Fi­nal portrait, 18 días de la vi­da del ar­tis­ta Al­ber­to Gia­co­met­ti (en la fo­to, Geof­frey Rush).

De nue­vo tras la cá­ma­ra, el ac­tor Stan­ley Tuc­ci con­vier­te 18 días de la vi­da del pin­tor y es­cul­tor sui­zo Al­ber­to Gia­co­met­ti en una ele­gan­te re­fle­xión so­bre el pro­ce­so crea­ti­vo

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO - nan­do­sal­vag@yahoo.es/ Nan­do Salvà

«Aca­bar un re­tra­to es im­po­si­ble», ad­vier­te Al­ber­to Gia­co­met­ti al prin­ci­pio de Fi­nal portrait. Y la pe­lí­cu­la mis­ma, la pri­me­ra que el ac­tor Stan­ley Tuc­ci di­ri­ge en diez años, hon­ra las pa­la­bras del es­cul­tor y pin­tor sui­zo pro­ta­go­nis­ta ofre­cién­do­nos un re­tra­to de él que ape­nas es un bos­que­jo, una se­rie de pin­ce­la­das

rá­pi­das que cap­tu­ran su es­pí­ri­tu ex­cén­tri­co sin en­trar en con­tex­to o en de­ta­lles bio­grá­fi­cos.

Pa­ra ello se si­túa en el par de se­ma­nas de 1964 du­ran­te las que Gia­co­met­ti pin­tó el re­tra­to del crí­ti­co y es­cri­tor Ja­mes Lord. Su plan ori­gi­nal era crear un bo­ce­to rá­pi­do que le lle­va­ría no más de una tar­de, pe­ro en la prác­ti­ca el pro­yec­to se fue alar­gan­do y alar­gan­do a me­di­da que el ar­tis­ta re­ini­cia­ba una y otra vez la pin­tu­ra y el mo­de­lo se veía obli­ga­do a pos­po­ner la fecha de su vue­lo de re­gre­so. Mien­tras recrea ese pro­ce­so, Tuc­ci nos mues­tra tam­bién al crea­dor en­tre­gán­do­se a su in­dis­ci­pli­na­da ru­ti­na de tra­ba­jo, su con­su­mo com­pul­si­vo de ta­ba­co, sus vi­si­tas a ba­res y ca­fés y sus di­va­gan­tes con­ver­sa­cio­nes con Lord so­bre las ma­te­má­ti­cas y Pi­cas­so y ca­si to­do; y di­vi­dien­do sus aten­cio­nes en­tre su exas­pe­ra­da es­po­sa, que un día fue su mu­sa, y la pros­ti­tu­ta que aho­ra tie­ne co­mo aman­te y mo­de­lo ha­bi­tual.

Bue­na par­te de Fi­nal portrait, en to­do ca­so, su­ce­de en el es­tu­dio pa­ri­sino de Gia­co­met­ti, una es­tan­cia cu­bier­ta de es­com­bros y pin­tu­ra y ye­so y ar­ci­lla y mu­gre, en la que las pa­re­des se des­cas­ca­ran y las es­cul­tu­ras de del­ga­dez icó­ni­ca se des­per­di­gan a me­dio aca­bar. Si­mi­lar­men­te aja­do es­tá su due­ño, in­ter­pre­ta­do por Geof­frey Rush con his­trió­ni­co aban­dono y apa­rien­cia fí­si­ca que su­gie­re la ca­ri­ca­tu­ra de un ar­tis­ta ca­lle­je­ro, o un cien­tí­fi­co lo­co –en la piel de Lord, por su par­te, Ar­nie Ham­mer pa­re­ce sa­li­do de Mad men–. Asi­mis­mo, es­ta ver­sión del ar­tis­ta lo pin­ta co­mo un egó­la­tra rea­cio, que tra­ta la fa­ma con des­dén a pe­sar de que pa­re­ce ha­ber cons­trui­do to­da su exis­ten­cia en torno a la li­ber­tad que ese es­ta­tus le otor­ga, y un hom­bre pa­to­ló­gi­ca­men­te in­se­gu­ro y au­to­crí­ti­co.

PRIMOROSA MI­NIA­TU­RA

¿Fue pro­lon­gar el re­tra­to su mo­do de evi­tar en­fren­tar­se a sus du­das? ¿Qui­zás un in­ten­to de bur­lar a la muer­te, que lla­mó a su puer­ta 18 me­ses des­pués? ¿O fue la me­jor ma­ne­ra que en­con­tró de ha­cer­le en­ten­der a Lord su esen­cia ar­tís­ti­ca? Sin ne­ce­si­dad de dar res­pues­tas ni pro­por­cio­nar men­sa­jes, Tuc­ci lo­gra acer­car­nos a la fi­lo­so­fía y a los mé­to­dos de su ob­je­to de es­tu­dio mu­cho más que to­dos esos bio­pics em­pe­ña­dos en re­me­dar la Wi­ki­pe­dia. No es una obra he­cha de gran­des tra­zos o im­po­nen­tes pa­no­rá­mi­cas, sino una primorosa mi­nia­tu­ra. —

EL FIL­ME CAP­TU­RA CON PIN­CE­LA­DAS RÁ­PI­DAS EL ES­PÍ­RI­TU EX­CÉN­TRI­CO DEL PRO­TA­GO­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.