Una ce­na con Pe­pe Ru­bia­nes, con Joan Lluís Boz­zo co­mo mé­dium.

Con Joan Lluís Boz­zo co­mo mé­dium, un gru­po de lec­to­res ‘com­par­tie­ron’ me­sa con el año­ra­do ac­tor en la pri­me­ra ve­la­da li­te­ra­ria de la pro­gra­ma­ción cul­tu­ral del ho­tel Ne­gres­co Prin­cess y el Club TR3SC. La pró­xi­ma, en fe­bre­ro

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO - com/ imu­noz@el­pe­rio­di­co. Im­ma Mu­ñoz

En un mo­men­to de la ve­la­da, que te­nía un al­go ece­no­grá­fi­co de úl­ti­ma ce­na, Joan Lluís Boz­zo al­zó las ma­nos al cie­lo y ex­cla­mó: «¡Hos­tia, Pe­pe, si me es­tás es­cu­chan­do!». Y las 17 per­so­nas que lle­va­ban ho­ra y me­dia sor­bien­do sus pa­la­bras des­ten­sa­ron la po­si­ción de es­cu­cha aten­ta, lle­va­ron la mi­ra­da más allá del te­cho y rie­ron.

La pri­me­ra ce­na li­te­ra­ria or­ga­ni­za­da por el re­no­va­do ho­tel Ne­gres­co Prin­cess (Llú­ria, 16), que se ha alia­do con el Club TR3SC pa­ra apos­tar por la cul­tu­ra co­mo plus de su ofer­ta ho­te­le­ra, tu­vo co­mo in­vi­ta­do ofi­cial al es­cri­tor y hom­bre de tea­tro Joan Lluís Bo-

zzo, pe­ro quien aca­bó adue­ñán­do­se de la ve­la­da fue el año­ra­do Pe­pe Ru­bia­nes, ín­ti­mo de Boz­zo y pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­to de su úl­ti­mo li­bro, Pe­pe i jo (Pòr­tic). «El ‘ jo’ es pa­ra que que­de cla­ro que no pre­ten­día es­cri­bir nin­gu­na bio­gra­fía, so­lo con­tar de for­ma sub­je­ti­va lo que sig­ni­fi­có pa­ra mí es­ta amis­tad de tan­tos años», ha­bía di­cho el au­tor ca­si al ini­cio de la ve­la­da, y dos ho­ras y me­dia más tar­de, cuan­do se da­ba por fi­na­li­za­da, na­die du­da­ba de que ha­bía sig­ni­fi­ca­do mu­cho, y por qué.

MÁS ALLÁ DEL EXABRUPTO

Azu­za­do por el in­te­rés de un au­di­to­rio que pa­re­cía más que a gus­to con la ce­na (buen en­torno, me­jor co­mi­da, ex­ce­len­te aten­ción) y la cá­li­da fran­que­za del ora­dor, ha­bló Boz­zo de «la per­so­na más ge­ne­ro­sa que po­día ha­ber»; del ob­se­si­vo ras­trea­dor del do­lor de Lorca, pri­me­ro, y de Ma­cha­do, des­pués; del fal­de­ro ca­paz de amar con una en­tre­ga nun­ca vis­ta y de aban­do­nar, cuan­do sen­tía que le fal­ta­ba el ai­re, con una frial­dad aún ma­yor; del ac­tor («no so­por­ta­ba lo de hu­mo­ris­ta») que en­se­ñó al pú­bli­co a ir más allá del exabrupto sal- va­je y a va­lo­rar la fi­gu­ra del bu­fón. «La pri­me­ra vez que mi ma­dre fue al tea­tro a ver­le, le di­jo: ‘No me has gus­ta­do na­da. Pe­ro na­da, na­da’. Vein­te años des­pués, na­die le arran­ca­ba car­ca­ja­das co­mo él. Ella creía que no po­día reír­se con un ‘me-ca­go-en-Dios’. Él le en­se­ñó que sí: le qui­tó el cor­sé».

Con­tó Boz­zo que le ha­bía cos­ta­do em­pe­zar a es­cri­bir es­te li­bro, que ha­bía ne­ce­si­ta­do su­pe­rar el due­lo pa­ra ha­cer­lo. «Al prin­ci­pio, al pen­sar en él, me ve­nían a la men­te el cán­cer y su muer­te. Y yo no que­ría ha­blar de eso». Que­ría con­tar anéc­do­tas re­ve­la­do­ras, co­mo la de la vez que tu­vo que sa­car­lo la guar­dia ci­vil de una ac­tua­ción en un pue­blo del Se­grià por­que man­dó «a to­mar por cu­lo» al pú­bli­co que le sil­ba­ba es­can­da­li­za­do, o la del día en que sus fre­cuen­tes ple­ga­rias pa­ra que al­go obli­ga­ra a sus­pen­der el es­pec­tácu­lo fue­ron es­cu­cha­das y una ne­va­da im­pi­dió abrir el tea­tro. «De­cía que, cuan­do subía por la Ram­bla ha­cia el Ca­pi­tol, se le ha­cía cues­ta arri­ba, que no que­ría ac­tuar. Pe­ro ese día no pa­ra­ba de re­pe­tir: ‘¡Ay, qué tris­te­za más gran­de, qué pe­na!’. Así de com­ple­jo era».

EL ABRA­ZO PEN­DIEN­TE

Se lan­zó a es­cri­bir Boz­zo tras un sue­ño en el que vio de nue­vo a Ru­bia­nes en­tre no­so­tros, en el tea­tro, y en­ten­dió que era el mo­men­to de dar­le el abra­zo, li­te­ra­rio es­ta vez, que no le ha­bía da­do en el en­cuen­tro que se­ría el úl­ti­mo. «Por có­mo me mi­ró, él sa­bía que no nos vol­ve­ría­mos a ver. Pe­ro yo no qui­se dar­me cuen­ta y no le abra­cé co­mo me­re­cía el mo­men­to. Por­que es­tá­ba­mos en la ca­lle, por­que los hom­bres te­ne­mos es­te ti­po de pu­dor... O tal vez por­que nues­tra re­la­ción es­ta­ba mar­ca­da por los co­men­ta­rios hu­mo­rís­ti­cos, y eso hi­ce: des­pe­dir­me con al­gún chas­ca­rri­llo, la­men­tó.

Si Ru­bia­nes echó o no en fal­ta el ges­to de Boz­zo en aquel mo­men­to, no lo po­de­mos sa­ber. Pe­ro ocho años más tar­de, el ca­lor sí se sin­tió en ese co­me­dor don­de unos ex­tra­ños ce­na­ron co­mo ami­gos abra­za­dos al re­cuer­do de al­guien que les re­ga­ló mu­cho más que car­ca­ja­das. –

ELISENDA PONS

DO­BLE ALI­CIEN­TE Boz­zo ha­bla con los co­men­sa­les, que por 30 eu­ros dis­fru­ta­ron de los pla­tos de Jon García y de una es­ti­mu­lan­te char­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.