He­le­na Ve­lez Ola­ba­rria to­ma oxí­geno en los jar­di­nes Cos­ta i Llo­be­ra.

La di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca del fes­ti­val Doc­field y res­pon­sa­ble de pro­yec­tos de la fun­da­ción Pho­to­grap­hic So­cial Vi­sion acu­de a es­te es­pa­cio ver­de pa­ra eva­dir­se del caos de la ciu­dad. «Ofre­ce una vis­ta in­tere­san­te de Bar­ce­lo­na», ex­pli­ca

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO - An­na Pé­rez

HE­LE­NA VE­LEZ OLA­BA­RRIA tie­ne un tru­co pa­ra so­bre­vi­vir en una gran ur­be co­mo Bar­ce­lo­na: acu­dir a es­tos jar­di­nes ca­da vez que ne­ce­si­ta un break. «Tie­nen un ai­re muy marciano (hay más de 800 es­pe­cies de cactus) que me ayu­da a eva­dir­me. Eso es lo que me gus­ta: que, den­tro de la ciu­dad, pue­da sen­tir que es­toy muy, muy le­jos. Y a mí, eso de sen­tir que es­toy en otro lu­gar me po­ne muy ca­chon­da», di­ce en­tre ri­sas. La fo­tó­gra­fa vas­ca, que se ins­ta­ló en la ciu­dad en el año 2005 tras re­gre­sar de Ber­lín, des­cu­brió los jar­di­nes en el 2007. «To­da la zo­na de Mont­juïc tam­bién in­vi­ta mu­cho a la de­ri­va, a des­cu­brir es­pa­cios in­tere­san­tes», co­men­ta. Pa­ra ella, «an­dar es una prác­ti­ca ar­tís­ti­ca», y no so­lo lo ha­ce pa­ra ins­pi­rar­se pa­ra sus pro­yec­tos per­so­na­les sino que «es una ma­ne­ra de es­tar co­nec­ta­do con­ti­go mis­mo, de me­di­ta­ción».

Es­ta fi­lo­so­fía la po­de­mos ver re­fle­ja­da en sus tra­ba­jos co­mo di­rec­to­ra

ar­tís­ti­ca del fes­ti­val DOC- field (has­ta el 9 de di- ciem­bre) o co­mo res­pon- sa­ble de pro­yec­tos en la fun­da­ción Pho­to­grap­hic So­cial Vi­sion, cu­yo ob­je- ti­vo es acer­car his­to­rias al pú­bli­co y po­ner en va- lor la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal. «Co­no­cer la zo­na en la que vi­ves te co­nec- ta con la ciu­dad a la que per­te­ne­ces, te ha­ce ser un agen­te ac­ti­vo. To­do lo que sea cul­tu­ra ur­ba­na la com­po­ne­mos to­dos, y Bar­ce­lo­na es un te­rri­to­rio sú­per fér­til pa­ra abrir los ojos y sen­tir», va­lo­ra.

Aun­que son mu­chos los que vi­ven enamo­ra- dos de es­ta ciu­dad, tam- bién tie­ne un la­do gris que ella ob­ser­va ca­da vez que acu­de a es­tos jar­di- nes. «Te ofre­cen es­ta vis- ta tra­se­ra a un puer­to más in­dus­trial, a to­da la ca­ra de la que qui­zá mu­chos de no­so­tros no es­ta­mos tan or­gu­llo­sos, co­mo to­dos es­tos cru­ce­ros, el tu­ris­mo ma­si­vo, una Ram­bla du­do­sa...».

Las vi­si­tas al jar­dín, a ve­ces noc­tur­nas, tam­bién le sir­ven pa­ra co­ger pers­pec­ti­va de la ciu­dad en la que lle­va a ca­bo sus pro­yec­tos. Por­que, des­pués de 13 años en Bar­ce­lo­na, es­tos pa­seos pa­ra eva­dir­se se han con­ver­ti­do en ne­ce­sa­rios pa­ra ella: «To­do lo que es la co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za es sú­per im­por­tan­te: es ese mo­men­to que me obli­ga a pa­rar y que la ciu­dad nor­mal­men­te no te per­mi­te». —

«TIE­NEN UN AI­RE MUY MARCIANO, CON MÁS DE 800 ES­PE­CIES DE CACTUS», APUN­TA

RICARD CUGAT SU RIN­CÓN FA­VO­RI­TOLa fo­tó­gra­fa He­le­na Ve­lez Ola­ba­rria acu­de a me­nu­do a pa­sear por es­te es­pa­cio ver­de que tan le­jos le ha­ce sen­tir de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.