio­di­co.com

ARes­tau­rant: la a no se re­fie­re a Alain (Guiard), el chef-ase­sor –por­que el restaurante a es La Mun­da­na y por­que tal vez al­gún día exis­ta un es­ta­ble­ci­mien­to con la ini­cial de su nom­bre–, sino que in­di­ca «vol­ver a co­men­zar, ir al prin­ci­pio». Lo di­ce Alain mien­tras se­ña­la a los ni­ños que tras­tean en la pla­za de Sant Fe­lip Ne­ri y que veo des­de la ventana de la me­jor me­sa, un po­co se­pa­ra­da del res­to y que per­mi­te la in­ti­mi­dad y el go­ce de un es­pa­cio que to­da­vía per­te­ne­ce a la Bar­ce­lo­na ín­ti­ma.

Es di­ciem­bre y los tu­ris­tas es­ca­sean y so­lo jue­gan los in­fan­tes an­tes o des­pués de co­mer. La pla­za es su pa­tio de re­creo. La pla­za es un es­ce­na­rio de paz por­que un día lo fue de gue­rra.

Me da la im­pre­sión de que el Ne­ri es un ho­tel se­ña­la­do en el plano de los ex­tran­je­ros, pe­ro que a mu­chos bar­ce­lo­ne­ses le re­sul­ta di­fí­cil si­tuar en el ma­pa. Así pues, dos lu­ga­res por (re)des­cu­brir: el Ho­tel Ne­ri y el A Res­tau­rant, que tu­vo otras vi­das, otros nom­bres y otros co­ci­ne­ros. Lo vi­si­té cuan­do man­da­ba Be­ni­zo Iran­zo –je­fe de En Bo­ca, en Pa­rets del Va­llès– y en­ro­lla­ba aquel ca­ne­lón con piel de gam­ba y cuer­po de arroz.

¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre el Alain de La Mun­da­na y el del A? Po­cas, so­lo que el en­torno del pa­la­ce­te da a los pla­tos otra re­le­van­cia. No hay que ser psi­có­lo­go pa­ra com­pren­der que el am­bien­te in­flu­ye en la per­cep­ción y que el es­ce­na­rio en­ga­la­na con los cos­mé­ti­cos de la al­ta co­ci­na un pla­to tan her­mo­so co­mo bueno, que ya ha­bía co­mi­do en el restaurante de la ca­lle de Va­lles­pir: el car­pa­cho de gam­bas con lima, em­pla­ta­do aquí de una for­ma más vis­to­sa.

El ravioli de parmentier, ceps y tru­fa con can­sa­la­da ibérica, ge­lée de ja­món y cros­ne (tu­bércu­lo) es­tá bueno-bueno y po­dría ves­tir un me­nú de­gus­ta­ción de un restaurante aris­to­crá­ti­co, pe­ro ¿ar­mo­ni­za­ría en el am­bien­te vo­cin­gle­ro

de La Mun­da­na? «Sin du­da. El mis­mo con­cep­to en un lu­gar más bo­ni­to». Y el pre­cio, en torno a los 30 eu­ros, fac­tu­ra acep­ta­ble da­da la al­tu­ra de los pla­tos y del lu­gar (sin vi­nos; cui­da­do: las car­te­ras se sui­ci­dan, por lo ge­ne­ral, en los apar­ta­dos vi­ní­co­las).

En­cuen­tro en la sa­la a Ru­bén Gon­zá­lez Ma­llat, im­pres­cin­di­ble en las aper­tu­ras de Alain. Be­bo tres tin­tos a co­pas (de una ofer­ta de ¡14!) y son el pri­me­ro y el úl­ti­mo los que me atraen: Ce­pas Vie­jas 2014 de Mur­vie­dro y Mar­túe 2013. Tres en­tra­das mag­ní­fi­cas: la fou­gas­se con hier­bas pro­ven­za­les, el bu­ñue­lo de ba­ca­lao con jen­gi­bre y ma­yo­ne­sa pi­can­te y el ta­co de pa­ta­ta (gran idea) con buey de mar y ca­viar de Ka­lix.

Al tar­tar de atún con cru­jien­te de al­gas le so­bra la ge­lée de miel y al arroz con pi­chón (el ave, per­fec­ta), al­gu­nas to­ne­la­das de potencia. He es­cri­to ya so­bre el car­pa­cho de gam­bas y los ra­vio­lis de pa­ta­tas y ceps y so­lo que­da men­cio­nar otro pla­ta­zo no­ble: hue­vos (de ga­lli­na y sal­món), an­gui­la ahu­ma­da, parmentier y es­pu­ma de car­bo­na­ra. De pos­tre, cré­me brû­lée con ca­ra­me­lo sa­la­do. Apa­re­ce en ese fi­nal el me­dio ga­ba­cho (pa­dre fran­cés, ma­dre ca­ta­la­na), que hi­zo su pri­mer sta­ge con Guy Sa­voy en Pa­rís por­que su pro­ge­ni­tor, con gran des­ca­ro, le te­le­fo­neó sin co­no­cer­lo.

El ma­yor desacuer­do es con la ser­vi­lle­ta de pa­pel, inapro­pia­da pa­ra el Ne­ri, pa­ra A y pa­ra Alain. Des­pués de un ban­que­te, la sa­tis­fac­ción de lim­piar­se los mo­rros con una sá­ba­na de lino. —

EL RAVIOLI DE ‘CEPS’ Y ‘PARMENTIER’ PO­DRÍA ES­TAR EN LA CAR­TA DE UN RESTAURANTE NO­BLE

A Res­tau­rant Pla­za de Sant Fe­lip Ne­ri, 3. Bar­ce­lo­na T: 93.317.74.42 Pre­cio me­dio (sin vino)

30 €

DE SANTS AL GÒTIC El co­ci­ne­ro Alain Guiard, al ca­lor de seis lám­pa­ras en un es­pa­cio de A Res­tau­rant. So­bre es­tas lí­neas, los ra­vio­lis de pa­ta­ta, ‘ceps’ y tru­fa con ‘can­sa­la­da’ ibérica.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.