Otras ma­ne­ras de ce­le­brar el fin de año.

Es­ta No­che­vie­ja pa­sa de las cam­pa­na­das. Rom­pe pla­tos o sal­ta sie­te ve­ces las olas del mar y úne­te a las ce­le­bra­cio­nes mun­dia­les del cam­bio de año

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO -

RO­PA IN­TE­RIOR RO­JA

Es a las tra­di­cio­nes de fin de año lo que Miste­tas a los chis­tes. Jun­to a las uvas, es la cos­tum­bre de No­che­vie­ja más ex­ten­di­da en Es­pa­ña. Da igual que sea len­ce­ría, bó­xer, de abue­lo o de strip­per: lo úni­co que im­por­ta es que la es­tre­nes el día 31, y que te la re­ga­le un ser que­ri­do. Eso sí, no hay un to­tal acuer­do so­bre qué ha­cer con ella. ¿De­be po­ner­se del re­vés?, ¿de­be cam­biar­se jus­to des­pués de me­dia­no­che? Al­gu­nos in­clu­so di­cen que de­be que­mar­se pa­sa­das las cam­pa­na­das. Aun­que qui­zá es me­jor evi­tar es­to úl­ti­mo si no quie­res em­pe­zar el año co­mo la man­sión de los De Win­ter en Re­be­ca.

¿Dón­de com­prar­la? Si quie­res ser ori­gi­nal y no caer en los em­bru­jos de la fast fas­hion, te recomendamos ir a tien­das de mo­da in­de­pen­dien­te. Por ejem­plo: en Bra­va Fa­brics (Roc Bo­ro­nat, 6), en­con­tra­rás cal­zon­ci­llos es­tam­pa­dos de to­dos los co­lo­res. Pa­ra mu­jer: la mer­ce­ría Nens i ne­nes (Bre­tón de los He­rre­ros, 2), una tí­pi­ca tien­da de ba­rrio con dé­ca­das de his­to­ria.

ROM­PER LA VA­JI­LLA

¿No te gus­ta la va­ji­lla que te re­ga­la­ron tus sue­gros? Pá­sa­te al hyg­ge y róm­pe­la des­pués de las cam­pa­na­das. Di que es por­que así lo ha­cen los da­ne­ses y ellos sí sa­ben de fe­li­ci­dad. La tra­di­ción mar­ca que tras la co­mi­da de­bes car­gar­te los pla­tos: es­to trae­rá ca­ri­ño y bue­nos pre­sa­gios a to­da la fa­mi­lia, y muy pro­ba­ble­men­te una vi­si­ta a la sec­ción Ho­gar del Ikea.

¿Có­mo ce­le­brar­lo en Bar­ce­lo­na? So­lo en un res­tau­ran­te grie­go po­drás rom­per los pla­tos sin que lla­men a la po­li­cía. La ca­de­na Dio­ni­sos ofre­ce es­pec­tácu­los fol­cló­ri­cos en los que pue­des de­jar la va­ji­lla co­mo un tren­ca­dís de Gaudí. Si pre­fie­res ha­cer­lo en tu ca­sa, en Blue Pot­tery (Por­tal Nou, 5) en­con­tra­rás ce­rá­mi­ca po­la­ca que se­rá la en­vi­dia

de to­dos los co­men­sa­les. Eso sí, au­gu­ra­mos arre­pen­ti­mien­to to­tal cuan­do al día si­guien­te te en­cuen­tres la me­sa co­mo si hu­bie­ra pa­sa­do God­zi­lla.

EL BESO

Las imá­ge­nes de Nue­va York lle­na de gen­te be­sán­do­se ba­jo la bo­la lu­mi­no­sa de Ti­mes Squa­re en No­che­vie­ja son ca­si tan icó­ni­cas co­mo las uvas. Pa­ra to­dos aque­llos sol­te­ros que no ten­gáis na­die a quien be­sar, ale­graos de que es­ta tra­di­ción no es­té tan arrai­ga­da en nues­tro país: no be­sar a al­guien tras la me­dia­no­che su­po­ne 365 días de una vi­da amo­ro­sa tan desas­tro­sa que aca­ba­rías llo­ran­do en chán­dal a lo Che­noa. ¿Dón­de ce­le­brar­lo? El equi­va­len­te del es­pec­tácu­lo de Ti­mes Squa­re se­rá la ave­ni­da Ma­ria Cris­ti­na, que di­ri­gi­rá TV-3. Llé­va­te pa­ra­fer­na­lia fes­ti­va, uvas y no te ol­vi­des de al­guien que te dé el beso de me­dia­no­che.

PRENDER VE­LAS DE CO­LO­RES

Si no has en­con­tra­do a na­die pa­ra be­sar, pue­des atraer la suer­te de­cla­rán­do­te un aguan­ta­ve­las. Li­te­ral­men­te. En el ta­rot y los sor­ti­le­gios en­con­tra­rás mi­llo­nes de for­mas de au­gu­rar un buen año. Pro­ba­ble­men­te la más ex­ten­di­da, que no re­quie­re ri­tua­les co­mo dor­mir con el hue­so de un agua­ca­te ba­jo la al­moha­da, es ha­cer un sor­ti­le­gio con ve­las. Pa­ra te­ner sa­lud, de­bes en­cen­der una ver­de; si lo que quie­res es pu­re­za, lim­pie­za y po­si­ti­vi­dad, una blan­ca; una na­ran­ja, pa­ra la sa­bi­du­ría, y una ro­ja, pa­ra el amor.

¿Dón­de com­prar­las? Ga­llis­sá (Car­de­nal Ca­sa­ñas, 5), Abe­lla (Bo­ters, 5 y Sant An­to­ni Abat, 9) y Su­bi­rà (Bai­xa­da de la Lli­bre­te­ria, 7) son las tres ce­re­rías his­tó­ri­cas de Bar­ce­lo­na.

SIE­TE SAL­TOS DE OLA

Al­gu­nas co­mu­ni­da­des afri­ca­nas al­re­de­dor del mun­do ce­le­bran el fin de año sal­tan­do sie­te olas y pi­dien­do sie­te de­seos. Es­ta tra­di­ción es un ejer­ci­cio de me­mo­ria de un pa­sa­do mar­ca­do por la es­cla­vi­tud, cuan­do mu­chas per­so­nas eran en­via­das co­mo pro­pie­dad a tra­vés de esas mis­mas aguas.

¿Dón­de ce­le­brar­lo? Es­pa­ña fue el úl­ti­mo país eu­ro­peo en abo­lir la es­cla­vi­tud. Mu­chos bar­cos ne­gre­ros sa­lían del puer­to de Bar­ce­lo­na ha­cia las Amé­ri­cas pa­ra en­ri­que­cer­se. Así que no hay lu­gar más sim­bó­li­co pa­ra dar los sie­te sal­tos que la pla­ya de Sant Se­bas­tià, bien cer­ca del Moll Vell. Y si quie­res re­pe­tir­lo ba­jo el sol, el Club Na­ta­ció Atlè­tic-Bar­ce­lo­ne­ta or­ga­ni­za el día 1 a las 12 el fa­mo­so y mul­ti­tu­di­na­rio pri­mer ba­ño del año. —

AL­GU­NAS CO­MU­NI­DA­DES AFRI­CA­NAS SAL­TAN SIE­TE OLAS Y PI­DEN SIE­TE DE­SEOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.