La Va­rié­té, en el Ra­val, ven­de ob­je­tos de­co­ra­ti­vos y mue­bles he­chos a mano con ma­te­ria­les na­tu­ra­les y sos­te­ni­bles.

Es­te ne­go­cio del Ra­val ven­de ob­je­tos de­co­ra­ti­vos y mue­bles rea­li­za­dos a mano con ma­te­ria­les na­tu­ra­les y sos­te­ni­bles

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO -

Va­rié­té se tra­du­ce del fran­cés co­mo «va­rie­dad de co­sas», y lo cier­to es que no hay me­jor nom­bre pa­ra es­ta tien­da ubi­ca­da en la zo­na de com­pras más co­ol del ba­rrio del Ra­val. La Va­rié­té abrió sus puer­tas en el año 2011 en un di­mi­nu­to lo­cal de la es­qui­na que for­man las ca­lles del pin­tor For­tuny y del doc­tor Dou. No se sa­be si es por los co­lo­res pre­do­mi­nan­tes de su gé­ne­ro (blan­cos y pas­te­les), su lu­mi­no­si­dad o la com­bi­na­ción ar­mo­nio­sa de las tex­tu­ras de sus ma­te­ria­les (ma­de­ra, al­go­dón, pa­pel…), pe­ro su es­ca­pa­ra­te atra­pa e in­vi­ta­ba a en­trar,

transmitiendo una sen­sa­ción de se­re­ni­dad y ca­li­dez. Una vez den­tro, es la tí­pi­ca tien­da en la que siem­pre en­con­tra­rás al­go aun­que no lo an­des bus­can­do ni lo ne­ce­si­tes en ab­so­lu­to. Pe­ro te lo que­rrás lle­var por­que sa­bes que ha­rá muy fe­liz a al­guien o con­ver­ti­rá tu ofi­ci­na o tu ho­gar en un lu­gar me­jor.

An­te el éxi­to que ha co­se­cha­do, el lo­cal ori­gi­nal se ha que­da­do pe­que­ño y des­de es­te año han abier­to otra tien­da jus­to en­fren­te, en la ca­lle del doc­tor Dou, que ocu­pa un im­pre­sio­nan­te y mag­ní­fi­co es­pa­cio, de tan gran­des di­men­sio­nes que ha­ce las ve­ces de show­room, tien­da, al­ma­cén y ta­ller. Lo que en­con­tra­mos en su in­te­rior es lo mis­mo que an­tes pe­ro con aún más va­rie­dad de ob­je­tos de de­co­ra­ción y pa­ra el día a día, ade­más de mue­bles más vo­lu­mi­no­sos: si­llas, ta­bu­re­tes, ja­rro­nes, co­ji­nes, bol­sos pe­que­ños y de ti­po shop­pers de al­go­dón, ma­ce­tas, col­ga­do­res, lám­pa­ras col­gan­tes y apli­ques, ca­nas­tas, ces­tas, ban­de­jas, bo­les...

El ADN de la La Va­rié­té y su ori­gi­na­li­dad ra­di­can en que ca­da pie­za es­tá rea­li­za­da con ma­te­ria­les na­tu­ra­les y sos­te­ni­bles (bam­bú, ma­de­ra de man­go, mim­bre, al­go­dón, cris­tal…), en po­cas uni­da­des y res­pon­dien­do a un pro­ce­so to­tal­men­te ar­te­sa­nal, des­de la re­co­gi­da de los ma­te­ria­les has­ta el pu­li­do, el mol­dea­do, la pin­tu­ra...

Di­fe­ren­tes fa­mi­lias de ar­te­sa­nos de la zo­na tai­lan­de­sa de Chiang Mai, ca­da una es­pe­cia­li­za­da en al­gún ti­po de pro­duc­ción (te­je­do­res, es­cul­to­res…), son sus pro­vee­do­res. Y mien­tras Ra­quel Mun­tal ges­tio­na la tien­da de Bar­ce­lo­na, Ri­card Com­me­le­ran, su so­cio, se en­car­ga de coor­di­nar la rea­li­za­ción de los ma­te­ria­les en Tai­lan­dia. Ade­más, am­bos aña­den su gra­ni­to de are­na a ca­da pie­za, in­cor­po­ran­do pau­tas de di­se­ño, li­mi­tan­do las ha­bi­tua­les de­co­ra­cio­nes del país asiá­ti­co (más car­ga­das) a un gus­to más eu­ro­peo o pin­tan­do al­gu­na pie­za. El re­sul­ta­do se tra­du­ce en ob­je­tos atem­po­ra­les que apor­tan na­tu­ra­li­dad al es­pa­cio, así co­mo un to­que cosy.

PE­QUE­ÑO TA­MA­ÑO Y PE­QUE­ÑO PRE­CIO

La va­rie­dad de pie­zas de pe­que­ño ta­ma­ño (y pe­que­ño pre­cio) ha­cen que La Va­rié­té sea el lu­gar ideal pa­ra en­con­trar un de­ta­lle o re­ga­li­to. «Lo que más he­mos ven­di­do en la his­to­ria de nues­tra tien­da es, sin du­da, nues­tro pe­que­ño ja­rrón de cris­tal con ven­to­sa pa­ra col­gar en un cris­tal, co­no­ci­do co­mo El bo­ti­let. Tam­bién los col­ga­do­res de pa­red», ex­pli­ca Mun­tal.

Pre­ci­sa­men­te esos pe­que­ños col­ga­do­res son un buen ejem­plo de la esen­cia de la mar­ca. «Un par de ve­ces al año se re­co­gen los res­tos de ra­mi­tas de los ár­bo­les de eu­ca­lip­to que han si­do po­da­dos. Mi so­cio y yo tam­bién par­ti­ci­pa­mos en la co­lec­ta pa­ra se­lec­cio­nar las pie­zas más bo­ni­tas. Las lle­va­mos a la fa­mi­lia, que las pre­pa­ra y des­pués las man­da­mos a Bar­ce­lo­na don­de, a ve­ces, les doy un to­que de pin­tu­ra, por ejem­plo. Los pro­ce­sos de pro­duc­ción du­ran unos tres me­ses; es mu­cho tiem­po pe­ro es lo que se ne­ce­si­ta cuan­do se tra­ba­ja de for­ma ar­te­sa­nal y a mano», aña­de.

En La Va­rié­té hay ob­je­tos a par­tir de los cua­tro eu­ros. To­dos, ela­bo­ra­dos con mu­cho mi­mo y buen gus­to. —

DANNY CAMINAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.