A la úl­ti­ma Con­se­jos pa­ra so­bre­vi­vir a las ce­nas na­vi­de­ñas.

Cua­tro con­se­jos bá­si­cos pa­ra que los te­mi­dos en­cuen­tros fa­mi­lia­res sean tan inofen­si­vos co­mo si es­tu­vie­ras en ca­sa de Ber­tín Os­bor­ne

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO -

Lle­ga No­che­bue­na, Na­vi­dad, Sant Es­te­ve, esos en­cuen­tros fa­mi­lia­res que aco­jo­na­rían has­ta a Pi­que­ras. Aquí te da­mos cua­tro con­se­jos bá­si­cos pa­ra que tus co­mi­das y ce­nas fes­ti­vas sean tan inofen­si­vas co­mo si es­tu­vie­ras en ca­sa de Ber­tín Os­bor­ne. En el fon­do no es tan di­fí­cil; ni que tu­vie­ras que gra­bar un ví­deo de hi­po­te­cas fi­jas.

1. NEU­TRA­LI­ZA A TU CUÑADO

Son lo más cer­cano a Dios que te­ne­mos: es­tán en to­das par­tes y lo sa­ben to­do. Esas cria­tu­ras que res­pon­den al te­lé­fono con «di­ga­me­lón», que van de «cho­ping», que sa­ben quién ma­tó a JFK y que nun­ca te lla­man por tu nom­bre. ¿Pa­ra qué, «crack»?

¿Quie­res so­bre­vi­vir a las so­bre­me­sas fa­mi­lia­res? Pri­me­ro de­bes neu­tra­li­zar a tu cuñado. Uti­li­za sus pro­pias ar­mas. Con­tes­ta a sus «yo ya lo vi ve­nir» con un «ya ves truz». Me­mo­ri­za los hi­los mí­ti­cos de Fo­ro­co­ches. ¿Que te di­ce que él con­si­gue los per­ce­bes por dos eu­ros?, tú con­tes­tas sin pes­ta­ñear: «La cul­pa es del de la coleta». Y ya pa­ra no­quear­lo: man­da al gru­po de What­sapp de la fa­mi­lia an­tes que él ese sel­fi de­lan­te del pla­to de gam­bo­nes con su res­pec­ti­vo «aquí, su­frien­do».

2. ESCÁPATE DE LA CE­NA

¿Te has que­da­do atra­pa­do en­tre la abue­la que pro­me­te que no ve­rá otra Na­vi­dad y tu ma­dre sir­vién­do­te com­pul­si­va­men­te co­mi­da en el pla­to? Pon so­bre la me­sa una ma­le­ta que ha­ce tic­tac. Hay es­ca­pe rooms a do­mi­ci­lio que te lle­van a ca­sa ma­le­tas-bom­ba y ca- jas fuer­tes que se au­to­des­tru­yen en una ho­ra, co­mo Co­co­lis­to, o te mon­tan mi­sio­nes de­tec­ti­ves­cas, co­mo Cuen­ta Atrás. No po­drás es­ca­par­te de la ce­na, pe­ro al me­nos tu fa­mi­lia te pre­gun­ta­rá qué ca­ble cor­tar de la bom­ba en vez de cuán­do te vas a echar no­vio.

3. NO HABLES DE PO­LÍ­TI­CA

El cuñado sa­ca­rá el te­ma, es­tá cla­ro: «¿Y qué?, ¿qué pa­sa­rá aho­ra?». En­ton­ces rodarán por la me­sa na­vi­de­ña un par de gam­bas a lo bo­las de paja de pe­li del Oes­te y to­dos los pre­sen­tes pon­drán ca­ra de me­me.

Si el pro­cés ha con­se­gui­do que se aban­do­nen gru­pos de What­sapp a la ve­lo­ci­dad de Ra­joy an­dan­do de­pri­sa, en una ce­na fa­mi­liar po­dría des­en­ca­de­nar tal apo­ca­lip­sis que ni tu tío pi­ri­pi a ba­se de chin­chón ha­cien­do un es­trip­tís en­ci­ma de la me­sa. Así que to­mad apun­tes: ya cir­cu­lan por in­ter­net ma­nua­les pa­ra evi­tar ha­blar de po­lí­ti­ca du­ran­te las ce­nas na­vi­de­ñas.

El blog Cul­tu­ra Di­gi­tal del Ins­ti­tut Ca­ta­là de les Em­pre­ses Cul­tu­rals pro­po­ne diez fra­ses con las que es­qui­var el te­ma cam­pal. «¿Ya ha­béis vis­to la nue­va de Star Wars? ». «To­tal, aca­ba­re­mos go­ber- nados por má­qui­nas». «Po­lí­ti­ca apar­te, ¿qué nos trae­rán los reyes?». Si no fun­cio­na nin­gu­na –acon­se­jan– «ve­te co­rrien­do a la­var los pla­tos». Oye, y siem­pre pue­des sa­car la bo­te­lla de Anís del Mono y ha­cer una ver­sión de la Sal­chi­pa­pa de Leticia Sa­ba­ter.

4. ALQUILA UN FA­MI­LIAR

Si to­do fa­lla, pue­des al­qui­la­ro­tra fa­mi­lia. Un fa­mi­liar de pega te sa­le por 180 eu­ros. En Cen­tral del Es­pec­tácu­lo los al­qui­lan des­de ha­ce 15 años. Se ins­pi - ra­ron en Fa­mi­lia, la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Fer­nan­do León deA­ra­noa, re­cuer­da Da­niel Agui­rre, el di­rec­tor de es­ta em­pre­sa de even­tos. Co­mo en la pe­lí­cu­la, te ga­ran­ti­zan en­cuen­tros fa­mi­lia­res de ci­ne: con ac­to­res pro­fe­sio­na­les.

Pue­des al­qui­lar una fa­mi­lia en­te­ra o ame­ni­zar a tus fa­mi­lia­res de ver­dad lle­van­do a ce­nar a un ami­go de la mi­li que cuen­ta ba­ta­lli­tas o a una pri­ma le­ja­na de Al­ba­ce­te. De mo­men­to, tie­nen al­qui­la­dos es­tas fies­tas 15 fa­mi­lia­res en Bar­ce­lo­na y Ma­drid. ¿Lo más ra­ro que les han pe­di­do? Una Na­vi­dad –re­cuer­da Da­niel-, un hi­jo úni­co les pi­dió una her­ma­na de al­qui­ler pa­ra ir a ce­nar con sus pa­dres. «Y to­dos fin­gie­ron». –

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.